Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 1 de septiembre de 2011

doctrinas


Se retira el General David H. Petraeus para ocupar el cargo de Director de la CIA. Petraeus es, junto con Mullen y el controvertido Cartwright, los militares más influyentes y relevantes de los últimos años en la fuerza armada de los Estados Unidos.
De todos ellos Petraeus era el hombre que seguía en el campo de batalla, el militar que se desplazaba a combatir en el terreno de Iraq, Bosnia, Kuwait o Afghanistan y, por su capacidad operativa, conoce el terreno que pisa y las carencias y amenazas de un ejército. Y, bueno, como general que es sabe que estas amenazas se dividen en dos; coyunturales y estructurales. Las conyunturales son los rebeldes afganos, pero ayer, en su despedida del servicio activo, habló del peligro inherente en una amenaza estructural; que la rebaja del presupuesto, al igual que ocurriera tras Vietnam, suponga dejar, nunca mejor dicho, un flanco descubierto; no tener una defensa lo más completa posible, entrenada para luchar cualquier conflicto, no sólo aquél en el que estás más preparado.
General David Petraeus


Tras la SGM, de la que hoy se cumplen 72 años del inicio (lo que ha llovido, especialmente napalm y bombas), el mundo se sobremilitarizó, pero Vietnam supuso un cambio de estilo. Perder esa guerra ("fue un empate", al igual que Wendell P. Hazeltine diría de la Guerra de Secesión o "no era una guerra, era una pacificación" son dos de los argumentos más utilizados para calmar heridas) y sus terribles consecuencias en pérdidas y repercusiones en la población, hizo que los americanos mostraran un ejército más preparado para defender su país y territorio y menos para aplicar la doctrina Wilson. Parecía que quisieran decir "no vamos a meternos más en temas ajenos. Ya nos ha valido por un tiempo la experiencia". Luego pasó el tiempo, volvió Reagan, terminó el comunismo y hubo un pico por conmociones nacionalistas. Y llegó Kuwait; eliminación de capital obsoleto, repunte de la innovación y del gasto en defensa… potenciar el ejército. A lo empleado desde entonces se suma lo incrementado en consecuencia del 11-S ¿qué Congresista o Senador iba a votar en contra?


Y ahora, tras Afghanistan e Iraq, conflictos que nunca tendrán solución y que la Administración busca amortiguar construyendo carreteras y escuelas, parece que Petraeus ve una tendencia similar al postVietnam y ha advertido, no se puede abandonar la doctrina de la Contrainsurgencia. ¿Quién acierta? ¿Quién se equivoca? Aciertan los dos; hay que aplicar medidas a medio y largo, como recursos y educación, pero no puedes descuidar tu flanco. Se equivocan los dos si creen que el otro se equivoca. Pero el presupuesto es limitado y el Gobierno quiere irse de los países asiáticos intentando evitar, de nuevo, animadversión contra los USA y eso se consigue mediante el gasto, al igual que reforzar el ejército.


Miren, el siglo XIX americano se caracterizó por la doctrina Monroe, "América para los americanos". No interesaban las colonias, no interesaba ultramar... sólo interesaba expandirse en el territorio que quedaba hacia el oeste y asegurar fronteras. Realmente no asegurarlas, sino llevarlas a un límite dónde la línea resultante fuera fácil de defender.
Después de la doctrina Monroe, y ya en el siglo XX, llegó Theodore Roosevelt y cimentó su política en un aislacionismo vigilante, es decir; no tocar territorios ajenos, pero estar atento a lo que el resto de países hacen, no sea que se ponga en riesgo el equilibrio de poder. Esta doctrina se mantuvo mas allá de su mandato y chocó con la que impuso Wilson, dos "presidentes más tarde". Wilson no creía en el equilibrio de poder, sino en la alta moral de expandir los valores americanos por el mundo y luchar allí dónde la libertad, la democracia y el libre comercio estuvieran en peligro. A Roosevelt no le caía muy bien Wilson pero Wilson se llevó el gato al agua y a fecha de hoy esa defensa de valores es lo que leemos y escuchábamos en cada intervención. Pero el 11-S lo cambió todo. Se superó a Wilson, se adelantó por la derecha a Roosevelt y se estableció la llamada Doctrina Bush; lucha antiterrorista para proteger la seguridad nacional entrando dentro de la definición de terrorista tanto Timothy McVeigh como todo Afghanistan.


Ahora Obama quiere mirar a Wilson, pero habiendo recopilado experiencias y lecciones de lo que se hizo mal, para no tener por ahí rondando países que quieran volver a poner en peligro el suelo americano. Si se dan cuenta es un poco de todas las doctrinas que acabamos de repasar.
Petraeus, por contra sigue creyendo en Vegecio y en su Si Vis Pacem Para Bellum, porque nunca sabes quién está dispuesto a dañarte. Y tiene razón. El propio páis norteamericano es un reclamo muy grande para hacer un llamamiento; Columbine, Oklahoma City, WTC, el fallido de Times Sq, enemigos extranjeros y locales acuden a golpear un país, cada uno con sus motivos, porque supone una repercusión enorme, es un altavoz en toda regla.


No creo que Obama haga mal; es una tarea encomiable, necesaria, pero largoplacista y muy costosa. A lo mejor debería escuchar un poco lo que ha dicho el próximo director de la CIA y establecer un posicionamiento algo más prudente.

2 comentarios:

Tasmania dijo...

La guerra es la guerra. Quien pretenda confundirse (que no confundirnos) allá el, ¿ pacificación? ¿intervención humanitaria? boh...pamplinas.

Louella Parsons dijo...

Muy buen post, Mr NRQ.

Dificilísima la cuestión de la Defensa. Y más hoy en día con alianzas entre países que obligan a implicarse, la globalización, la sofisticación de las comunicaciones (satélites, informática....), del armamento, la crisis económica....

Querida Tasmania, qué fácil se resolverían los problemas si se eliminara del lenguaje lo políticamente correcto y los eufemismos. Al menos se sabría de qué estamos hablando.