Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 15 de marzo de 2012

Biondi


Ayer jugó el Madrid, mañana se sortean los cuartos de la Champions… blah, blah, blah, fútbol. Un deporte en el que tienes 90 minutos para jugar y puedes acabar empate a 0, eso no es un deporte de verdad. Me encantan los deportes de ganar o perder. Incluso los que por formato pueden ser como el fútbol, pero se obliga a que haya un ganador. No puede haber empate. Me acuerdo de un amigo que se quejaba del hockey sobre hielo. “¿tú ves el puck? No lo ven ni los comentaristas y se han visto diez mil partidos. Saben que se mete gol porque se enciende una luz roja en la portería”

Pero si hay algo que cada año busco en TV son los mundiales de natación. Antes, cuando el verano eran 3 meses y había campeonato, no me despegaba de la TV. Ahora a duras penas me entero por las noticias, pero las Olimpiadas, los mundiales y las finales de 50 y 100 libres o mariposa son imperdonables.

Y uno tiene sus héroes y, si bien crecí con el mito de Spitz que ganó 7 oros el año que yo nacía, el mío fue siempre Matt Biondi. En la última época de Pedro Pablo Morales o Gross, en la de Jager y precediendo a Popov… y es que parece que la natación haya enganchado siempre un mito con otro hasta Phelps sin dejar hueco y... lo que queda. Y hay que cogerlos en su momento álgido, porque su máximo rendimiento es un periodo muy corto. Pero la fuerza de una final junto a la armonía de deslizarse por el agua, el rito de prepararse para la carrera… qué quieren que les diga. Véanlo, mejor

4 comentarios:

Fumario dijo...

Es el primer comentario que hago en este blog y es para protestar. Matt Biondi en un mito, pero el nadador que más alucinado me dejó en mi infancia y el que me hizo probar ese deporte fue alemán de la RDA Michael Gross, el Albatros. Los que tenemos una envergadura superior a la estatura, lo que nos da un aspecto ciertamente simiesco, entendemos sus imposibles méritos deportivos. Pena de su posicionamiento ideológico, en fin.

Y ahora admiro hasta casi la locura a Michael Phelps y sus increíbles remontadas en la mariposa. Qué deportista...

Saludos y un abrazo a todos.

Louella Parsons dijo...

Cuando era pequeña, mi ídolo era Nadia Comaneci, una rumana que consigió por primera vez varios dieces en gimnasia femenina (paraleas, barra equilibrio, suelo, salto) y durante años creí que era imposible superar a las sacrificadas y sufridoras gimnastas del Este a las cuales me imaginaba trabajando duro para poder salir de aquel mundo-carcel. Pero luego llegó una americana simpatiquísima (nada que ver con la cara de tristeza de las eslavas) que se llamaba Mary-Lou Reaton que ganó varios oros en este deporte y destronó a las rusas y rumanas. Fue un hito.
Ahora son las chinas las que dominan el asunto.

Don Fumario, me alegro de verle por aquí.

Louella Parsons dijo...

Reaton, no. Retton.

Nrq dijo...

Mr Fumario, Gross era RFA-dero, de Frankfurt, de hecho, así que devuélvalo a su Olimpo que, le doy la razón, era impresionante verle nadar