Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 9 de enero de 2012

Lifestyle


Vivimos en una de las épocas más revolucionarias de la historia, en la que los MMCC son expresión de profundos cambios -incluso antropológicos- que apenas alcanzamos a imaginar. Los media son el éxtasis del aontecimeinto y el nuestro es un tiempo que busca el éxtasis constantemente: buscamos salir de la herida del tiempo.

Buceamos en las pantallas porque ellas son nuestro río del olvido, nuestra forma de volver a la gran morada del ser.  De hecho, si en la antigüedad clásica las políticas morales de Platón o Aristóteles fueron sustituídas por las morales privadas del período helenístico, así, la nueva cultura posmoderna carece también de referencia al futuro y se decanta por la celebración, trágica o festiva, mediada por el éxtasis de los MMCC, de la circularidad del tiempo. Se decanta por el eterno retorno en el que no cabe más que, como quiería Niestzsche "agarrar el instante".

Estamos en una nueva Alejandría pues, no sólo la de la biblioteca universal, sino también de la percepción de que fue un final y es el comienzo de algo.

3 comentarios:

Juante dijo...

2012: "Año internacional de la solidaridad intergeneracional".

Alicia y tío Sam_Pedro bendito, juntos, de la manita virtual, linkeándose las gambas de la próxima Navidad laica, a través del interné del país de nunca jamás, con once meses de antelación, pa que les salga mil euros más barato... y jugando ambos desenfrenadamente al Resident Evil de la PS-5 aérea delicuescente del copón, mientras les sale en un rinconcito de la supermegapantalla ferolítica 4-D del último Mac ultraJobs el peaso low-cost por cinco céntimos con el que podrán viajar el 31 de julio a Escocia a tomarse un whiskecito glenrothes, si es que les queda tiempo pal avión de vuelta, claro, también megalow cost de cojones.

¿No es enternecedor? ¿y guay?

Louella Parsons dijo...

Nunca tantas noticias, opiniones, editoriales...en tan poco espacio de tiempo.
A veces me paro y digo ¡no puedo más! Todo va a la velocidad del rayo y no soy capaz de viajar a la vez que el tiempo, las noticas, el devenir diario....y me doy cuenta que voy perdiendo actualidad e interés porque llega un momento en que se debe elegir entre toda la información que te llega desde todos los circuitos que tenemos abiertos.
Ahora sólo falta que esa elección sea suficiente y lo más cercana posible a la objetividad.

Tasmania dijo...

Ay... es la fugacidad de los hechos, nacen y mueren minutos después.