Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 29 de agosto de 2011

Las mentiras de la historia

Creer que la posición de Marte tiene un efecto sobre nuestro destino o que una pulsera "electromagnética" posee propiedades curativas son dos soberanas tonterías que pueden parecer inocuas, hasta el momento en que nos impulsen a tomar decisiones dañinas o directamente catastróficas. En nombre de la narración embustera de una batalla sucedida en el siglo XIV se pueden cometer masacres trágicamente verdaderas a finales del XX. Un privilegio o un abuso de ahora se puede legitimar con la apelación a una injusticia sufrida hace decenios o hace siglos por personas que nada tienen que ver con nosotros y que tal vez ni siquiera existieron.

Las mentiras de la historia merecerían menos atención si no fuera por el peso que muchas veces tienen sobre el presente, por su poder de manipulación e hipnotismo, más todavía en una época y en un país como el nuestro, en el que el conocimiento de los hechos históricos está tan desprestigiado como casi cualquier otra forma de conocimiento verdadero.

Y como diría Fraga : he dicho.

10 comentarios:

Chigorin dijo...

Yo creo que Fraga diría "Y dicho esto no tengo más que añadir" (suprímanse los espacios y pausas).

Totalmente de acuerdo. Muy buena reflexión.

Artanis dijo...

Abrir intestinos de aves y proceder a su lectura; transcribir los posos del café o del té. Napoleón preguntaba si sus posibles generales tenían buena suerte. Dioses, hadas, genios y elfos. Incluso en extraterrestres, parecen creer algunos dirigentes. La bazofia televisiva digital se ha llenado de videntes y las radios -mientras lloran por una liga de fútbol- venden crecepelos y adelgazantes, a salvo de ser emplumados y tirados al río sus directivos. Hay más verdad en los prohibibles anuncios de putas de los periódicos que en todos los vídeo clips de abdominal-makers o cómo se llamen.
Fetichismo. Superstición. Miedo.

Nrq dijo...

Mr Artanis, olvida la principal premisa; al igual que los zapatos, los cereales o las bebidas refrescantes, tenemos la TV que compramos. Yo me quejo mucho de El Mundo y su selección de noticias, especialmente las de la versión onLine (¿Pilar Rubio imitando a Shakira en Pasapalabra? Por Dios...), pero está ahí para alimentar una demanda.

Con la TV pasa lo mismo. Bueno, y con el gobierno

Artanis dijo...

Estimado D. NRQ... encuentro en algún lugar de mi espíritu las fuerzas para mostrar una leve oposición a alguien como vd. -que a estas alturas de Verano debe lucir ya una aterradora tableta de chocolate abdominal- para expresar mis tiernas dudas acerca de parte de su enunciado.
Reconozco que para mí es un misterio -si pretendo ir un paso más allá de la obviedad de que una cuenta de resultados salga favorable- el por qué de esas programaciones nocturnas encadenadas. Al principio de la televisión por satélite (ya suena a prehistórico) mirábamos hipnotizados la célebre pecera japonesa o la falsa chimenea, sintiendonos carvernarios (no de la caverna mediática) con mando a distancia. Hoy... adivinos, aparatos de musculación y concursos para capitidisminuidos. Tengo mis serias dudas acerca de los índices reales de consumo de tales programas. Simplemente, salen más baratos que las repeticiones (reruns) o los derechos por la emisión de cualquier trasnochado stock audiovisual. Ante esta crisis, se ha vuelto a rumorear que TVE volverá a desconectar en horario nocturno. De recuperar a Clara Francia, aún no han dicho nada.
No sé si nos merecemos o realmente consumimos tales productos (ese "nos" es pura amabilidad por mi parte, que detesto en lo que ha devenido la inmensa mayoría de la producción televisiva) y, dejando aparte a una antigua amiga que por una crisis personal se hizo adicta a visionar la teletienda de madrugada, creo que saldrían las mismas cifras de audiencias (o casi) si se repusiera aquel invento de Martín Ferrand en los albores de Antena 3 TV llamado "Los Eméritos" en el que ilustres catedráticos redefinían el término "busto parlante". En aquellos tiempos todo consistía en llenar, pero el periodista coruñés tenía el prurito de una cierta idea de cultura que dista de estos vendedores de crecepelo. Ahora bien, tampoco era una idea "televisiva", lo reconozco. Iba a pasar como con la 2... todos dirían que habían visto la ponencia de la noche antes.
Y ahora discúlpenme, que voy a adquirir un banco de abdominales con MP5... ¡que no hay quien te pille con esa tabletita, ladrón!

Nrq dijo...

me sobrestima usted, de veras

Juante dijo...

Modestia aparte, con mi proverbial capacidad de anticipación, creo que al "caralibro" le aguarda el mismo futuro decadente que a la caja tonta:

Agrega como amigo a tu amigo, como si fueras un divinity granenmano

(Me ha dado en esta rentrée por ponerme un poco al día de en qué puñetero mundo vivo y no me ha gustado nada, pero que nada de nada, comprobar otra vez que, como en junio, el debate se reduce a "lerdosfeisbukeros" versus "ñoñostuiteros" o, a lo sumo, "nerds" versus "geeks". Pensaba que sería posible retomar el viejo asunto de si "mahlerianos" versus "brucknerianos" o, en todo caso, "schubertianos" versus "mozartianos". O... ¡qué sé yo, "amantes de los coches alemanes" versus "amantes de los coches italianos"! Pero veo que sigo en la inopia apocalíptica que mira de reojo a esa insufrible efebocracia de la logse, de pantalones cagados y tattoo en la pantorrilla . Ingenuo que debo ser).

¡¡Ah!! Sobre la entrada de Taz: fisgando en el feis he llegado a la conclusión de que, quizás se trate de una implementación más de la zapatobámica memoria histriónica (por aquello de contactar con amiguillas antiguas del cole). Eso sí, tan adictiva como la Coca-cola y las 1955 del McDonald. ¡¡Estos yankis, con lo simples que son y los encajes de bolillos que hacen con el marketing!!

¡Enga, hombre, anímense, que tó no va a ser ingerir chocolate pa' sobrellevar las vísperas del año nuevo!:

Claves del "Caralibro"

Louella Parsons dijo...

Para mentiras de la historia la que se está pergeñando sobre el País Vasco y su "conflicto".
Ni hay conflicto, ni hay "pueblo vasco", ni hay derecho de autodeterminación, ni las "dos partes" tienen sus razones, ni existe violencia por ambas partes, ni todas las víctimas son iguales......

Todo es una monumental mentira pero esta tragedia vasca pasará a la historia (de hecho ya está pasando) como un conflicto entre dos fuerzas en el que al final las dos partes se reconciliaron, sin vencedores ni vencidos, llegando a acuerdos políticos.

Y todo esto ocurre ahora, en estos tiempos, y no podemos hacer nada para evitarlo.

Mr. Chan dijo...

Año 2075 -después de una supuesta guerra potente- el único documento histórico que sobrevive: una página del diario El País, esto podría convertir a Zapatero en un gran gobernante.
Esa es la historia.

Tasmania dijo...

Cierto Ms. Parsons...estos días visito su tierra y mis paseos por aquí me han llevado a la entrada de hoy...universal, verdad, pero aquí parida.

Louella Parsons dijo...

Querido Mr Artanis, yo tampoco me explico esa cantidad de canales nocturos plagados de teletiendas y pitonisos.
Ayer oí en la radio a alguien (no recuerdo en nombre ni su profesión) que llevaba años intentando que los españoles igualáramos nuestro horario al europeo en la medida de lo posible. Dijo que los españoles dormíamos 53 minutos menos que los europeos y todo porque los programas de mayor audiciencia, tipo realities shows, terminaban tardísimo.
Estaba en contacto con diferentes agentes sociales para que los telediarios empezaran a las ocho y todos estos programas realities se adelantaran a las nueve.

Mientras lo oía, pensé que si empezaban a las nueve sería mejor negocio para ellos pues lo alargarían una hora más. Más horas de Jorge Javier Vazquez en la tele, ¡¡socorro!!!