Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 7 de mayo de 2012

Y le llaman Amanecer Dorado...

Tras abrir los ojos y descubrir que estaba sola, aunque no abandonada, fue cuando instintivamente alcé una mano y la coloqué sobre el corazón. Para mi horror, había un agujero profundo donde debía estar el corazón. Un agujero del que no manaba sangre. "Estoy muerta" murmuré. Sin embargo, no me creí.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Sí, de acuerdo, dirán algunos. De acuerdo con que Platón defiende la soberanía de la razón por encima de la soberanía del pueblo porque defiende que ni siquiera la mayoría tiene derecho a decidir cosas injustas. Pero, digo yo, ¿no hay en ello una trampa? Porque ¿quién sabe lo que dice la razón y quién puede decir, al margen de la mayoría, lo que es justo y lo que no? Somos hombres, no dioses. Nadie puede pretender tener la razón en sus manos. Nadie puede pretender saber mejor que nadie lo que es justo y lo que no lo es.

Así pues, ¿la democracia al margen de la Ley es un instrumento de la tiranía? ¿O más bien ocurre que la democracia es el instrumento adecuado que tienen los hombres para otorgarse leyes a sí mismos? ¿No será mejor que sea la mayoría la que diga lo que es justo y racional a que lo diga...? ¿Y quién podría decirlo? ¿Quién con más legitimidad que la mayoría?

Elecciones en Grecia, Francia y Serbia. La tiranía de la mayoría de Tocqueville. Una barrenada.

7 comentarios:

Olivia dijo...

Es un tema inquientante que me desborda y no solo por mi nula formación en teoría política.

Quizás sea una minoría la que ponga los mimbres, no sé, y la mayoría los acepta por puro sentido común, o sencillamente por instinto de supervivencia.

Lo de Grecia tiene una pinta muy mala, nada que ver, por supuestísimo, con Marine Le Pen. Si la mala pinta se confirma lo que no se explica es porqué pudieron presentarse a las elecciones, los de Nuevo Amanecer.

No hay cabida en una democracia para Amaiur ni la hubo en su día para el Frente Islámico en Argelia. Las democracias tienen que defenderse (recuerde que se anularon los resultados favorables al citado FIS), luego... las cosas salen como salen, pero eso ya es asunto y responsabilidad de la mayoría. No sé.

navarth dijo...

¿Amanecer Dorado? Quizás haga referencia a esa sensación cálida y placentera que sienten los niños al despertar, hasta que descubren que , lo que ocurre, es que se han hecho pis.

Louella Parsons dijo...

Lo que ha ocurrido con ese partido nazi griego va a ocurrir en el País Vasco en las siguientes elecciones autonómicas porque queriendo ser auténticos demócratas en algunas ocasiones y auténticos mercaderes de la política en otras, hemos legitimando partidos con ideas que esconden auténticos totalitarismos, y la sociedad española ha sido preparada para aceptar cualquier aberración política, cualquier injusticia, en aras de la convivencia y la paz, términos aparentemente sencillos pero demasiado complejos para entenderlos por la mayoría y, sobre todo, facilmente manipulables por hábiles políticos que los pervierten buscando su propio beneficio.
La desolación.

Olivia dijo...

Creo que viene muy a cuento, y está muy bien, el comentario de Arcadi Espada, ayer en su blog:

Lunes en Europa

1. Dice Hollande: «Salvaremos nuestro estado de bienestar». Es la gran especialidad de la izquierda: hacer creer a los ciudadanos que la derecha pretende el mal. En realidad, la austeridad solo tiene un objetivo: salvar el estado de bienestar europeo.

2. Grecia. Parece haber un acuerdo general en que los resultados son dramáticos. Hummmm... No lo veo así. Refleja con perfecta nitidez cuál es la alternativa moral, intelectual y política a los dos partidos mayoritarios. Esto es: el nazismo y el comunismo. Y refleja también a qué grados de repugnante frivolidad se entrega el llamado pueblo en el ejercicio de su soberanía. Más de un cuarenta por ciento de los ciudadanos creen que el nazicomunismo es una alternativa preferible al presente. No, no es desesperación: son solo tipos malcriados. Muchos, eso sí.

Louella Parsons dijo...

Querida Olivia:
efectivamente son dos buenos y certeros comentarios de Arcadi.

Malcriados y sin una mínima inquietud intelectual que les haga detenerse y pensar medio minuto en algo más que no sea digerir consignas sin filtro alguno.

Tasmania dijo...

Estoy de acuerdo con los planteamientos de Arcadi pero nunca, nunca, llegamos al fondo de la cuestión. ¿Es la mayoría una tiranía?
No, yo tampoco tengo la respuesta.

Tasmania dijo...

Respecto a los temores de Louella yo también los comparto pero existe una gran diferencia. Visto lo visto en Grecia van a tener que convocar de nuevo elecciones, es imposible rehacer una mayoría con este resultado. Sin embargo, en el País Vasco siempre, siempre, encontrarán esa panda de malnacidos alguien a quien arrimarse.