Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 22 de octubre de 2012

Rojo sangre

He de reconocer que me pone la urgencia de la noticia, ese fugaz momento en el que surge la información y has de interpretarla de inmediato. Cuando tratas de hacer análisis político esto no es así, no puede ser así, y menos en análisis electoral.

No obstante, entregada a esa fugacidad -que incluye el reconocimiento de que me puede la urgencia- les comentaré aspectos sorprendentes de las elecciones vividas ayer en Galicia, donde resido.

Lo que acaba de suceder aquí lo anticiparon en mayor o menor medida la generalidad de los sondeos que se publicaron, con pequeños matices. Lo que no nos contaron fue la progresión meteórica de los Beiras, Altenativa Galega de Esquerdas, un conglomerado de nacionalistas, antisistemas y progrerío extremo.

Porque no, no es cierto que AGE sea la mitad del nacionalismo del BNG. Ciertamente se nutre de la ruptura del nacionalismo tradicional en Galicia pero no es sólo eso. AGE es trasversal y de ruptura, es un partido antisistema, que da respuesta a un elector insumiso. Y lo dijo Beiras anoche, con sus nueve diputados pretende hacer la guerra en la calle y en el Parlamento, al tiempo en que le recordaba a Feijóo que ojo, que no se va a encontrar una ciudadanía mansa como las vacas, ya se ocupará él de que no sea así.

Que a Beiras se le va la olla lo sabemos todos en Galicia pero Beiras es un cuki. Toca el piano, siempre tiene la anécdota adecuada, la mejor metáfora, la cita perfecta. No me sorprende ver a Beiras ondeando la bandera antisistema, no... aunque esperaba algo mejor de él.

Pero no puede acabar aquí el análisis. Beiras va de la mano con la IU de Cayo Lara, de los locos del SAT, del alcalde de Marinaleda. De la mano de la Izquierda Unida que gobierna con el PSOE en Andalucía y que permitió gobernar al PP en Extremadura. Y Cayo Lará querrá hablar y ya sabemos que a Beiras no le gusta más que escucharse a sí mismo.

6 comentarios:

Nrq dijo...

y el PSOE?

Yo creo que es porque han ido con mucha artillería durante toda la campaña y el gallego no es amigo de grandes alardes, especialmente cuando "estamos de luto".

Pero puede que me equivoque

Tasmania dijo...

Uf el PSOE, amigo, el PSOE... el batacazo ha sido descomunal, miedo me da pensar en quién surgirá de su catarsis, no en vano de la última nació Zapatero.

En todo caso, mi intención ha sido analizar el papel de Beiras en las elecciones y lo que podemos esperar de él. Piano, piano...

Anónimo dijo...

¿Hay alguna opción? ¿será coherente Beiras? Por qué juzgarle por si toca el piano

Artanis dijo...

A Beiras le encanta oírse. Cierto. Tanto es así que, en sus declaraciones, ya posterga a la líder gallega de IU, tan joven, empática y sectaria ella... Pero Beiras -a quien los primeros planos de la cartelería le auguran ... bueno, dejemos eso...- vuelve a ser protagonista. O antagonista, mejor dicho. Y dice que el PP ya está derrotado. Y se dice fuerza de futuro. Y de alteración del orden pacífico de los cementerios que gusta a los herederos del franquismo opusdeísta.
Y yo, que soy terco, creo lo contrario. A Beiras lo han traído los votos de la nostalgia. Los votos de los que buscan un retorno descarnado al pasado, a los gritos, a los insultos, a los zapatazos. No son votos de solución. Son de confrontación. Y de nostalgia, recalco. De ucronía contrafáctica. Fraga no está. Y esperan que Beiras, en su ausencia, dé otro desenlace al duelo en el O.K. Corral...

Tasmania dijo...

No amigo, yo no juzgo a Beiras porque toque el piano, hasta ahí podíamos llegar.

Ayer mismo, un compañero suyo me decía que Beiras es un verso suelto. ¿Le suena?

Tasmania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.