Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 9 de mayo de 2013

Premios y Premiados


Hay premios que son la máxima aspiración de los candidatos y hay premiados que son la máxima aspiración de los certámenes.

Hemos oído historias y visto películas en las que desde Suecia se hacen llamadas nocturnas a personas que han dedicado su vida a una labor, han marcado un momento importante en un campo concreto y que, por tanto, son reconocidos con el Nobel. O cómo el hecho de que te concedan un Oscar hace a los profesionales del cine emocionarse, especialmente si la labor es de las calladas o los formatos son de públicos minoritarios. Lo mismo con Cannes, Berlinane o Venecia.

Y luego están los premios que buscan obtener reconocimiento premiando a Nadal, Alonso, Umberto Eco... o los festivales de cine que premian a Salma Hayek, Antonio Banderas o cualquier actor que saben que acudirá a recoger el premio. En todos estos ejemplos el certamen o evento es premiado con la asistencia de la personalidad, la personalidad atrae a la prensa y eso publicita el galardón, lo que premia, doblemente ahora, al certamen o evento.

Pues en política pasa algo similar (y ya hemos hablado de esto en el blog: Alexandre Auguste Ledru-Rollin, el radical francés que dijo; "Ahí va mi gente. Debo averiguar hacia dónde van para así poder liderarles").
Lo veo con el tema de la consulta en Cataluña: CiU y ERC lideran un movimiento para poder realizar una consulta que pregunte a los catalanes (supongo que, por “catalanes”, abarcamos los empadronados en alguna de la cuatro provincias) acerca de Cataluña como nación independiente de España. Todo esto se enmarca en un escenario en el que Artur Mas encuentra su rol de ser quien tira del carro en un tema que se nos plantea como la voluntad de la mayoría de los catalanes.
Entiendo esa voluntad como el derecho a ser consultado, no a ser independientes, que será lo que dirima la propia consulta.

Bien: Mas y Junqueras han decidido montar el evento y liderar la iniciativa. Pero Pere Navarro (PSC) no se mueve en un sentido abierto, porque no sabe dónde se mueve su gente. No conoce a su electorado.
Puede conocer su voto fiel, pero a sabiendas de que con ellos no llegará a Sant Jaume, quiere buscar en otros segmentos y no conoce quiénes son ni dónde están aquellos que le observan como posibilidad en unas elecciones pero tienen que ser convencidos.
Así que se mueve según ve caer los hechos. Esto, inevitablemente, refleja duda y la duda no genera liderazgo.
Busca ser el certamen que atraiga una “estrella” (posicionamiento razonable) para poder encontrar reconocimiento, pero todas las “celebridades” parecen estar comprometidas con otras organizaciones.

No hay comentarios: