Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 28 de febrero de 2013

Sobre la cuestión de la igualdad y el derecho de voto

En los años Cincuenta del pasado siglo el Sur de los Estados Unidos no era un sitio fácil para los afroamericanos. La Guerra Civil pudo abolir la esclavitud, pero no los prejuicios raciales. Tal era la situación que en 1965 se aprueba el Acta de los Derechos al Voto (Voting Rights Act) que anulaba cualquier disposición que impidiera el voto a los Afroamericanos en Alabama, Alaska, Arizona, Georgia, Louisiana, Mississippi, Carolina del Sur, Texas, Virginia y ciertos condados de California, Florida, Nueva York, Carolina del Norte y Dakota del Sur, junto a ciudades de Michigan y New Hampshire.

mapa de influencia de la VRA
 

  ¿Sorprendidos? Pues en 2006 George Bush firmó la renovación del acta.

¿Y por qué les cuento esto? "ya está el fanático americano contando cosas que no tienen que ver con Urdangarín o Bárcenas" dirá alguno. Pues resulta que una disposición central de este Acta corre peligro de ser derogada porque los jueces más conservadores del Tribunal Supremo están cuestionando su vigencia. "Ya están los ultraconservadores americanos intentando cercenar los derechos humanos" dirán algunos de los anteriores más otros que hayan seguido leyendo hasta aquí.

El Presidente George W. Bush firma la prórroga de la VRA en 2006
Pero no es así. Los conservadores americanos son conservadores entre otras cosas porque creen en la cuestión federal más que los liberales y aquí entramos en dos de las mayores diferencias entre nuestra cultura y la suya: la primera que en España los que tradicionalmente han defendido un estado federal (y aún está pendiente que expliquen qué entienden por ello y qué diferencias hay respecto a las actuales autonomías) han sido los partidos de izquierda. La otra que allí el término "liberal" se asocia a los demócratas y en España es todo lo contrario.

Total, que los conservadores americanos creen que es mejor una situación en la cuál las comunidades y estados tengan mayor gobernabilidad propia y que la presencia del estado central sea menor. Los liberales de allí creen que un estado central fuerte es mejor. Y, con esto en mente, los jueces conservadores del TS se preguntan si es que los estados del sur son realmente más racistas que los del norte (Roberts, que es el Presidente del Tribunal), si es que Alabama no debe vivir bajo la confianza del país (Kennedy) o que mantener leyes que eviten el racismo perpetúa la cuestión racial (Scalia).

Yo creo que una ley que favorezca la igualdad es una ley absurda porque creo en la igualdad. Creo que se debe llevar a los tribunales cualquier acción que vulnere la igualdad y por eso no creo en la discriminación positiva, porque hace ley situaciones discriminatorias.

Tambien creo que no permitir a 16 estados tener la misma potestad que el resto sobre sus leyes genera desigualdad en una unión. Por tanto, los votos de los ciudadanos de Carolina del Sur no valen lo mismo que los de Maine, porque en ciertas materias sus representantes electos ya están atados de inicio.

Hacer una clase distinguiendo en grupos a buenos y malos alumnos hace que los malos sean peores. Castiga al malo por aquello en lo que se haya portado mal, pero no lleves a un tercio de tus alumnos marcados desde septiembre, porque entonces no mejorarán nunca.

3 comentarios:

Napo dijo...

Nrq, la discriminación positiva es una de las muchas ridiculeces que se pueden legislar.

La Igualdad es una e inlegislable. Sólo es defendible si sufre ataques. En el momento que la clase política legisla de esa manera crea desigualdad. Marginal.

La descriminación positiva es sólo un buen caladero de votos, que bien vendida no resta entre las huestes más progresistas.

España, desde que nació esta última constitución ( con minusculas) vive una desigualdad creciente.

Hay comunidades autónomas con privilegios fruto de su historia¿? y consecuentemente hay ciudadanos con privilegios que otros no tienen.

Un país así está condenado al fracaso.

Me quedo con America: Me conformaría con que nuestra clase política se dedicara exclusivamente a imitar sus aciertos y... y sus errores.

Nrq dijo...

Pues no imagina la guerra que da también un acta llamada ERA (Equal Rights Amendment) que busca la igualdad entre hombres y mujeres. Lleva varios años sobre la mesa y aún no tiene rango de ley por el conflicto de si por intentar promover la igualda, sólo se abunda en las diferencias

Napo dijo...

La igualdad es como la rosa. Es natural. La concedió Dios. Mejor no tocarla.