Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 28 de noviembre de 2013

Un hombre afortunado al tener una complicada tarea

En el New York Times viene una semblanza de Denis McDonough, el jefe de gabinete de Obama, que recomiendo que lean. McDonough, ya hemos hablado de él aquí al poco de tomar posesión de su cargo, fue adjunto al Consejero de Seguridad Nacional justo antes de entrar a ocupar su puesto actual y, por lo tanto, venía de ser un experto en temas internacionales. Un experto de verdad. De mirar un informe y poder predecir los próximos cinco pasos de los implicados en el relato.
 
Obama y McDonough (Global Post)
Ser JdG implica ser la persona que conoce la mesa del Presidente y tiene medido cada tema de todo lo que en ella descansa. Evidentemente esto implica algo más que política internacional y, especialmente, temas nacionales. Temas como el Health Care, el desastre de su web y las repercusiones que ello tiene; desde la decepción de la gente que veía casi tocar la protección médica, como el frente republicano que no ha perdido ni medio minuto en poner esta situación como ejemplo de un plan dirigido al populismo y que condena el país al crecimiento de la deuda.

Pero Obama está en su segundo mandato y ha hecho dos apuestas muy fuertes para definir su legado; una el propio Health Care y otra Irán. Y cualquiera de las dos están siendo apuestas arriesgadas. Ningún presidente quiere pasar a la historia siendo el nuevo Warren Harding (no se puede fallar más), Hoover (le tocó la depresión y no ayudó) o Nixon (un político de talento y que nunca será recordado por nada que no fuera Watergate). Y es Denis McDonough el segundo mayor responsable de que Obama no pase a la historia dentro de esta lista. Por otra parte él tiene su propia lista encabezada por Haldeman, el JdG de Nixon.


En el artículo aparecen dos frases. Una de un antiguo colega diciendo que McDonough es Jefe de Gabinete, estratega jefe, y jefe de la oficina de responsables e implementación, pero que un solo hombre no puede jugar en todos los puestos del campo. Mi admirado Rahm Emanuel, que ocupó el mismo puesto hace cinco años, dice, en cambio, que nadie se puede sentir bien con todo esto que está ocurriendo, pero que uno no debe darse por vencido, que la pregunta es si eres capaz de leer un mapa y ver la luz que hay delante de ti. Y McDonough es ese tipo de persona. Creo que el primer comentario, el del antiguo colega, no es más que, de nuevo, alguien que habla sin dejar de proyectarse a sí mismo. Gente con fronteras que no hará mucho más que dar citas a un periódico.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Goles y Susanas

Ha sido un fin de semana cargado de goles y de susanismo. El virus que me dejó KO consiguió que me tragara todo el congreso del PSOE andaluz y me salen las Susana por las orejas.

Francamente, yo no confiaría mi futuro en una mujer que tardó 10 años en licenciarse en derecho y que nunca, jamás, ha trabajado en una empresa que no sea el PSOE. ¿Por qué, entonces, ese divianismo, esa alegría incontrolada, ese ensimismamiento en sus gestos y palabras? Es muy triste que tantos socialistas se dejen embaucar por la política líquida, la de los gestos y palabras vacías...

Cuando el PSOE se convulsionó después de la dimisión de Almunia, llegó Zapatero. Si esa es la travesía del desierto que están dispuestos a cruzar... allá ellos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Judicialización

Cuando el Estado de derecho se convierte en un arma política, algunos de sus principios acaban viéndose socavados. Así, el fin justifica los medios, los casos se seleccionan por razones políticas "el populismo judicial" conduce a la violación de la presunción de inocencia y de las garantías legales, los casos duran varios años y se convierten en investigaciones generales en búsqueda de causas, las vistas secretas se hacen públicas... se desarrolla una red de complicidad entre jueces, medios de comunicación y políticos. La judicialización de la política no sólo tiene conclusiones políticas, también parte de intenciones políticas.

Los políticos y sus organizaciones, así como otras que se nutren de fondos públicos (véase sindicatos, patronal etc) deben aceptar el rendimiento de cuentas democrático y su responsabilidad si quieren evitar la judicialización de la política y de sus organizaciones.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Artur Mas y los movimientos de promoción

Breve comentario de qué no hacer para evitar transmitir un mensaje no deseado.

En la foto que adjunto se ve a Artur Mas saludando en una photo-op (contracción sajona para referirse a una oportunidad de foto) al Presidente de Israel, Simon Peres.


Vayamos por partes. De las dos listas siguientes díganme cuál contiene nombres más familiares a sus oídos:
La primera: Ben Gurion, Chaim Weizmann, Yitzhak Ben-Zvi, Zalman Shazar, Ephraim Katzir, Yitzhak Navon, Chaim Herzog, Ezer Weizman, Moshe Katsav y Shimon Peres

La segunda: Ben Gurion, Moshe Sharett, Levi Eshkol, Golda Meir,  Yitzhak Rabin, Menachem Begin, Yitzhak Shamir, Shimon Peres, Benjamin Netanyahu, Ehud Barak, Ariel Sharon y Ehud Olmert.

La primera es la de Presidentes de Israel. La segunda de Primeros Ministros. Por una cuestión de atribuciones del cargo les sonarán, dentro de lo razonable, más nombres de la segunda lista. Han sido los que han marcado el camino de Israel desde 1947 en el Ejecutivo. El actual Primer Ministro es, de nuevo, el señor Netanyahu. El actual Presidente es Peres. Benjamin Netanyahu explícitamente no se ha querido entrevistar con el señor Mas por una cuestión de rango y diplomacia. Peres, como figura institucional, sí recibió al Presidente Catalán. En esencia es como si la Reina de Inglaterra recibe al Consejero Delegado de Coca Cola ¿por qué no? A fin de cuentas sus responsabilidades no se tocan.

Cuando el President Mas llegó a la sala de la recepción, pidió retirar las banderas españolas que acompañaban a las israelíes. Si no siente que su cargo representa esa bandera, me parece normal, la verdad. Ahora, sin banderas ya no hay ninguna evocación tras el momento de la foto de qué hace con el Presidente Peres. No deja de ser como si el Consejero Delegado de Coca Cola visitara a Shimon Peres. No creo que los Israelíes estuvieran dispuestos a poner la bandera catalana, por motivos diplomáticos de nuevo (… o porque no la tienen. O ambos, que no son excluyentes). El caso es que no deja de ser una foto que incluso pueda firmar el Presidente acompañado de un “Best Wishes”.


Las soluciones alternativas eran variadas, pero el orgullo o lo que sintieran en ese momento y no haber pensado en la solución antes, no haber tenido otro escenario u otra logística ha dejado un acto institucional en un mero testimonio de una visita dentro de una recepción. 

lunes, 4 de noviembre de 2013

Pasado y presente

A veces he reflexionado sobre el borrado de las distinciones tradicionales entre lo individual y lo colectivo de la red, hace días que le doy vueltas a lo mismo pero respecto al pasado y el presente.

La historia registrada que quedará para siempre, me digo.... El pasado deja de ser pasado porque resiste en el más irresistible de los presentes. Toda controversia en que se enfrente un pasado cualquiera y un presente se resolverá de inmediato porque se puede traer de inmediato el pasado al presente, incluso cuando es anterior a la era ciberespacial, porque la red ofrece todo tipo de acceso a los pasados más remotos por medio de las correspondientes investigaciones históricas normalmente de acceso libre.

¿Acaso ahora la historia ya no la escriben los vencedores?