Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 26 de septiembre de 2011

recortes (2)


Antes de que vuelvan a salir a la calle los profesores, sigo con el tema de los recortes en educación; El otro día mande a un amigo un correo en el que exponía mis dudas sobre la "pureza" de las protestas y mi desconocimiento de la situación. Es lo que es; primero cuestionas y luego admites tu ignorancia. Mi amigo, profesor de instituto con plaza en propiedad, comentaba que España es una de las naciones que menos invierte en Educación. Aquí ya tenía yo algo que decir, porque quién invierte en educación (y en un sentido romántico, dado que después de recibir conocimiento has de ser listo para buscarte la vida), es el estudiante o la familia del estudiante. La Administración Pública gasta, no invierte. Si invirtiera sería para recuperar lo invertido junto a ganancias, es decir; lucro. Por ejemplo, hacer que todos los funcionarios fueran más eficientes porque, a fin de cuentas, es su capital humano, su medio de producción y, por tanto, lo que puede mejorar sus resultados, podría considerarse inversión. La AP también "invierte" en mejorar los sistemas recaudatorios porque eso les dará más control sobre la actividad de personas y empresas y pordrán recaudar más en base a tener más bajo control escenarios de potencial fraude.


Me decía que una pareja con un niño, si ganan (como unidad familiar) menos de 90.000 euros (pobrecitos que necesitados!!!) (la frase es literal) se pueden desgravar (ahí acaba la frase). 
No creo que un matrimonio que, entre los dos, ganen 90.000 euros sea un matrimonio necesitado, pero sí creo que los padres deben tener la libertad de elegir el centro dónde se eduquen sus hijos, libertad ciertamente coartada bajo el sistema de puntuación actual en los colegios públicos y concertados por aquello de la discriminación  positiva. Sí, ya sé que todo el mundo tiene derecho a acceder a la educación y es una premisa esencial de cualquier gobierno con cabeza, pero "todo el mundo" implica las mismas posibilidades para cualquier niño y el sistema de puntos no las da.
Gary Becker


Añade mi amigo que Ese dinero (el de la desgravación) que se da por parte de la Comunidad, no se utiliza en la Educación de todos. Bueno, yo creo que sí. Vaya el dinero a los colegios en asignaciones presupuestarias o vaya a manos de las familias. Permítanme que vuelva al párrafo anterior. Si mi hijo se queda fuera de un colegio concertado para entrar el próximo año yo puedo elegir (a) buscar uno privado, (b) buscar otro concertado que me guste o (c) llevarlo a uno público. En estos dos últimos casos repetiría el proceso de selección anterior o podría no estar satisfecho con lo que veo. A fin de cuentas es la educación de mi hijo, el entorno en el que va a desarrollar su capacidad de socialización y debo ser tan exigente en esto, al menos, que con el coche, la comida o la vivienda. Si no me satisface ninguno opto por un privado, al que podría haber optado de inicio también. Pero mis ingresos no son los de Florentino, con lo que, si en el matrimonio ganamos 90.000 euros brutos, pagar 800 euros al mes (7.200 anuales), puede ser un sacrificio, actividades extraescolares aparte, claro y sin contar más de un niño. Si la AP me devuelve 600 al año me está permitiendo recuperar menos de un mes de pago en el colegio. Es una ayuda, no una fiesta. Ahora, esos 600 euros que me devuelven, que menos serán cuánto más alta sea mi renta (no como el reparto lineal del cheque bebé o de aquellos 400 euros), es igualmente gasto en educación, porque hay que recordar que el capital humano no es el de un sector de la población, sino el de un país, con lo que mi hijo se formará, completará sus estudios y será parte productiva del país.


Y aquí traigo la frase que más me ha impactado: No es un tema de presupuesto sino de criterios de prioridad. Uno va a mi juicio, vía fiscal, otro vía asignación a Educación (a jucio de todos, es la selección de la vía de asignación), pero finalmente es el dinero público que va a un fin u otro (no, el fin es el mismo; educar a una población. Los destinatarios cambian), es decir el desmantelamiento es de facto un hecho en el sentido que se destinan fondos a favorecer a la privada/concertada en lugar de mejorar la pública que falta le hace. No. Primero, nada es de facto un hecho. A lo mejor es una desmantelación de facto o la desmantelación es ya un hecho. Pero construcción aparte, todo es dedicación al capital humano de un país, independientemente de cómo se articule la ayuda. 


El correo sigue, si les interesa seguimos hablando de ello

2 comentarios:

Tasmania dijo...

Pues ya puestos yo diría que no me preocupan en absoluto los dichosos recortes. Es más, puedo ganar en calidad porque las clases las den los titulares y no los interinos

Anónimo dijo...

Que recorten de la monarquia jajajaja