Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 15 de octubre de 2012

Juanli, Juanli...

Cebrián, ni corto ni perezoso, ha intentado justificar el proceso que está viviendo el diario EL PAÍS diciendo que nos encontramos en una revolución y ‘como todas las revoluciones, incluidas las exitosas, esta va a ser una revolución sangrienta’. Unas palabras que han despertado las críticas del comité de empresa, que ‘no considera que la defensa del sueldo supermillonario de Cebrián (el pasado año se embolsó 13M€)  y sus ejecutivos justifique ni una sola gota de sangre y que estas declaraciones vuelven a poner de manifiesto la pérdida de sentido de la realidad del presidente de EL PAÍS. Tal vez sea esta la causa de los problemas económicos de PRISA y no sus trabajadores’.
Estas recriminaciones a las palabras de Cebrián llegan tan solo unos días después de que el comité de redacción se reuniera con el director del diario, Javier Moreno, y el director adjunto, Vicente Jiménez para mostrar su descontento sobre las informaciones que había publicado el periódico sobre el ERE que han planteado. El comité trasladó el descontento que había entre los periodistas por la publicación de informaciones en el periódico que considera comunicados de la dirección, señalando que ‘en el caso de que lo publicado fuera una pieza informativa, el tratamiento es totalmente desequilibrado, con escasa representación de una de las partes y omisiones, apuntan. Una recriminaciones que la dirección escuchó pero que no comparte.

El ERE anunciado por El País afectará a 149 personas, el 34,5% de la actual plantilla. Un recorte que supondrá 128 despidos y 21 prejubilaciones para mayores de 59 años. En cuando a los despidos se aplicará una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades brutos, el mínimo exigido en la última ley laboral. A esto hay que incluir además la reducción del 15% del salario fijo para toda la plantilla resultante.

2 comentarios:

juan dijo...

El mayor error de Polanco fue confiar en el franquista de Cebrián. La más capaz de la familia, su hija es la que lo tenía enfilado y si no hubiese sido porque un cáncer se la llevó hubiese acabado con Cebrián.
Nunca se ha visto una inutilidad mayor. ¿Qué sentido tenía teniendo más de un 50% de Sogecable endedudarse con 3000 M€ para tener el 100%? Además Sogecable no iba a ir a más sinó a menos. Muchos más canales y plataformas de pago y gratis, y ya no se tenía el monopolio del futbol.
Pues bien, PRISA con un conglomerado de empresas donde todas ganaban dinero era imposible que con los beneficios pagasen esa deuda contraída absurdamente. Luego encontró a los fondos de Liberty para echarle un cable rescatando la empresa y diluyendo a la familia propietaria y por eso autorecompensandose con un salario estratosférico e inmoral para una empresa y más en sus circunstancias.

Lo peor es que este tipo va dando lecciones y se cree que su opinión sienta catedra.

Olivia dijo...

Una vez me comentó un veterano empleado en una de las empresas del grupo, que Polanco, comparado con Cebrián, era un romántico perdido.