Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 17 de octubre de 2011

administración


Los manifestantes del 15-M siguen pidiendo la nacionalización de la banca. Mientras van cayendo las noticias relativas a gestores y directivos de cajas de ahorros con indemnizaciones desproporcionadas, no ya para una indemnización, sino para la gestión que han realizado en ellas. Por otra parte el gobierno pide que la Comisión Europea relaje el nivel de los stress tests a los bancos, lo que implica que si una prueba es muy exigente algún banco puede no cumplirlo. Si no cumplen varios España vería su rating devaluado, lo que haría caer la confianza y alejaría la inversión. "Mi cliente ha demostrado su buena voluntad" se diría en las películas de abogados de litigios.
deficits de los gobiernos Eurozona + UK
(Creative Commons)


El grito ahora es que los ricos deberían tener impuestos más altos, pero a mí me cuesta cada día más dinero llenar el depósito de gasolina sin que haya noticias de subidas del barril de petróleo. Hasta tal punto me preocupa la situación que estoy pensando en empezar a fumar (no he fumado en mi vida) porque me da la sensación de que los impuestos del tabaco, alcohol y gasolina, junto a los del juego, son las fuentes más sólidas de ingresos para un estado que tiene una deuda del 60% sobre el PIB junto a un 20% de paro.


Seguimos educados en que el gobierno genera empleo, sin poder reconocer que el empleo… bueno, ya saben, empresarios, más facilidad para crear empresas, etc. "Ayudemos a los emprendedores". Genial, pero si sacamos el dinero de las empresas que funcionan para dárselo a los que montan empresas, ¿no se verán estos acuciados por impuestos en cuánto empiecen a despegar? Esto haría que el que está despegando necesite bastante más trayecto antes de crecer realmente, ya que parte de sus beneficios, en vez de ser reinvertidos en crecimiento, acabarán en las arcas del estado. El estado dará dinero a empresas nacientes sin conclusiones de viabilidad de la idea y volveremos a subvencionar sin análisis de mejora.


El Gobierno de Rodríguez Zapatero no pinchó la burbuja inmobiliaria ya que este mercado era muy activo y muy potente para las arcas del estado; garantizaba ingresos por impuestos a las empresas, a los compradores y a los vendedores. Ni la pinchó ni se apoyó en ella para favorecer la creación de empresas y mucho me temo que, por esta misma actitud, las ayudas a los emprendedores no será el principal objeto de la recaudación a los más ricos sino que irá a equilibrar ese 60% para que haya confianza en el gobierno, esto genere confianza en el país, suba el rating y se atraiga la inversión, privada principal y lógicamente y, en muchos casos desde los bancos privados (algunos de los cuales, como en el caso de Dexia, está pendientes de su futuro por haber comprado deuda griega. ¿ven el juego?)


Quiero una administración pública que deje tranquilas las cosas que funcionan y que tenga un poco más de visión sobre las que podrían funcionar y cómo evaluar correctamente que lo están haciendo.
Quiero una administración pública que sea humilde como para aceptar que su papel debe ser ajustado, corto y que su gestión debe ser más transparente que simplemente sloganes y risas los domingos en un mitín.
Quiero una administración pública que admita que ha estado prolongando una situación insostenible simplemente porque no sabía cómo salir de ella sin provocar rabia, enfado y frustración
Quiero una administración pública que sepa ver que los que seguimos haciendo cosas y necesitamos que se nos convenza no estamos en Sol, sino que nos levantamos pronto y nos acostamos tarde buscando generar riqueza. Sí, primero la nuestra, la de nuestras empresas, las de nuestros compañeros de trabajo, porque esa, localizada por núcleos, es la que arrastra la del resto.
Quiero una administración pública que sepa cumplir con el significado de su nombre y, sobre todo que administre poco.

4 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

soberbio análisis que suscribo, como suele decirse, de la cruz a la fecha.
saludos blogueros

Carlota dijo...

¿la nacionalización de la banca?
Vaya, esto estaba entre los famosos "puntos" de Falange.
¡qué originales!

Nrq dijo...

Ms Carlota; la actitud del "nacionalicemos" es muy acorde a la actitud del diluir la responsabilidad. Anda que no se habrá visto en empresas privadas, relaciones personales... esa actitud de primero buscar culpables y no identificar y actuar sobre el fallo. Así se traslada de entorno en entorno, departamento a departamento

Tasmania dijo...

Lo cierto es, N, que nos gustan las respuestas sencillas. En vez de pensar sobre la estructura del sistema, nos refugiamos en cuestiones morales.


Y es que es muy fácil estar en contra de alguna compañía que explota niños o que contamina el medio ambiente. Así calmamos nuestra conciencia individual.

Ser franco no es fácil. Por ejemplo, yo me opongo por completo a lo que suele llamarse estilo de vida ecologista. Hablo de la gente que recicla, tiene paneles solares y compra comida orgánica. Leí hace poco un informe que demuestra que si todos siguiéramos esas pautas de consumo provocaríamos una catástrofe, ya que los artículos ecológicos son mucho más caros de producir.

Y a todo esto no sé por qué me ha dado hoy por ahí...