Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 22 de abril de 2010

Armamento Defensivo hacia Ofensivo



Cambiando el rumbo de la zodiac y pensando en aquello que hace tiempo que no pensamos, salvo cuando Korea del Norte le da por hacer Happenings; la escalada armamentística.
Si recuerdan Reagan estableció la primera base de un proyecto llamado La Guerra de las Galaxias que buscaba trasladar al espacio una línea de defensa contra los misiles soviéticos. Llegado Gorbachov y la Perestroika eso se aparcó, pero no se olvidó y renació en forma del escudo antiMisiles. Se declaró ilegal (¿en serio hay guerras o defensas ilegales? no me malinterpreten, ¿en serio ha defensas o guerras legales?).
Yo pensaba que con eso estábamos protegidos de situaciones de enemistad como potencialmente demostraron los ensayos iraníes, coreanos o la compra de armas a Rusia por parte de Venezuela que ignoro sin compraron misiles, cohetes o alguna forma de largo alcance.


Pero me paré a pensar. No ya que el escudo protege sólo o principalmente, en el mejor de los casos, a los USA, sino que nada, y quiero remarcar ese "nada", nada hace pensar que ese proyecto sea efectivo. Tecnológicamente puede acertar el 100% de sus objetivos, que no creo, pero a nivel de desarrollo, tal y como ha sido la historia humana, ¿qué hace pensar que ese escudo no es un potencial acelerador del desarrollo en armamento ofensivo? Al final siempre nos hemos superado por la necesidad, no por la diletancia y algo así motivaría a un desarrollo a la contra superior.

4 comentarios:

Tasmania dijo...

Mi estimado NRQ

El pan nuestro de cada día.

En esta sociedad -en particular en este país- el "y yo más" o, al contrario, "y tú más"... es el mantra habitual. Como los chiquillos cuando juegan a las chapas... a ver quién llega más lejos.

El problema, claro está, es que usted plantea ese mantra en términos mucho más complejos. Guerra, conflicto, defensa, vidas... "y yo más" o "y yo mejor" nos lleva a una escalada irracional total.

Pero ¿hablamos de cosas de comer? o como hacen muchos ¿nos manejamos únicamente en el mundo de las ideas?

El desmoronamiento de la URSS, la escalada armamentística, el mercado negro de uranio, los científicos en nómina de algunos piraos... y el terror, el miedo que nos atenaza porque poco podemos hacer en ese treje-maneje ¿no cree?

Nrq dijo...

Queridérrima Taz;

hablemos de qué lado de la batalla queremos y por qué. Seguro que ha visto en películas o series (Arriba y Abajo), lo contenta que estaba la gente en las ciudades cuando se declaraba una guerra. Esas guerras llevaban a la mejora industrial, financiera (en flujos, productos y procesos, no sólo en movimiento de capital) y a un gran desarrollo de la ingeniería. ¿Y ahora? ¿Merece la pena desarrollar un elemento disuasor si esa disuasión va a hacer que se mejore el armamento ofensivo?
Quiero seguir con esto, pero deme tiempo, porque nos podemos meter en el terreno, incluso, de las invasiones a países potencialmente peligrosos o a áreas estratégicas.

Nrq dijo...

En la película juegos de guerra el profesor Falken pregunta al general Beringer, comandante del centro de lanzamiento de misiles NORAD, si verdaderamente cree que los rusos saben que los americanos están dispuestos a abrir fuego. Beringer le contesta que han dado sobradas pruebas de ello y Falken le replica "no lo saben".

Y no lo saben en la misma medida que los americanos no saben si ellos mismos abrirían fuego y, por supuesto, en la misma medida en la que no saben si los rusos iniciarían un ataque.
¿Qué era la guerra fría? Básicamente una escalada armamentística que toma inicio con la formación de bloques y propiciada por la ingeniería alemana para hacer cohetes. Aneriormente si dos ejércitos se querían pegar, quedaban en el campo, se declaraba una batalla y alguien ganaba (Waterloo). Pero la guerra fue entrando en las ciudades y pueblos, se les bombardeaba primero con cañones y luego con aviones. La energía atómica y la ingeniería de cohetes hizo que no fuera necesario acercarse n sacrificar aviones y hombres para destruir países y mientras los dos bloques se armaban en silos y en laboratorios nucleares, paradójicamente llevaban a sus hombres o gastaban su dinero en conflictos laterales como Corea, Vietnam, Checoslovaquia o Afghanistan.
La carrera estaba en ganar conflictos satélites y hacer saber al otro que cada vez se tenían más cohetes. ¿La finalidad? esperar a que alguien apretara el botón. La crisis de los misiles cubanos se dio porque Cuba estaba demasiado cerca de los USA y eso reducía mucho el tiempo de reacción. Era mejor destruir Cuba a riesgo de confrontación que no poder reaccionar si los soviéticos disparaban antes. Y es que la base de la estrategia seguía siendo tener los objetivos localizados y llegar a ellos antes de que el enemigo llegara a los suyos y la victoria sería una "victoria razonable" basada en quién quedara menos destruido.

Pero llega Reagan, la guerra de las galaxias y su consecuencia que era el escudo antimisiles. Básicamente se trataba de cazar a los pájaros en el espacio sin dar oportunidad de llegar al objetivo. Un ataque sería inútil.
¿Cuál es el problema de este escudo? El de siempre; si yo planteo un nuevo juego, un nuevo desafío, los gobiernos del otro lado llamarían a sus ingenieros, estos analizarían la nueva situación y buscarían algo que anulara ese escudo y tendríamos una escalada de armamento preventivo sobre un nuevo modelo posiblemente mucho más destructivo. ¿cuál puede ser? Cualquier cosa, una probeta rota en el suelo que destruya o infecte la vida en un diámetro de 1 km o más… Resulta que es mucho más tranquilizador un status quo que la visión de la ingeniosa búsqueda de alternativas.

¿La paz? vaya, es un bonito objetivo, pero la guerra parece un estado natural del hombre

Louella Parsons dijo...

Dice NRQ

¿Merece la pena desarrollar un elemento disuasor si esa disuasión va a hacer que se mejore el armamento ofensivo?

Un gran dilema.

Pero creo que el armamento es sólo un elemento más de la guerra, de la defensa, de la prevención….El elemento decisivo es el hombre ya que es el que maneja este armamento. Y cuando me refiero al hombre incluyo los recursos humanos, la estrategia y, por supuesto, el apoyo popular.

Antes de apretar el botón hay que tener una razón y para ello es necesario generar una guerra política.
El bando que crea sentirse más débil o con más riesgo de ser atacado debería desactivar esa guerra y crearse todos los aliados posibles para la Resistencia con trabajo diplomático, estratégico, militar y económico.
Incluso un aspecto tremendamente eficaz (y dificilísimo de lograr) sería ganarse el apoyo popular del país o bando que esté en disposición de apretar el botón.
Mao-Tse-Tung, consciente de su debilidad frente al ejército japonés pensó que para destruirlo era necesario ganarse el apoyo de los soldados japoneses y, para ello, en lugar de herir su orgullo, lo canalizaría, lo comprendería y tratarían con indulgencia a los prisioneros haciéndoles ver el carácter antipopular de la política de agresión de sus gobernantes japoneses.

Sería raro que un país sin apoyo popular y aislado entre la comunidad internacional diera ese paso (el apretar el botón)
Lo mismo que el armamento es cada día más sofisticado y letal, debemos pensar que la inteligencia del hombre, su capacidad diplomática, las alianzas políticas, la distribución geográfica de los países…..también evolucionan.