Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 16 de abril de 2012

La tiranía de la mayoría by Tocqueville

"Los derechos de los pueblos se mantienen dentro de los límites de lo que es justo... Una mayoría entendida colectivamente, puede considerarse como un ente cuyas opiniones y, por lo general, cuyos intereses, se oponen a los del otro ente al que llamamos minoría. Si se admite que un hombre que tiene poder absoluto puede utilizar mal dicho poder agraviando a sus adversarios ¿por qué en el caso de una mayoría no sería posible el mismo enfoque?" Tocqueville

Al afirmar que en una democaracia una mayoría y sus representantes pueden actual legalmente y, sin embargo, de modo injusto, Tocqueville estaba planteando un lugar común del pensamiento político. Sugerir esta posibilidad es apenas plantear un problema o, mejor, un conjunto de problemas.

Para empezar, a fin de juzgar cuándo una mayoría utiliza mal sus poderes agraviando a sus adversarios necesitaremos, obviamente, algunos criterios. Veamos, en EEUU los opositores a ciertos e importantes cambios legales, desde la abolición de la esclavitud hasta la imposición de seguros sociales, han denunciado los cambios propuestos comos abusos de poder de la mayoría... o peor, como casos directos de tiranía de la mayoría. ¿Debemos decir, entonces, que cada vez que los intereses de una minoría se oponen a aquellos de una mayoría, la mayoría necesariamente utiliza mal su poder, sólo porque actúa con el fin de asegurar sus propios intereses?

Bien, semejante afirmación es claramente absurda, ya que uno de los objetivos de un proceso democrático es permitirle a la mayoría proteger sus intereses. Como dice el propio Tocqueville: " El poder moral de la mayoría se funda en el principio de que los intereses de los más han de preferirse al de los menos"

Entoces es preciso identificar un subconjunto de instancias de gobierno de la mayoría, en las cuales la mayoría, al usar su poder superior actúa injustamente (y quizás tiránicamente) respecto a la minoría. Pero ¿qué criterios debemos utilizar para distinguir la injusticia de un uso abierto y enteramente correcto del poder de la mayoría? ¿Todos los casos de injusticias por parte de la mayoría son también casos de tiranía o por el contrario la tiranía de la mayoría es , a su vez, un caso especial de injusticia?

Y no, no es una barrenada cualquiera el asunto. Cuanto más vueltas le doy más liberal - en el sentido estricto de la palabara- me siento.

2 comentarios:

Sostrato de Cnido dijo...

Esta es la razón por la que las democracias se deben constituir como democracias militantes. Para evitar los abusos.

Una democracia tiene que crear una constitución donde marcar las lineas rojas, las que no se pueden pasar de ninguna manera.

Estas tendrán que estar basadas en derechos humanos, competencia de las administraciones, derechos de los individuos (que son los verdaderos portadores de derechos, no los territorios, no los grupos) y funcionamiento político.

A partir de ahí la democracia se debe volver por obligación militante. Son legitimas todas las opiniones dentro de estas lineas rojas, las que estan fuera, no caben en esa constitución. No se puede vivr ante la idea de que todas las ideas son respetables si son de la mayoría. Lo puede ser la ablación o el exterminio de la minoría?

A partir de ahí, la mayoría tiene trazadas sus lineas rojas, las que no le permiten tiranía pero dejan un espacio de democracia.

No se debe confundir democracia solo con el concepto de gobierno de la mayoría, esta es solo una parte. Los métodos deben ser justos, y no sus fines.

un abrazo

Tasmania dijo...

Amén Sostrato, de eso se trata.