Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 19 de diciembre de 2013

leyes, impuestos y arbitrariedad

Ayer el Honorable Artur Mas dijo en el Parlament que si las leyes fueran sólo leyes sin sentimiento ni espíritu los esclavos seguirían siendo esclavos y las mujeres no votarían. Y es cierto. Pero también es cierto que se hicieron leyes para que los esclavos fueran esclavos y para que las mujeres no votaran.

Las leyes, como ya he expuesto con anterioridad, son arbitrarias. Si yo, Gobierno, no tengo dinero, subo los impuestos, que para eso tengo población que ingresa todos los meses. Así llegamos a la conmemoración oficiosa del Tax Freedom Day o Día de la Liberación Fiscal; marca en el calendario la fecha a partir de la cual lo que nos llega al banco es para nosotros y no para el Estado en función de los impuestos que tenemos. En España lo pudimos celebrar en 2013 el 10 de mayo.
Cuenten con que es el 10 de mayo como media nacional que coincide con los ingresos brutos anuales de 24.400€. A más ingresos, más avanza la fecha de su liberación dentro del año. Y conste que considero también todo el territorio nacional, que hay zonas con liberaciones más tempranas y otras, lógicamente, con más tardías.
Más de 5 meses, 129 días del año o 91 laborales si quito los días de año nuevo, Reyes y el 1 de mayo.  Luego que cada uno en su localidad quite los que crea oportunos, pero es una nada despreciable cantidad de días que trabajamos para mantener las ineficiencias de la Administración Pública. Sí, son ineficiencias porque en otro caso cada año el día estaría más cerca de enero en vez de alejarse más

Total, que esa ineficiencia hace que llegue alguien como el President Mas y decida gravar algún nuevo tipo de actividad o sobregravar alguna ya cargada. Y es arbitrario o, como decía Reagan sobre las políticas liberales (“liberal” en el sentido de allí), si se mueve, grávalo; si se sigue moviendo, regúlalo y si deja de moverse, subvenciónalo. Visto de otra manera, redacto una ley, la apruebo, la sanciono y, por peregrina que sea, tengo a la maquinaria recaudatoria o penalizadora activa para garantizar su cumplimiento. Así ha aprobado un gravamen sobre las sucesiones patrimoniales en inmuebles, otro sobre la estancia en establecimientos turísticos… en fin, leyes dirigidas a captar dinero porque no se saben ajustar a otra de sus leyes que es la de Estabilidad Presupuestaria.


La búsqueda del fin de la esclavitud ocasionó guerras, la más famosa una, precisamente, de Secesión. Y con respecto al voto de las mujeres y por extensión la igualdad, ésta no se consigue por leyes que la faciliten, sino por abolir leyes que la impidan.