Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

viernes, 9 de noviembre de 2012

final de campaña


230.000 votos, un 7,4% de diferencia. Ni en mis peores pensamientos hubiera previsto un resultado así.

No me gusta perder. En MoneyBall Aaron Sorkin pone en boca de Billy Beane (interpretado por Brad Pitt) una frase que lo clava. "Odio más perder que lo que me gusta ganar". En la política española, y en general la europea, la derrota se difumina con la representatividad. EL PSOE se las está llevando todas en el mismo sitio, pero los cabeza de lista y los que van detrás de estos llegan a los parlamentos y tienen cuatro años por delante para ganar otros cuatro. Y lo que hoy aplica al PSOE, aplica a cualquier partido en cualquier otro momento.

Pero aquí no es lo mismo. Aquí pierdes y te quedas fuera y los parlamentos se componen de todos aquellos que han ganado, aunque luego a nivel de partidos sean minoría. Y una vez dentro, incluso siendo mayoría tu partido, una propuesta tuya la puedes perder. Es duro, pero parte del juego y, cuando entras a jugar, ya sabes de qué va.

230.000 votos. Un incremento de más de 10 puntos en participación de lo que hubo en las elecciones especiales de 2010 que le dieron el sitio en el Senado a Scott Brown. Y no hay nada edificante en la derrota.

El día de las elecciones estuve asignado en la War Room, la sala dónde el equipo directivo de la campaña prepara el día de la elección y hace el seguimiento. Llevaba desde el sábado por la noche allí, en el Hotel Park Plaza, y sólo salí un momento el lunes por la mañana a buscar algo de abrigo porque el aire acondicionado estaba como para criar pingüinos. Pues bien, las dos últimas horas de las urnas, de 6 a 8, fueron más largas que los tres días que llevábamos  encerrados.

Se cierran las urnas y comienza el recuento. Yo salía a un pasillo de acceso restringido y lo recorría de arriba abajo. Cada ida y vuelta entraba de nuevo y lo que primero miraba era la cifra del recuento. Si cambiaba esa caja, entonces miraba cómo iba cada candidato. Si no, vuelta al pasillo a pasearlo. El Senador Brown estaba pegado a las pantallas que seguían el recuento ciudad por ciudad. Una hora de paseos más tarde apenas con el 40% escrutado, Brown se levantó y dijo "Chicos, en 15 minutos creo que voy a conceder la elección".

Y así se acaba todo. Y no hay nada edificante en perder, porque en ese momento lo único que quieres es volver a tener una elección en las manos para hacerlo de nuevo y no perder.

Pero estas elecciones han demostrado de nuevo la teoría de que la alta participación favorece a los partidos de izquierda. La única vez que en este estado se ha votado más ha sido en el 60 por Kennedy. Ni siquiera la elección de Obama en 2008 alcanzó la participación de este año. Y éste ha sido el verdadero éxito de la campaña de Elizabeth Warren. La presencia permanente. La frase corta e impulsiva. El hacer de la votación un tema esencialmente visceral y así llevar a la gente que no vota a las urnas. Porque el cambio de voto es raro. No buscas que alguien cambie de tendencia porque eso pasa muy pocas veces, sino que lo que buscas es que te voten ese día los que venían votando ocasionalmente. Y el votante conservador es muy disciplinado, con lo que el margen ahí es menor. 

Odio perder y Mindy Myers, la jefa de campaña de Warren, lo ha hecho muy bien, porque no ganas jugando a conservar (y en Massachusetts los demócratas ganan casi siempre). En elecciones así no.

7 comentarios:

juan dijo...

Imagino que dentro de un bando no se ve igual que fuera de la disputa directa, no ve igual un Barça-Madrid igual uno del Bilbao que uno de los implicados.
Parecía claro que iba a ganar Warren (aunque igual no tan holgadamente por varios factores:

a) en los 3 debates según los medios locales (excepto el primero tal vez) se impuso.
b) aunque los escaños no son prestados, el argumento demócrata que era "el de los Kennedy" y que había sido usado mal por Brown caló.
c) No puedes ir de independiente como hizo Brown mientras Akin y otros competían por la burrada más gorda y tener el historial de votación que tenía, muy correlada a lo pretendido con el Tea Party.
d) A pesar de que el Senado seguía con mayoría demócrata la gente no ha valorado positivamente los chantajes al límite que estuvieron a punto de situar al país "en default virtual" algunas horas. Una cosa es el sistema de check and balances y otra usar un poder para el chantaje, el gobierno es el gobierno.
e) Brown quiso subir el perfil del tema del origen indio de Warren en exceso, el tema no daba para tanto. No exageremos en cuando la tolerancia americana a la mentirijilla, hasta Clinton mintió, salvó el impeachment y es uno de los presidentes más valorados. Brown atacó la anéctoda y Warren el fondo.
f) lo del 47% movilizó a muchos de ese "presunto 47%", acción-reacción.

Brown no perdió por la campaña (al menos por la suya, algo por otras del GOP), Brown perdió por no tener haber mostrado más independencia antes y desmarcado más en las posiciones oficiales más extremas del GOP.

Y sí, cuando votan todos normalmente sube la izquierda porque la derecha siempre vota, siempre perdona las faltas de los suyos. La única izquierda igual de disciplinada es la abertzale...si tienen que abstenerse se abstienen, si dicen de votar nulo, todos a votar nulo, pero es una situación excepcional no generalizable.

Nrq dijo...


a) con los debates puedo estar de acuerdo si alguien me pide por décima vez que dé un ganador a cada uno de ellos.

b) El argumento era que el asiento pertenecía de Ted Kennedy. Pertenece a quién lo gana. ¿Y ahora? ¿va a dejar de serlo ahora que lo ha ganado Warren?

c) Brown tiene su propio criterio y fue quién saltó antes a reprender a Akin. Akin ha pagado por lo suyo

d) No hubo chantaje y si lo hubo el Senado (con su mayoría demócrata) colaboró con él. Aquí hay separación de poderes y si te toca un legislativo de signo contrario, cuando en enero juras el cargo sabes a lo que vas. Esta es la belleza del Sistema, que te obliga a negociar o a frenar. El otro lado es lo que tenemos aquí.

e) Warren adujo cuestiones que no ha podido probar. Más grave es lo del examen de abogados.Pero si a la gente no le importa, no le importa. Nixon mintió y tuvo que dimitir. A lo mejor es que cada vez somos más laxos con la mentira y nos importa menos a los que votamos.

f) ¿Qué son "muchos"?

En Massachusetts no ganas si eres republicano como lo eres en Texas y lo de la izquierda abertzale me parece un poco sacar los pies del tiesto.

juan dijo...

b) Bueno, yo decía lo mismo, que los escaños no son prestados, pero que el argumento caló.

c) pero la campaña de Warren hizo un buen trabajo sacando temas claves de su historial del voto en el Senado. Siendo en el Senado su voto menos decisivo al tener mayoría los demócratas hubiese podido trabajar un historial de voto más independiente sin impedir iniciativas del GOP que de todas formas no iban a salir.

d) Bueno, a mi me gusta que el voto de los parlamentarios no tenga estricta disciplina de voto, pero lo lógico que el ejecutivo que aplica las leyes del legislativo aplique las leyes que quieran hacer. Una cosa es negociarlas y otra muy distinta que tengas que aplicar leyes muy distintas a tu programa votado.
Y luego, al menos en estas elecciones donde la cámara se renueva del todo es raro que el congreso sea del GOP, ¿motivos? el arte del gerrymandering.
http://thinkprogress.org/justice/2012/11/07/1159631/americans-voted-for-a-democratic-house-gerrymandering-the-supreme-court-gave-them-speaker-boehner/?mobile=nc

f) "muchos" son a lo mejor un 5-6% de desencantados con Obama al que iban a castigar con la abstención y que temas como el 47% les ha podido dar motivos para "perdonar a Obama"
En una elección reñida puede ser clave.

Y te daba la razón en cuanto a que los votantes más propensos a la derecha son más de votar siempre que los de la izquierda, los cuales siempre necesitan motivos extra, y puse como excepción los de la izquierda abertzale (con la que no simpatizo en absoluto) que en ese aspecto son también de votar siempre. No era una comparación de ambos grupos de votantes.


En todo caso es positivo que vote cuánta más gente mejor puesto que equivale a una muestra de preferencias más real.

Nrq dijo...

b) Ése argumento no cala. O está ganado o no lo está. Pero quién no lo creyó al principio no lo va a creer al final. Es otra forma de incentivar proselitismo ya existente. Asegura el voto, no lo crea.

c) ¿sugieres que el voto debe ser acorde a la ambición electoral y no a la conciencia política del electo?

d) no me queda claro el primer argumento y Thinkprogress… sí, una estructura muy neutral desde luego. Ya sólo empezar y ya argumentan con una falacia (en el sentido lógico del término). Una falacia que en otras ocasiones les ha venido genial aprovechar, por cierto.

f) ¿dónde está esa estadística?

Debe votar más gente? Sí, siempre. Debe haber menos votos cautivo del miedo y de la subvención? Hoy le decía a una amiga que yo también soy Obama pudiendo meter un gasto brutal, pero todos (cosa que no creo) sabemos lo que es un déficit brutal y qué implicaciones tiene.

juan dijo...

b) hay una inercia que a veces se rompe para evitar vicios, hay países con 1 legislatura de derecha por cada 3 de izquierdas y otros con 3 legislaturas de derechas por cada 1 de derechas. Por tanto el sustrato es el que es. También en Massachusets fue gobernador Rommey, pero no crea tendencia, pudo ser por necesitarse un cambio de ciclo.

c) la política es el arte de maximizar el voto, olvidemonos de idealismos en los que yo por cierto si creo. El problema es de la situación de Brown es que de cara a mantener la representación en ese estado tenía que hacer lo contrario a lo que tenía que hacer para ganar posibilidades para retos mayores representando al partido. (ojo la conciencia puede ir en un lado o en otro). Ya hemos visto que lo que dictaba la conciencia a algunos del GOP ha perjudicado mucho a otros.

f) Se ha votado a la vez poder ejecutivo y el 100% de una de las cámaras del ejecutivo y 1/3 de la otra. Pudo haber voto dual pero no lo hubo, hubo representatividad dual. El partido demócrata ganó por medio millón de votos en las papeletas al congreso tiene un 20% menos de congresistas. Yo creo más en lo de una persona un voto y que todos valgan lo mismo.

f)pues muchos estudios al respecto, cómo tu mismo comentabas un plus de participación va mayormente a la izquierda.

Respecto a lo del voto cautivo y rent-seekers no creo que pueda adscribirse a la izquierda en mayor proporción que a la derecha, aquí tenemos a la familia de la gran liberal colocada en puestos "de asesor", tenemos subvenciones a empresas de familiares en los 2 bandos.
Respecto a los déficits, si bien es cierto que Obama tiene un 9% de media anual podemos decir que heredó la movida financiera, y que US está sacando cabeza mejor que Europa, algunos topicazos como que los republicanos son los que miran de equilibrar el presupuesto parece que no son ciertos, desde Reagan incluido parece que el único que se ha acercado al presupuesto equilibrardo ha sido Clinton.
http://www.forbes.com/sites/jamesglassman/2012/07/11/the-facts-about-budget-deficits-how-the-presidents-truly-rank/

y bueno, respecto a aumentar el presupuesto este gráfico da sorpresas, Obama el que menos lo hizo, pero dado que el déficit es un % del GDP que le pasaron en fase decreciente y una legislación con tax-cuts por arriba el déficit se le disparó.
http://www.thefiscaltimes.com/Columns/2012/06/01/Whos-the-Biggest-Spender-Obama-or-Bush.aspx#page1

Tasmania dijo...

Odias perder, claro... Pero es necesario perder alguna vez para poder ganar.
Si se quiere se aprende mucho cuando uno pierde.

Tasmania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.