Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 27 de junio de 2013

la Sanidad como institución

Gallup sacó el martes los resultados de una encuesta en la cual se muestra la bajada de confianza del pueblo americano en el sistema médico. La pregunta se realizó de forma muy inteligente. Le voy a nombrar una serie de instituciones y dígame si tiene mucha confianza en ella o poca. Entre las instituciones se incluyeron el ejército, la policía, la Presidencia del país, Iglesia (cualquier Fe, no piensen con referente español), la Corte Suprema... 

Un punto a tener en cuenta de inicio es no pensar en plan “claro, es que los americanos y su seguridad social, los seguros privados y lo caros que son…” No, es simplemente la confianza en el entorno médico

Digo que la pregunta era inteligente porque si me preguntan qué confianza tengo en una institución y sólo me dan la opción de elegir entre mucha o bastante y poca o ninguna puedo leer la confianza en esa institución por dos vías; una la respuesta directa a la pregunta: o mucha o poca
Y resulta que un 36% de los americanos piensan que el sistema sanitario les da confianza y un 26% piensa que no les da confianza ninguna.
La otra vía es comparar con la respuesta del año anterior. Si bien la de poca confianza se mantiene en el mismo valor, la alta confianza baja en 2013 nada menos que 6 puntos hasta los citados 36.

¿Puede ser el Obamacare? Puede ser
Pero el año pasado el 49% de los republicanos confiaban mucho en la Sanidad por el 34% de los demócratas. Sería lógico pensar que, tras las intenciones de reforma del Presidente, la confianza republicana iba a caer, como así ha sido, y en 7 puntos. ¿Y los del parido del Presidente Obama? Sería lógico pensar que ha aumentado, claro. Pues no, se ha desplomado casi tanto; hasta el 28%; 6 puntos.

Ahora, España. Según el CIS la de médico es la profesión mejor valorada con una nota de 8,52 (siendo la peor valorada la de juez con un 6,31) y la Sanidad pasa del 6 de nota. Parece que el problema no está en el profesional, sino en el sistema. Entiendo, y aún no tengo datos, que con la marea blanca y demás movimientos, el que la sanidad pública haya sido víctima de los recortes habrá elevado la valoración ante el público, pero no deja de ser curiosa la disparidad entre ambos países.

Lo achaco principalmente a la diferencia de modelos. Aquí está planteándose un cambio de modelo hacia uno más eficiente y menos costoso para las arcas públicas, mientras allí se está planteando un modelo dirigido a una mayor atención y cobertura. Aquí hay incertidumbre, porque nadie se ha parado a explicar cómo va a ser, dónde va a estar el dinero ni cómo va a ser la atención. Allí la valoración es más a cómo funciona el sistema en sí. Aquí los médicos cometen los mismos errores que allí, lo que ocurre es que en Estados Unidos los médicos son más susceptibles de ser encausados, esto sale en la prensa, genera mucho ruido, mala fama y golpea a la profesión. Aquí los casos son muy puntuales y no hay cultura (en ocasiones ni eficacia) en la demanda, con lo que el ruido no se expande en exceso. En definitiva, aún haciendo las mismas preguntas, no estamos valorando lo mismo y aquí está el demonio de la estadística. Un número no vale nada sin el entorno.

No hay comentarios: