Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 1 de marzo de 2012

noticias

La entrada de hoy surge, a su vez, de la entrada de Ms. Tasmania y de un par de hechos que considero, al menos, curiosos en forma. La señorita Cartoon se preguntaba qué estaba haciendo mal la prensa y, pese a que las cifras que daba generan preocupación a los periodistas, no debería ser así para los consumidores de noticias, llamados en otro tiempo lectores. Con un inglés decente o un francés aceptable (aventurados en alemán, por favor, por esta puerta para privilegiados), se puede acceder a cualquier periódico potente de cualquier parte del mundo. Universalizar la prensa no implica matarla (si no el Huffington Post no habría nacido ni el News of the World muerto), sino que la competencia global, en teoría, obliga a mejorarla… ¿o no?



Saben de mi querencia por la política americana y por el despliegue, en general, que supone una campaña. Simplemente porque cada dos años se desarrollan, y sólo a nivel federal, 468 campañas (435 por el Congreso y 33 del Senado) hace que los avances a nivel de comunicación, marketing y estrategias sea descomunal en comparación con cualquier otro país. Sumen las de Gobernador en cada estado que toque en un año de estos y si, encima, es año presidencial se añade una campaña más, La Campaña, que suena en todo el mundo desde las primarias de los candidatos.


En el 2008 se produjeron primarias en ambos partidos y si bien McCain parecía tener ganada la candidatura republicana ya por estas fechas (Huckabee se retiró el 4 de marzo, tras el superMartes), en el partido demócrata Obama y Clinton se estuvieron atizando hasta el 7 de junio, día en el que Obama consiguió los delegados suficientes como para bloquear su candidatura. Hasta el final de las primarias estuvieron contraponiendo ideas y alternativas a los 8 años de gobierno Bush. Añadamos que uno es afroAmericano y la otra mujer, segmentos no representados en la presidencia americana hasta la fecha y, bueno, no había día en el que no mereciera la pena leer un periódico.


Este año, ya lo dijo creo que Slate hace semanas, Romney es el candidato y Obama no tiene a nadie que le desafíe en el partido demócrata. ¿A qué seguir con el suspense?

Cain, que era un candidato fuerte, con ideas económicas y de desarrollo, deja las primarias por un escándalo sexual (estas cosas aún me sorprenden y no por la moral, sino por el “¿cómo es posible que a tu equipo haya desprotegido ese flanco???”), deja el cuadro republicano con un candidato evasivo en soluciones y rocoso en valores, Santorum; un libertario, Paul, del que la gente debe pensar que tanta libertad y autorresponsabilidad como ofrece no es prudente; un… bueno, Gingrich; y finalmente Romney, aguantando en guardia los ataques de Santorum. Y ante este panorama, las primarias se agotan de noticias y lo que los lectores esperan es ver cuándo se van anunciando los abandonos, el único morbo que queda hasta que empiece el debate, esperemos que fuerte, en las presidenciales.


Como decía Eco, los periódicos no se completan con noticias, sino que las noticias completan las páginas a llenar del periódico, y los últimos días hemos podido leer, en la prensa española incluso, artículos sobre el “conservadurismo que viene” de igual forma que hace dos años todos estaban pendientes del reaccionarismo del Tea Party (flores, pero ya dijimos aquí que el Tea Party era más problema para el propio partido republicano que para Obama).


Pues lo curioso de toda esta línea de sobredimensionar hechos para crear noticias llamativas me llegó esta mañana viendo el telediario. Ayer se jugaron los últimos amistosos antes del europeo de selecciones. Yo no entiendo mucho de fútbol, pero sé que Alemania se enfrentó a Francia, Holanda a Inglaterra y que esos son partidos potentes que miden fuerzas y estados de verdad. España jugó contra Venezuela y esto ha generado héroes, gestas, grandes letras y tinta, mucha tinta… ¡Yo no recuerdo ver a Venezuela en un mundial en mi vida! ¿En serio da para tanta noticia que un equipo de élite se enfrente y gane a uno con nivel como de juveniles? ¿no deberían estar preocupados por la desubicación que puede suponer un partido así de cara a un campeonato serio? No; balones firmados, nuevas camisetas, hat tricks… en serio, me enfrento a Federer y la noticia está en que Federer quiera jugar un partido contra mí.

A lo mejor la competencia global a la que me refería arriba no es la única clave para mejorar la calidad de lo publicado. A lo mejor lo publicado requiere de motivos mejores para pasar el primer filtro antes de llegar a ser leído por el público. Los tiempos bajos de grandes noticias requieren mayor concentración y foco sobre aquellas que realmente importan o preparación del terreno sobre lo que está por venir. La prensa debe dejar de prestar atención a anécdotas como si fueran el armisticio alemán en 1945 una y otra vez, una y otra vez.

4 comentarios:

Sostrato de Cnido dijo...

Creo que no es algo casual o de falta de ideas o saber profesional. Los medios de comunicación son propiedad de grandes holdins empresariales, luego tenemos que leerlos como si la publicidad de El Corte Inglés se tratara y no como los analistas de la realidad que en otro tiempo fueron.

Quizás en pequeños blogs, o pequeños medios de comunicación en internet podemos encontrar más verdad. Pero mezclada con basura propagandística, aleccionadora o simplemente alarmista o sensacionalista. Como hacer la criba?

Existe una forma real de rescatar el periodismo de una muerte más que anunciada? O simplemente tenemos que ser autodidactas y aprender a distinguir en la red el rara avis de la información y opinión desinteresada y dar por muerto al gran periodismo?

Cada vez más medios de comunicación y cada vez menos información, menos contrastada, menos veraz y menos diversa. Curioso que en el siglo del IPAD, de la universalización de internet y de la redes sociales y la comunicación vayamos hacia un apagón real y casi irremediable de la luz informativa.

Un abrazo

Nrq dijo...

Pues mire que yo creo que sí hay buen periodismo (y malo para aburrir), pero Times (London, LA y NY), Guardian, Slate, Time... y seguro que en Francia o Alemania. Lo trabajoso es meterse en el ciclo de noticias de cada país y en la línea editorial, pero una vez hecho se puede disfrutar mucho. Lo que me molesta es sacar noticias de dónde no las hay. Acabo de leer una que se hace eco de unas conclusiones de dos filósofos, italiano y australiana, que afirman que moralmente es lo mismo abortar que matar a un recién nacido.
Independientemente de mi postura ante el aborto, dar a esta conclusión el carácter de noticia implica abrir la puerta a plantear la posibilidad en virtud del principio de autoridad; "lo han dicho en el periódico"; estrado, relevancia, altavoz... parece que una estructura informativa sí importa o tiene, al menos, más peso que cualquier blog, al menos por ahora

Louella Parsons dijo...

Es cierto la sobredimensión de las noticias. Lo malo es que la gente ya se acostumbra y ya no sabe distinguir.

Recuerdo hace años, cuando no había muchas tertulias por la radio, la más famosa era la de Protagonistas, dirigida por Luís del Olmo. Y recuerdo que del Olmo iba introduciendo los temas a debatir y daba la misma importancia (informativa, se entiende) a un asesinato de ETA que a las protestas del gremio de los taxistas. Se pasaba de un tema a otro sin dejar al oyente digerir la noticia y la opinión sobre un hecho dramático como un atentado de ETA. Y aquello me producía mucho desasosiego.

Se lo conté a un periodista y me dijo: Luís es un comunicador, no es un periodista, y el orden de importancia que se les da a las noticias a la hora de abrir un telediario o un periódico revela la profesionalidad y categoría de un periodista.

Hay buenos periodistas pero como dice Sostrato, los medios ya son grandes empresas que intentan sobrevivir.

Respecto a lo del partido de la selección española contra la venezolana, efectivamente, parece que ayer se jugó algún mundial o algo así.
Y como anecdota que corrobora lo absurdo del notición, Amorebieta, (jugador del Athletic), que en su vida podrá aspirar a jugar en la selección española ni de suplente, jugó ayer en la venezolana "de prestado" (por temas familiares) y era mejor que todos ellos.

Juante dijo...

Sírvanse, si us plau:

Desmontando el mito de la democracia digital