Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 27 de febrero de 2012

Periodismo digital

Son malos tiempos para el periodismo. Conozco decenas de periodistas en paro, buenos periodistas, con experiencia y capacidad. Supongo que el periodismo, como tantas otras profesiones, deberá reinventarse.

Y pienso en ello al leer un reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo que revela que a corto plazo la mayoría de las nuevas plazas para los informadores se generarán en los medios digitales. Según parece sólo en Estados Unidos los puestos de trabajo para redactores crecerán un 16% en los próximos ocho años.

Las tecnologías de la información y la comunicación y los nuevos medios multimedia aumentarán la demanda de periodistas, editores, diseñadores gráficos.. y otras ocupaciones vinculadas con este sector. Y es que ya ha habido progresos importantes en los países en desarrollo, por ejemplo a través del aumento en la producción de contenido para internet, el desarrollo de canales de cable y satélite en el mundo árabe, o la radio y otros medios en África. Cuando el informe de la OIT se refiere a las profesiones más impactadas por la tecnología incluye, desde luego, al periodismo pero,  a continuación, indica que "los periodistas seguirán registrando una alta demanda".

En Estados Unidos, al parecer, se ha incrementado un 16% los empleos disponibles para redactores y editores entre 2002 y 2012, un  6,2% para analistas de noticias, reporteros y corresponsales, 13,6% para fotógrafos, 26,4% para editores de película y vídeo y un 22% para diseñadores gráficos.

¿Qué estamos haciendo mal?


jueves, 23 de febrero de 2012

asociación (2)


Continuando con lo que hablábamos el jueves pasado… ayer Gaspar Llamazares escribió una tribuna en El País. Como ya venía tratando el tema, la continuidad es interesante, así que veamos un par de cosas que escribe en él.


El artículo se titula No acato, ni respeto un escándalo supremo. Ya dejó claro la VicePresidenta del gobierno que el Señor Llamazares no es el acusado ni, por tanto, el sometido a juicio. La sentencia no le aplica, con lo que no es quién debe acatarla, sino Baltasar Garzón. Pero bueno, nada de esto puede tener mayor importancia si no es para posicionarse y animar a los lectores afines a seguir su ejemplo y no acatar (cosa que tampoco es relevante que hagan los lectores afines).


Comienza su primer párrafo afirmando que El linchamiento o juicio inquisitorial a Garzón resume, como pocos, nuestros males nacionales, en este caso, las aberraciones del poder que se convierten en afrentas a la ética civil y la justicia. Nuestros males nacionales son muchos y hacer un resumen de tantos es laborioso, con lo que es complicado verlo en el enunciado de las siete primeras palabras de su artículo.
El mal nacional que yo veo más grave es el de ausencia de ética. Esta falta de ética se puede ver reflejada en un sistema de control entre los poderes que resulta cómico, cuando no desesperante. Ya hemos hablado con anterioridad del Sistema Electoral español y del hecho que, tras unas elecciones, del Poder Legislativo electo emane directamente un Ejecutivo. Si a esto juntamos que existe la disciplina de voto, no parece que el Parlamento pueda ser (que debería ser) el control fáctico y en tiempo real del Ejecutivo. La alternativa es el tiempo judicial y un poder judicial que en su más alta instancia es pactado por dicha representación parlamentaria, tampoco parece ser un elemento independiente dispuesto a evaluar con firmeza e imparcialidad.


Montesquieu


Por otro lado considero la sensación de parcialidad que se me queda de un juez que sigue ejerciendo pese a haberse presentado por un partido político a unas elecciones. Sea como sea que hayan acabado entre ellos, la parcialidad existe porque somos humanos. De igual forma hay parcialidad cuando Garzón decide vulnerar el artículo 24º de la constitución con la única "garantía" de nombrarse a sí mismo el decisor de qué se queda y qué se desecha después de haber escuchado todas las conversaciones entre abogado y acusado… conversaciones que sólo pudieron ser escuchadas pinchando teléfonos y teléfonos por los que pasan más conversaciones que las meramente relacionadas con el juicio; conversaciones matrimoniales (o extramatrimoniales), con tus hijos, padres... Éste método estaba previsto únicamente para los casos de terrorismo y, aún así, me parece peligroso hacer uso fácil de él o al menos tener una ley que lo facilite mucho sin pedir mil pruebas de la necesidad de pinchar ningún teléfono. Esas trabas protegen mi intimidad y saltarlas impunemente, lógicamente, la vulneran.


Es una cuestión de garantías reales, no surgidas por el criterio de un individuo. Estas garantías nos llegan por vivir en una democracia. Son garantías gracias a las cuáles existe la democracia. La democracia no es un ente suelto que vaga vistiendo un amplio manto con el que cubre un país de justicia. La democracia se construye con el valor que los ciudadanos aportan al mantenimiento de una situación igualitaria y garantista y mediante unas leyes que deben hacerse para proteger a esos ciudadanos (y eso que las leyes las hacen los parlamentarios y el gobierno y que el gobierno en España… bueno, ya se lo he contado antes). Las leyes, en un estado ideal, no deberían existir, ya que ciudadanos responsables deben propiciar la convivencia y el respeto. Pero al no darse esta circunstancia se requiere control y, sobre todo, control entre y a los poderes del Estado.


Si un juez, o un político, o un ministro o cualquier otro cargo público con poder real de encausar, detener, multar o impedir acciones, no lleva ímplícita la posibilidad del control sobre sus acciones, puede tirar por tierra las garantías de los ciudadanos en virtud de una decisión totalmente unilateral y sin posibilidad de réplica. En este caso nos situamos ante un escenario ya visto en la Alemania de los años 30 y 40 o en la URSS tal y como la consideraban Lenin o Stalin, cuando bastaba la acusación de alguien cercano a la autoridad para detener a cualquiera.


Para finalizar me hace gracia su segundo párrafo; (siguiendo con lo que considera "males nacionales") El primero de ellos es la soberbia y prepotencia clasista de los que se consideran todavía hoy vencedores de la guerra civil y luego también de la interpretación de la transición. Primero la dialéctica utilizada remite a lo mismo de lo que comentábamos hace una semana, sólo que entonces era Irak y hoy es "clasismo" y "Guerra Civil" (va con mayúsculas, Señor Diputado): Pam-pam… en dos golpes si no estás con mi afirmación eres un clasista y un franquista. Y en segundo lugar habría que recordarle al Señor Llamazares que la incapacitación de Garzón no le ha llegado por el caso de las fosas comunes de la Guerra Civil, sino por violar garantías esenciales de ciudadanos, encausados o no.

lunes, 20 de febrero de 2012

Digital Life

Un vistazo al "Digital Life 2011", algunas conclusiones.

Los consumidores somos cada vez más móviles porque nos conectamos más desde nuestros smartphones o tablets para hacer compras o consultas previas y también somos más sociales porque participamos más en las redes sociales donde interactuamos con las marcas.

Otra. La influencia de la TV como medio publicitario decrece a medida que se incrementa el uso de internet. Las redes sociales se consolidan como principal actividad online, ergo, las marcas deben encontrar la manera de acercarse al consumidor en un medio donde éste controla el mensaje. Algunas lo hacen francamente mal. Una anécdota que podrán comprobar fácilmente si son usuarios de Twitter: pongan la palabra queso en algún tuit y verán como inmediatamente le sigue una marca de ese alimento.

Y es que en comparación con otros medios, el medio digital supera al resto de medios y está canibalizando a la televisión y a la radio. Cuatro de cada diez internautas escucha la radio, ve programas de noticias, vídeos y series a través de internet... y eso que cerraron Megaupload.

jueves, 16 de febrero de 2012

asociación




Ayer, en la sesión de control al gobierno, Llamazares nombró Irak en una exhortación al Gobierno para retirar la reforma laboral. Dijo que "o retiran esta iniciativa como en Irak o finalmente habrá conflicto social". Creo que lo que quería decir era "o retiran esta iniciativa o, como con lo de Irak, finalmente habrá conflicto social" (he buscado el vídeo, pero ninguno trae sonido. Les dejo éste con la noticia incorporada).

Gaspar Llamazares en el Congreso de los Diputados
¿Qué hizo Llamazares? Fácil. Izquierda Unida ha incrementado el número de diputados debido a un descontento con el PSOE que ha hecho que se muevan a la izquierda los anteriores votantes de este partido con sensibilidad más progresista. IU ha entendido este movimiento como un reforzamiento del idealismo y de una lucha abierta contra un gobierno de corte conservador. ¿Qué es lo que más daño hizo al anterior gobierno conservador? Irak, que desembocó en un atentado que mató a cerca de 200 personas (no voy a entrar en investigaciones judiciales o periodísticas abiertas en curso o cerradas. Para esto basta con saber que islamistas radicales vieron en España una justificación y un objetivo fácil para atentar) y provocó un cambio de gobierno. Siete años y medio más tarde el mismo partido vuelve a gobernar, saca una ley de reforma laboral, necesaria pero que asusta una barbaridad. Llamazares sabe que, si bien no hay mayoritariamente tensión, si hay miedo a lo que pueda pasar. 20% de paro y los primeros mensajes tiran a que será más fácil despedir, con lo que puede haber más gente en paro, y a que la reforma tardará en verse, con lo que hay menos posibilidades de encontrar trabajo si uno es despedido por esta facilidad.
Y ya está; unimos ambos conceptos y sale esa frase macerada en siete años y medio de "ustedes fueron los responsables de ese atentado y los españoles ya se lo habían advertido en la calle".
No deja de ser una asociación de ideas destinada a producir una falacia (Esto sin mala idea, acudiendo a la definición del término son premisas ciertas que unidas provocan conclusiones falsas), pero Llamazares tiene lo que busca, sólo que tan mal construido como expuesto; PP - Gobierno - Error - Miedo.


Pero si une Irak con la reforma laboral es porque hay gente con pancartas en casa que escucha esa retórica. Porque hablan específicamente a quienes les escuchan, sin importar que el resto de la población piense si están acertados, si son inteligentes o si están diciendo las mayores bobadas del mundo. Eso da igual. Frase corta, impacto amplio a través de la alarma. Como un megáfono en una manifestación. No importa que no se entienda, basta con el símbolo de su presencia para calentar el ánimo. Lo que no sabemos es cuánto ánimo van a calentar. A tenor de las encuestas, no mucho y a decir de la posición del PSOE de no movilizarse, tampoco mucho.


Mientras los sindicatos dicen que "una leche" y "a la calle" buscando una conexión de igual a igual cuando realmente no se es igual. En las fotos que pueden ver de Méndez y Toxo en los periódicos aparecen detrás de ellos personas sonriendo y encantados de salir en la foto, de la misma manera que si es la de un ministro del PP, Justin Bieber o Penélope Cruz. No son iguales porque el escenario opuesto no existe, pero esa cercanía del trato a iguales da la sensación de pertenencia y la aceptación en un grupo genera seguridad.


Y, de veras, que hay gente que les escucha, porque todo mensaje tiene su público. Por ejemplo; ahora mismo lo que más les preocupa a los lectores de El Mundo es Letizia vs. Caso Urdangarín y, en segundo lugar las reacciones de la Infanta Cristina.

lunes, 13 de febrero de 2012

Arde Grecia



Los monumentos ocupan el primer lugar entre las fuentes de la historia. Son la representación material y alcanzable que nos han dejado los ancestros. La arquología es una ciencia que estudia el pasado y se esfuerza en el tratamiento y la interpretación de la parte desaparecida de la historia, ya que el pasado contiene diversos elementos de la vida que ya no están, pero que han dejado tras de sí algunos rastros que los explican, mientras que otros siguen erguidos hasta nuestros días.

Creo que los monumentos son fenómenos destacados del legado de la civilización. Constituyen una expresión esencial de la existencia humana y un reflejo claro de la civilización. Por eso, es necesario verlos como logros de la humanidad, heredados con el fin de merecer todo respeto y cuidado, sean cuales fueren sus fuentes y orígenes.