Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 19 de noviembre de 2012

Sobre la educación

¿Me permiten una reflexión sobre el conocimiento?  Suena algo pedante, lo sé, pero este pasado fin de semana un artículo de un catedrático de economía -creo que inglés- ha desatado los infiernos en la sobremesa de casa de unos amigos. Les expongo a continuación mi posición.

La revolución que ya ha tenido lugar en la toma de decisiones en finanzas o en márketing llegará pronto a todas las áreas del conocimiento. Me refiero a la necesidad de obtener una alta cualificación en matemáticas y estadística. Y es que las matemáticas no son sólo, como dijo Galileo, el lenguaje en el que Dios creó el universo, sino que son el lenguaje de los datos y la información en la que estamos inundados. Sin entender modelos matemáticos sencillos, lo que éstos pueden predecir y los que no, los supuestos que requieren, la confianza que merecen... es prácticamente imposible participar activamente en campos aparentemente tan poco matemáticos como la biología, la economía, las financias, la sociología, la ciencia política, el márketing....

Nuestros hijos vivirán en este mundo rico en datos, en el que los trabajos manuales bien pagados habrán desaparecido prácticamente, sustituidos por robots, y en el que la habilidad principal necesaria para ganarse bien la vida será saber manejar datos, información, símbolos e ideas. Todos sabemos que las máquinas no se manipularán con las manos, sino con teclados, por lo que los maquinistas tendrán que saber programar. Quiero decir, las decisiones no se tomarán a partir de intuiciones e instintos, sino a partir de una lectura correcta de la evidencia.

La conclusión respecto a nuestro sistema educativo es clara: los fundamentos para salir adelante en la economía del conocimiento son: un nivel avanzado de confianza en el uso de las matemáticas y la estadística, una capacidad elevada para escribir un argumento, no sólo correcto desde el punto de vista ortográfico, sino razonado con claridad y convicción, y un nivel avanzado de inglés.

Ahora revisen los libros de texto y los programas educativos de sus hijos y pónganse a llorar.

5 comentarios:

El Fugitivo dijo...

No te falta razón, pero no es incompatible el conocimiento matemático y el inglés con una sólida base de humanidades y unas nociones artísticas.

Lo que es incompatible es nuestro sistema educativo español, con cualquiera de las especialidades.

FugisaludoS

Tasmania dijo...

Cierto, no pretendo despreciar las humanidades, en absoluto, sólo creo que no se repara lo suficiente en la importancia que tienen y tendrán las materias matemáticas y el inglés.

Tasmania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sergio Galmés dijo...

Aunque me duela, razón no le falta en absoluto. Soy completamente inútil en los idiomas, y en los números ni le cuento. Sé que, se quiera o no, los números los necesitamos para comer, y el inglés para vivir.

La vida demanda aptitudes (y por qué no decirlo, actitudes), que debemos obtener si queremos, en algún momento, ser útiles y satisfacer alguna necesidad. (Vaya, como se ve el el plumero publicista).

Saludos!

Tasmania dijo...

No se preocupe amigo, la estadística fue siempre mi cruz...