Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 26 de enero de 2012

madrugar



Hay ciertas mañanas, no todas, en las que voy a correr de 8 a 10 km antes de ir a trabajar. Esto viene a ser a las 05:30 y estoy corriendo, pues eso, de 40 a 50 minutos. Sé que no es un gran tiempo, pero hago por mejorar.

Pues bien, ayer por la mañana, en el camino de vuelta, vi algo que me ha dejado preocupado; serían las seis y veinte, más o menos, y un padre subía la calle con su hijo, armado con una mochila a la espalda y con una cara de sueño infinito. Puedo suponer que el padre se lleva a su hijo al trabajo hasta que lo pueda acercar al colegio cuando abra, posiblemente una hora y media más tarde. 
ilustración original de Corazón.

Pensé que esto no pasaba desde hacía años. Es más, pensé que era algo que ocurría simplemente en libros como Corazón de De Amicis, donde niños de todo corte social coincidía en un colegio, con lo que Enrico, el protagonista, podía contarnos las muy distintas vidas, miedos, hábitos e impulsos de sus compañeros de aula. Recordé a Crossi, Coraci o Rabucco frente a Nobis, Votini o el propio Enrico. Pero lejos de ser parte de una novela es un chico que presumiblemente se tiene que levantar, también, a las cinco y media de la mañana para irse con su padre a esperar que abran el colegio. Y esto cada día.

Lo lógico, o lo que queremos para nuestros hijos, es que descansen todo lo que puedan. Que su sueño sea lo más placentero y amplio posible y que nada le despierte hasta que no sea hora de ir al colegio. Y si es apresuradamente, mejor. Yo nunca he tenido muchos problemas para madrugar, pero hoy en día recordamos entre risas lo que a mi hermano le costaba levantarse por las mañanas a la misma edad que el chico de ayer por la mañana. Hasta tal punto le costaba que no descarto que se le hubiera pasado por la cabeza dormir ya vestido. Lo lógico es que queramos que nuestros hijos no lleven nuestra vida, sino que sea mejor.

No puedo culpar al padre por llevarle a ese ritmo y no puedo culpar al colegio. Pero les puedo garantizar que es uno de esos momentos en los que, como alguien me hable de avances sociales y la lucha por el progreso como si fuera un slogan recurrente o un mal gag, me voy a enfadar mucho. La lucha por el bienestar de la población no puede ser solamente un cebo para los votos. Cada uno elegirá las herramientas; incrementar el gasto o bajar los impuestos (cualquiera que sea el orden en el que se diga y en el que se actúe… al menos en España), pero deberemos empezar a actuar con algo más de criterio a la hora de buscar soluciones e intentar ser más flexibles en recursos e ideas (¿ampliación de horarios en colegios para que el niño, aunque tenga que madrugar mucho aproveche para  aprender en el entorno adecuado?) pero hay que poner remedio… y mejorar el sistema educativo, claro, algo de lo que ya hemos hablado largo aquí.

8 comentarios:

jano dijo...

Se habla mucho de la flexibilización del horario laboral para compaginar vida laboral con vida familiar, pero lo cierto es que cada vez es más difícil lograr la armonía entre ambas desde que la mujer, por derecho y por necesidad, se ha incorporado masivamente a la vida laboral. Algunas empresas permiten al trabajador/a optar temporalmente por la media jornada hasta que los hijos tengan más autonomía personal por edad; ya es algo...
Pero lo cierto es que en España los sueldos son bajos y la necesidad de trabajar ambos miembros de la pareja es una realidad. También ocurre que los horarios laborales son rígidos, sin que ello signifique mayor productividad: en España pasamos tantas o más horas en el trabajo que en el resto de Europa, pero no existe la flexibilidad horaria que se precisaría para acabar con los "niños de la llave" y se desperdician horas de trabajo por ser impuestas.
En la reforma laboral que se avecina, sería interesante contemplar esa flexibilización de los horarios (hasta donde sea posible) y que el horario laboral sea real, porque muchos trabajadores/as tienen contratos de media jornada y trabajan realmente a jornada completa y asumiendo tareas que no son de su competencia.
Esto, me temo, es una realidad en España que, unida a los bajos salarios que se perciben, no fomenta en absoluto la productividad y sí favorece el absentismo y la simulación.
Un saludo a todos.

Nrq dijo...

Pues yo había pensado la solución por el otro lado, mire;

En España se habla mucho de apoyo social a los más desfavorecidos, de lo malo de la sociedad actual a nivel de egoísmo... pero siempre se acude a papá Estado y mamá Administración para que piensen en algo y solucionen el problema.
Esto me lleva a pensar que, si como usted dice Mr Jano, sería adecuado la inclusión de la flexibilidad en la reforma laboral para así ir macerando una nueva conciencia de horarios (trabajo remoto, cumplimiento de horas y resultados con margen en entrada y salida...), también deberíamos hacer crecer la conciencia de trabajar localmente. De generar comunidades y ser útiles a ellas. Ayer Ana Botella pidió voluntarios para las instalaciones culturales y Esperanza pide ampliar horarios de los profesores. Pues podrían generarse alrededor de los colegios grupos de voluntarios que acudan a cuidar a esos niños y la amplación de horarios dedicarse a atenderles en caso que tengan que ir demasiado pronto, derivando a los voluntarios dónde no se llegue o acudiendo a ellos para reforzar.
Son ideas en boceto, pero el entorno más cercano es el más más tangible y por lo visto tiene carencias.
¿Qué las empresas podrían incorporar esta atención? Claro, pero esto actualmente no se lo pueden permitir muchas empresas y, las que sí, no siempre tienen horarios tan intempestivos, pero qué duda cabe que serían también acciones a nivel de proximidad.
¿A cambio? Exenciones fiscales, uso de las instalaciones… no sé. De lo que sí estoy seguro es de la necesidad de crear un mayor espíritu de comunidad (ojo, no de comuna)

Si ya sé, hay que vender la idea, porque levantarse a las seis no es algo así que recabe mucho voluntario, pero mejorar los entornos próximos creo que puede ser muy vendible

Tasmania dijo...

Y la precariedad en el empleo y la situación de crisis empuja a muchas familias a no arriesgarse a pedir flexibilización en el trabajo.

Sin duda la crisis afecta muy seriamente a nuestro modo de vida.

Nrq dijo...

Sin duda la crisis tiene que ver con el miedo que refiere, Ms Cartoon, pero hay una parte importante que es de mentalidad. Una mentalidad a modificar, a evolucionar.

Louella Parsons dijo...

Lo primero que he pensado es que ese niño es hijo de padres divorciados con la custodia compartida. Esta semana le toca al padre y, por su tipo de empleo, no le queda otra que llevarse al niño con él, dejarlo en algún lado (un amigo, la madre, en su trabajo….) hasta que pueda entrar en el colegio.

No sé cuál sería la solución. A parte de la flexibilidad laboral, habría que fomentar también el teletrabajo aunque lo del voluntariado y la comunidad me ha gustado bastante, lástima que aquí no seamos como en Estados Unidos donde el voluntariado es casi una parte estructural de la sociedad. Nuestra mentalidad de voluntario sólo da para organizar las fiestas del pueblo.

De todas formas, hay otra cuestión espinosa y que la he comentado al principio: lo de la custodia compartida. Parece ser la mejor solución ante una separación pero yo no lo tengo nada claro (por algún caso que conozco), sobre todo cuando los hábitos del niño cambian sustancialmente. Pero esto sería meterme en un jardín que no controlo en absoluto.

jano dijo...

Don NRQ:
Nuestras soluciones son parciales y perfectamente complementarias, de hecho ese voluntariado al que usted alude está representado en España por los abuelos, que llevan a los niños al colegio, que les dan de comer en sus casas, que les sacan al parque mientras sus padres trabajan. En los países mediterráneos no tenemos tanto dinero como en USA, pero tenemos un tesoro que todos los anglosajones envidian: La Familia.
Si además de la familia existiera un voluntariado para aquellos que no tienen familia o que sus familias viven en otra comunidad autónoma, sumado todo ello a comedores escolares/guarderías públicas, la cosa sería más llevadera ¿no le parece?
Un saludo a todos.

Nrq dijo...

Me parece; incluso creo que una especie de "familias unidas" debería ser la base de esa actividad de voluntariado.

Nrq dijo...

... y hoy he visto a las 0650h a un sacerdote con un maletín grande, de estos de cuero con forma, más que de maletín, de caja subiendo la misma calle. Entiendo que iba a oficiar misa a casa de alguien que no puede desplazarse. La alternativa ya saben cuál es. Aún así, por ahí subía