Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 10 de octubre de 2011

comunidades


Leo un artículo en el NY Times en el que se habla del foco de la campaña de Mitt Romney como candidato a la presidencia por parte del Partido Republicano. Mr. Romney fue gobernador de Massachusetts siendo republicano y mormón, pero no le supuso ningún problema para ganar en un estado de estereotipo demócrata, irlandés y católico. Sobre la ideología yo creo que son, en realidad, más de los Kennedy y el hecho es que los gobernadores del estado han sido mayoritariamente republicanos. Sobre la religión, sí, un 44% de la población del estado es católica, lo que revaloriza mucho la victoria de Romney en aquella elección. Bueno, el actual gobernador es Deval Patrick, afroamericano (6,6% de la población) y metodista (<2%).
Mitt Romney (foto; Gage Skidmore)


Entonces ¿importa tu religión o tu ascendencia? Sí, claro que importa, porque ambas son una seña de identidad en un país en el que el concepto de comunidad es esencial. Romney dentro del partido republicano, no es conservador, sino moderado, así que ¿cuál será su estrategia? Bien, la estrategia será la misma que le llevó al sillón de gobernador y es centrarse en lo que debe importar al segmento mayor de población; la situación económica que puede salvarse sólo bajo las premisas neoliberales (decir "liberal" en los USA es centroizquierdista. Hay que tener mucho cuidado al manejar este término porque no es equiparable a lo que entendemos en España). Pero con la economía no se gana en un país en el que, como comento arriba, el sentimiento de comunidad es enorme. El activismo americano, económico, político o social, funciona como un sistema de raices. Los grandes representantes de comunidades y asociaciones (una forma de lobby, si les es más fácil encuadrarlo) están en contacto permanente con los líderes políticos y lo que hablen entre ellos llega a los núcleos más pequeños de esas representaciones. Así si, como ejemplo, el líder de la comunidad presbiteriana de Delaware respalda al candidato demócrata a Gobernador, se puede inferir que la mayor parte de la comunidad activa presbiteriana del estado votará demócrata. Son esos grupos, activos a nivel comunidad, los que se hablan con los coordinadores regionales, estos con el estatal y este con el candidato; creo que se hacen una idea. Y este proceso es abierto y no ganarse el respaldo de una comunidad es perder un caladero de votos.


Romney hablará de economía y recuperación y con este discurso tratará de atraer votos, pero no todos los votos necesarios para ganar se captan hablando a nivel macro y el nivel micro estos grupos tienen preocupaciones adicionales a las económicas. A ese nivel se llega a través de los líderes de opinión y su problema es que el ala cristiana (evangélicos, baptistas, cientistas, que no cienciólogos...) no cree que los mormones sean cristianos de verdad, con lo que tendrá que hacerles algún guiño. Mientras este gesto llega Perry, que está incubando nuevas ideas, intentará atacar por la derecha forzándole a hablar de valores, no sólo de medidas. El guiño no podrá ser muy radical, porque traicionaría su carácter moderado que le traerá muchos votos demócratas desencantados de Obama. Romney tiene ahora que valorar quién le es necesario para ganar las primarias, porque una vez ganadas el conservadurismo le votará a él por eliminación y porque ya se preocupará de tener un conservador como VP. ¿Cuál será el guiño? Pues bien, ahora mismo no puedo decírselo, pero sí les puedo decir que Perry ha perdido fuelle y que ahora el exGobernador es quién va favorito. Cuánto más retenga esta posición, más leve necesitará que sea el gesto, con lo que empezará a buscar apoyos en grupos no tan mayoritarios necesitados de esas reformas que son el centro de su campaña. Cuantos más aúne, más fuerza tendrá. Cuanta más fuerza tenga menos necesitará a evangelistas, antiAbortistas (estos ya le supusieron un problema en la campaña a gobernador)... y, entonces, bastará con decir "cuento con vosotros para que me acompañéis en el camino de gobernar América".


A Romney no le preocupan los que son mayoría. Buscará empatizar con los que, como él, han sido siempre minoría.

1 comentario:

Louella Parsons dijo...

Muy buen post, Mr NRQ y muy interesante lo del funcionamiento de las comunidades (¿para cuándo un lobby en España?)

Los guiños que tendrá que dirigir a aquellos grupos que demandarán valores además de economía deberá medirlos entre otras cosas porque la campaña es muy larga y porque Perry es un rival potente pero tarde o temprano tendrá que implicarse algo o le ocurrirá como a McCain que creo que perdió porque fue demasiado "centrista" aunque en aquel entonces, la situacion económica no era tan crítica como ahora y la resaca de Bush era considerable.

Ocurre como en España. ¿Alguien cree que influirá en el voto que Rajoy anuncie que derogará la reforma de la ley del aborto o que ilegalizará Bildu?
La gente ahora sólo quiere que la economía mejore y que el empleo se recupere.