Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 8 de agosto de 2011

Tensiones

Acabo de enterarme de que en 1908 se produjo una situación con Bosnia muy curiosa, dado que era un calco de lo que ocurriría ochenta años más tarde. No se dejen engañar por la cifra; apenas tres generaciones más tarde, con lo cual los coetáneos contaron la historia a sus hijos y estos a los suyos... Si antes no se la habían contado sus abuelos. 

En 1908 Bosnia era una tierra de nadie en la que vivían serbios, croatas y musulmanes. Por aquel entonces nadie que tuviera interés en dominar esa zona, como Rusia, podía permitirse una campaña que se la anexionara. Y por otra parte aquellos que podían ocupar Bosnia, no tenían pretensión alguna sobre ese territorio. Austria, que estaba de los eslavos hasta las narices decide anexionarse Bosnia por el mero hecho de estamparle en la cara el movimiento a Bosnia y, por tanto a Rusia, debilitada por la guerra ruso-japonesa. Bueno, por el orgullo y porque el ambiente se caldeaba algo más de la cuenta en los Balcanes y eso amenazaba el Imperio. Así que aplican una cláusula secreta (en serio) del Tratado de Berlín y, hala, pa'dentro.

Total, Rusia se ofende, Alemania de pone del lado de Austria, Rusia le hace la corte a Gran Bretaña y Francia, estos dicen "no comprender, no habla su idioma" en relación a un problema balcánico y Rusia se queda herida en su orgullo con los austriacos de nuevo, tras Crimea. A partir de aquí una primera guerra fría jugando a "Nenaza el primero que se aparte" y así hasta que el sobrino del emperador es asesinado en Sarajevo. ¿El asesinato de Franz Ferdinand es el origen de la Primera Guerra Mundial? Si les han enseñado eso destiérrenlo de la cabeza. La PGM se origina por una tensión mal resuelta entre naciones y alianzas que, gracias a Dios, no nos estalló en las manos del 45 al 90 en parte porque había un teléfono rojo y en parte porque después de dos experiencias devastadoras alguien debió pensar que una tercera era para llamarnos idiotas. 

Ahora, nada de esto sirvió como escarmiento cuando, al caer la dominación socialista en los 90 los serbios quisieron arramplar con todo aquello en dónde había un serbio viviendo. Pero qué duda cabe que comparado con el juego de las anexiones, los conflictos nacionalista eran a principios de siglo un tema menor

7 comentarios:

Tasmania dijo...

Pues yo, con su permiso, regreso al siglo XX. La guerra de Bosnia nos encojió el corazón a todos pero, francamente, no podía sorprendernos... llevaban siglos odiándose.

Hasta tal punto era así que hemos creado un nuevo palabro: la "balcanización" de una situación significa que ésta se hace insostenible.

Recordarán que fueron las presiones serbias sobre la autonomía de Kosovo las que marcaron el inicio de la descomposición de Yugoslavia.

Los nacionalistas de Milosevic alcanzaron el objetivo de hacerse con la mayoría de los votos dentro del entramado federal, pero despertaron con esto el sentimiento nacional entre los demás miembros.

Fue por eso, y a pesar de que el Ejército Popular yugoslavo actuó a lo largo de esos años como prolongación del gobierno serbio, que Eslovenia y Croacia abandonaron Yugoslavia entre 1991 y 1992.

Pero Milosevic no renunció a su idea de la Gran Serbia; es más, la ausencia de Croacia y Eslovenia le permitía actuar con más libertad en favor de sus propios intereses.

Le llegó entonces el turno a Bosnia, territorio que serbios y croatas no dudaron en repartirse. Sólo la actuación internacional pudo poner fin a un conflicto que en 1995 llevaba ya tres años sembrando de cadáveres los Balcanes.

No olviden que la ineficaz intervención europea, y el colapso de la ONU ante el veto de Rusia, obligaron a los norteamericanos a intervenir de manera unilateral.

La presencia militar internacional puso fin a la guerra de Bosnia, que se establecía como estado independiente. Perdida también Macedonia, las apetencias del nacionalismo serbio se dirigieron de nueva hacia Kosovo, donde los movimientos en favor de la autonomía de la región iban tomando fuerza. Finalmente, los serbios se decidieron a iniciar una guerra que tenía como fin último expulsar a la etnia albanesa del territorio kosovar.
Y una vez más, la reacción de la comunidad internacional, hacia lo que de hecho era una limpieza étnica, fue lenta e ineficaz. Tan sólo la actuación de los EE.UU. evitó la catástrofe.

En 1999, Belgrado era sometido a un duro bombardeo; poco después caía el régimen de Milosevic.

Lo demás... ya saben...

Tasmania dijo...

"Adiós Milosevic, no vuelvas" de Manuel Coma... muy recomendable

Mr. Chan dijo...

Creo recordar que fue Pérez Reverte quien cubrió como reportero de TVE esa guerra Ms Tasmania, y en muchas ocasiones se percibía su angustia al narrar los horrores del conflicto.

Algunas de las experiencias vividas en ese enfrentamiento –después de todos los que ya había cubierto- se ven reflejadas en su “Territorio comanche”. El primer libro suyo que leí y el que me convirtió en su ciego entusiasta.

Desde hace ya algunos años, prefiero sus artículos.

Interesante entrada Mr N, sobre todo porque, tal como indica, el asesinato de F.F. de Austria (¿?) por parte de aquel militante de "Mano negra", era lo que para mí había sido el detonante.

Mr. Chan dijo...

Nota aclaratoria: el terrorista que asesinó al heredero del imperio Austro-Húngaro y su esposa, pertenecía realmente a la organización “Joven Bosnia” la cual a su vez simpatizaba con “Mano negra”.

Cuando falla la memoria, tenemos a Wikipedia siempre dispuesta.

Louella Parsons dijo...

Complicadísimo entender y asimilar toda la historia de los Balcanes.
Ya lo decía Churchill:
"Los Balcanes arrastran más historia de la que pueden digerir».

Mis padres tenían unos amigos yugoslavos (en aquel entonces existían Yugoslavia).
Eran los Mandic.
Un día hablando con el Sr Mandic no recuerdo sobre qué le dije:

-como tú eres yugoslavo....

No me dejó terminar la frase y me dijo seriamente:

-"Yo no soy yugoslavo. Soy croata".

En aquel momento que yo tendría como doce años no entendí nada, como pueden imaginar.

Anoto su recomendación, Tasmania.

Mr. Chan dijo...

En otro orden, se ha producido una curiosa coincidencia:

Franz Ferdinand es hoy, una banda de rock indie escocesa. Tuve la ocasión de verles actuar en directo hace unos años, eran muy jóvenes pero ya apuntaban maneras.

Mano Negra es una banda de rock francesa, cuyas composiciones mezclaban diferentes estilos como ska, blues, reggae o flamenco. Su líder Manu Chao es francés de nacimiento pero de origen español. Madre vasca y padre gallego…casi nada.

Tasmania dijo...

Curiosa y divertida vuelta la que le ha dado usted, Mr. Chan, a la entrada de mi estimado N

¿Música? vale, ahí va la versión de un clásico que me tiene loca la cabeza...

wish you were here