Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 12 de septiembre de 2013

en recuerdo de dos 11 de septiembre

Ayer era 11 de septiembre. A lo mejor porque no soy catalán, aunque sí del Barça y porque no oculto que el catalán es una lengua que me gusta intentar hablar. O porque (vamos a por el topicazo, pero es lo que es) me encanta Gerona, la provincia entera, y Barcelona; partes de la provincia y, por supuesto la ciudad; Bel y Cia; las calles ortogonales que incitan a desorientarte por ser todos los cruces semejantes pero todas las calles distintas; Can Isidre; Vinçon; los nombres de las calles como Consell de Cent, Pau Claris... y hasta un taxista pakistaní que me contó en una ruta “de escapada” la historia política reciente de su país.
Nota al margen; puede que leyendo esto piensen “freak”, pero Pakistán como realidad política es apasionante y tienen armamento nuclear, lo que condiciona mucho las miradas sobre su estabilidad.

Pero para mí el 11 de septiembre tiene toda la  implicación en el World Trade Center. “11 de septiembre” está totalmente monopolizado por este hecho sin ningún tipo de calificativo adecuado.
Pero viendo las noticias de hoy todo es cadena humana, Diada, el líder de ERC besando en el momento que pasa la cámara a, entiendo, su hijo en la estelada que el niño lleva como capa (buen timing, sí señor), gente encantada, haciendo la ola también cuando pasaba la cámara, gritando por la independencia, Artur Mas pisando la bandera al subir al altar de una iglesia en Gerona… Por cierto, mal gesto. Las banderas no se deben pisar ni usar como alfombras porque significa desprecio a lo que representan o la creencia de que un territorio está a tus pies.


Y en cambio ves en apenas diez segundos el Empire State iluminado de rojo, blanco y azul con los dos haces de luz de la Zona Cero de fondo. Y me da por pensar que mientras en un país se genera júbilo por la celebración de la separación en el día que se celebra una derrota (¡una derrota!), otro país, 19 veces más extenso que España y 300 veces más extenso que Cataluña se une en silencio en el recuerdo de una tragedia.

No hay comentarios: