Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 12 de noviembre de 2012

Carnicería en El País


 En la carnicería profesional que supone el ERE de El País hay silencios clamorosos.

Verán, el sábado por la tarde 129 periodistas del periódico global recibieron vía email la notificación de su despido. Entre los afectados muchos pesos pesados de la redacción, que ven truncada su trayectoria en el medio en el que han trabajado 20, 30 e incluso más años, como Ramón Lobo, reportero de guerra muchos años y uno de los veteranos del diario del Grupo PRISA, o Javier Valenzuela, corresponsal largo tiempo en Llíbano y más tarde en EEUU. Enric González, Miguel Ángel Villena...

Forges sí, Forges ha salvado el culo.

Todo ellos han sido despedidos aplicando al pie de la letra la reforma laboral decretada por el Gobierno de Rajoy: 20 días por año trabajado y con el límite de 12 mensualidades. Una reforma que tantas críticas editoriales ha recibido desde las distintas empresas del Grupo, desde el propio diario que dirige Javier Moreno, hasta la Cadena Ser o la televisión Cuatro.

Y les hablaba de silencios clamorosos porque este asunto no mereció el domingo ni un sólo editorial, ni una columna de renombre en el resto de los diarios nacionales.

En su versión oficial, El País publicó su carta "A nuestros lectores" en la que desarrolla la teoría " mal de muchos, consuelo de tontos" asegurando que The New York Times, Le Monde o The Guardian también van de cabeza.

Más de 8.000 periodistas españoles ya están en el paro. Una sangría a la que Cebrián, con su salario de 13 millones de euros al año, no le ha hecho temblar el pulso. 129 veces pulsó "enviar".


1 comentario:

Napo dijo...

Dios... cuanta mentira hay en la política y la prensa.

Lo siento por esas personas que han perdido el empleo. El que no se significara mucho, es posible que tenga sitio en algún otro medio.

Hay grandes periodista españoles que pasaron por el País durante años y al final fueron expulsados por no comulgar con las ruedas de molino que les imponia la linea editorial.

LLevar 30 años en un periódico sin tener problemas es muy difícil. Hay que ser muuu...

En España, hasta a los borregos se les expulsa de rebaño.
En España, lo único seguro es la incertidumbre.