Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 25 de octubre de 2012

Último Debate



Sobre el debate del lunes entre los candidatos a Presidente, que nadie se llame a engaño; iba a ganarlo Obama y a moverse mejor por los temas de política internacional. Y es que lleva cuatro años a razón de brief de seguridad diario junto al de la Secretaría de Estado. Y esto sólo lo programado en agenda, a lo que hay que añadir aquellos briefings que hayan surgido por situaciones excepcionales como Libia, Egipto y la primavera árabe en general o los temas de Irán, Cuba, Venezuela… Cuatro años es lo que tardas en licenciarte en una universidad americana y Obama ha tenido y tiene muy buenos profesores: Mullen y ahora Dempsey como Jefes del Estado Mayor Conjunto o sus dos asesores de Seguridad nacional, Jones y ahora Donilon. Incluso el adjunto a éste último, Dennis McDonough, sin olvidar a Petraeus en la CIA. El global no es infalible, pero las individualidades son muy buenas.

Así que debía ganarlo y sin piedad. Pero resultó que Romney estuvo bien, comedido y razonable. Esto no entra dentro de los parámetros del Gana-Pierde de la mañana siguiente al debate, pero deja las cosas igual que antes del debate y, a dos semanas del final de la campaña, ambos tienen las mismas preocupaciones por los mismos estados y, en especial, por Florida.

Romney sólo tenía que aguantar, ser determinante la primera media hora y tener respuestas y actitud el resto del debate. Así convencería de que puede estar al frente de los sistemas de seguridad del país. Y cumplió dando la sensación de que podía llevar a cabo la tarea. Tanto es así que al día siguiente Elizabeth Warren, la candidata al Senado por Massachusetts, escribió un tweet en el que decía "I'm glad @BarackObama is our Commander-in-Chief. RT if you agree". Es decir, de alguna manera Romney movió la silla lo suficiente como para que hubiera que sacar a sus incondicionales a reafirmar al Presidente en su puesto.

Seamos sinceros; nadie gana unas elecciones por temas de política internacional. Ni las pierde, aunque muchos crean que Carter perdió en el 80 por el tema de los rehenes de Irán. Perdió por eso y por una crisis tremenda. Y dolía más la crisis que el conflicto en Teherán.

Ahora ha salido un Senador diciendo que si una mujer se queda embarazada tras una violación, es porque Dios quiere. Yo particularmente no me veo capacitado para hablar por boca de Dios ni a interpretar su pensamiento, pero apuesto a que sus designios no incluyen las violaciones.

Y luego está Trump… Oh boy, he is fun. Dona cinco millones de dólares si Obama entrega su historial universitario y la aplicación de su pasaporte. Lo remata con "una oferta que no puede rechazar y espero que no lo haga". Primero que se retrata a sí mismo como inoperante porque con todo el dinero que tiene, que puede donar cinco millones de dólares, así, a la mañana siguiente, no ha sido capaz de conseguir él esa información (a Dios gracias que la confidencialidad existe de alguna manera). Y segundo, si el Presidente no libera esa información, Trump saldrá acusándole de poco transparente y de ser un hipócrita social, al negar cinco millones a cualquier causa benéfica (que, por otra parte, el propio Trump podría donar sin que nadie hiciese nada).

En fin, quedan dos semanas y hay ruido, mensaje… unas elecciones en toda regla, vamos.

No hay comentarios: