Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 15 de diciembre de 2011

citando


Hay una escena de Un Pez Llamado Wanda en la que Wanda (Jamie Lee Curtis) y Otto (Kevin Kline) discuten. Wanda, harta ya de las estupideces y salidas de tono de Otto, le espeta en la cara que tiene la inteligencia de un mono. Otto, todo ofendido, le pregunta si ella cree que un mono es capaz de leer a Nietzsche a lo que Wanda contesta que sí, pero que lo que no es capaz un mono es de entender a Nietzsche.
William Shakespeare


Ayer el diputado de ERC, Albert Bosch, acudió a Zarzuela a presentarse ante el rey. De lo de anteponer "señor" a un nombre propio ya ni hablamos. Pero vamos, recursos tan absurdos se han visto como el que le llamó "ciudadano" intentando equiparar al rey al resto de la población, cuando hoy en día nadie llama a nadie por la calle diciendo "hey, ciudadano José". Quedaba bien en la revolución francesa, pero su izquierda acudió a la guillotina y el Terror no mejoró la situación. Revolucionarios… en fin. Al salir de la entrevista parafraseó a Shakespeare afirmando que "Algo huele a podrido en el Reino de España" (o tal vez lo tenía escrito como "Algo huele a podrido en el reino de espanya", a saber). Explicitó el origen de la cita y parecía satisfecho con el recurso utilizado.


Por lo barato y fácil en el uso de la referencia y por utilizar, buscando ser ingenioso, a un escritor que mostró más talento que todo un hemiciclo, vamos a repasar unas cuantas frases de William y a reflexionar brevemente sobre la intención.


   - But Brutus is an honorable man: Marco Antonio, en el Senado y frente al cadaver de César. Bruto acaba, junto a otros senadores, de asesinar a César. Marco Antonio habla de que Bruto lo hizo no porque quisiera menos a César, sino porque amaba más a Roma. Pero a través de los halagos va girando el discurso hasta convertir a los sublevados en traidores y no sólo traidores a César, sino a Roma


   - Once more on the breach, my dear friends: qué puedo decir. Tan sólo acudan aquí


   - Asses are made to bear, and so are you. Juego de palabras. Lo mismo el señor (aquí sí) Bosch debería leer algo a Shakespeare

3 comentarios:

Louella Parsons dijo...

Hay gente tan resentida socialmente que lo que le mola es que se trate con desfachatez y desprecio a los que están por encima de ellos en la escala social.

Oscar Wilde lo explicó muy bien (as usual):

No faltes al respeto a la sociedad. Eso sólo lo hacen los que no pueden entrar en ella.

Pero encima, en este caso, el ridículo es mayor porque el señor Bosch, queriendo ir de revolucionario e intelectual, ha quedado como un Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mi, o sea, como un garrulo.

Lo de la intención me ha recordado a lo que dijo un amigo mío cuando hablábamos de una tercera persona:

-Mucho ha cambiado fulanito. Ha dado un giro de 360º.

Claro que mi amigo no es diputado. Tiene un bar.

Anónimo dijo...

Con on Shakespeare o sin él, los resentidos son incapaces de ver más allá de su resentido ombligo y de tanto creer que se mueven no se dan cuenta de que -haciendo referencia a la acertada anécdota de Luella Parsons- su revolución es concéntrica y no les permite avanzar, por lo que su giro es de 360º. La falta de corazón y el resentimiento les obliga a ser maleducados y les impide mirar al futuro y subirse al tren de la evolución (que no revolución) y el progreso.

Nrq dijo...

cierto, pero el resentimiento también se puede querer disfrazar de cultura para disimular verrugas, cicatrices... lo malo para el resentido es que, si se hace mal, es como disfrazarte de momia con papel higiénico; es cutre y, por eso, te parece gracioso. Bosch me pareció gracioso igual que Cayo Lara me lo parece con sus "en la casa del pobre" o "sin renunciar a mis convicciones republicanas".

Debo insistir en que hablan a un público que les escucha con lo que, en pura lógica, responden (o creen que responden) a una demanda