Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 4 de marzo de 2013

Traductores

Hay una frase inglesa que dice: "The spirit is willing, but the flesh is weak" Es un dicho que también tenemos nosotros: "El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil". Ahora bien, como se sabe, la palabra inglesa spirit significa "espíritu" pero también "alcohol", un doblete que se da en otras lenguas europeas y que aparece, aunque algo transformado, en esas bebidas que llamamos espirituosas. Son estas mezclas de significados las que hacen tan difíl a veces, la traducción, sobre todo en el campo literario.

En el mundo de la diplomacia y de la política, especialmente en la prosa de acuerdos y tratados internacionales, una sola palabra puede entretener a traductores y dipomáticos durante días o meses. Es muy importante. Cualquier equivocación pueda dar lugar a disputas interminables o a conflictos semánticos de solución imposible. Por éste y otros motivos se empezó a trabajar en una máquina que pudiera traducirnos al instante.

El problema es que la dichosa máquina traductora resultó ser un desastre. La frase inglesa que les mencioné en el primer párrafo fue traducida por un maquinillo de esos como: "El vodka es bueno, pero la carne está podrida". Un disparate. Se supone que si los resultados son de este estilo, la máquina de traducir no debe ser utilizada en ningún caso, mucho menos en las relaciones internacionales.... Aunque.... a la vista de cómo transcurren las cosas últimamente no sería improbable que todo se basase en un inmenso error de traducción.

2 comentarios:

Napo dijo...

Jjajjajajaja.
Lo de la traducciín a lo mejor se puede arraglar. LO difícil es que el personal se entienda.

Es probable que lo ambiguo sea la causa de que se terminen firmando muchas cosas. La ambigüedad le da a todos los políticos la posibilidad de llegar antes lo suyos y decir que se ha ganado en la negociación. En lo firmado. También les da agurmentos para justificar posteriores errores.

Hay errores que mucha gente prefiere no corregir para no sentirse encorsetados.

“A rio revuelto...”

Tasmania dijo...

Sí, es curioso Napo. Por ejemplo la típica guerra de números respecto a cuántas personas había en una manifestación, o cuántas han secundado una huelga... con la manipulación del lenguaje es fácil arrimar el ascua a tu sardina