Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

viernes, 30 de abril de 2010

lobbies (2ª parte)

Siguiendo con el tema de los lobbies, y defendiendo su figura dentro de un movimiento de evolución de la forma democrática que debiera incluir un cambio en el sistema electoral, podemos observar cómo podría ser su funcionamiento una vez reconocida la posibilidad de que los partidos políticos se financien a través de las subvenciones. Actualmente, en la ley del 2007, se establece un tope de 100.000 euros anuales por persona física o jurídica. Parece un margen aceptable y maniobrable. Suficiente como para empezar, aunque deberían eliminarse o, al menos, reducirse las subvenciones estatales forzando así a que los partidos no se acomoden (y de paso haciendo que los presupuestos aliviasen peso para destinarlo a otros menestares más necesitados de financiación).


Un lobby, como comentaba en la anterior entrada, podría entonces coordinar y encontrar donantes para su causa, para la causa del lobby, y aportar esas donaciones a un partido político que la defienda y la lleve al congreso o vigile por su cumplimiento. Sería demagogo argumentar contra los lobbies diciendo que saldrían mejor parados los más ricos. Vemos semana tras semana manifestaciones en Madrid convocadas tanto por sindicatos como por las asociaciones proVida. Ambas formas de asociación son lobbies, sin duda, y sus movilizaciones cuestan dinero. Ambas defienden sus propios intereses de manera muy activa y la base ideológica de esos intereses es sensiblemente opuesta. Dejemos para otro momento la financiación de los sindicatos, pero independientemente de la procedencia del dinero que les permite actividades, inmuebles, movilizaciones, comunicación, publicidad… ambos tipos de asociaciones influyen y llevan temas a las mesas del legislativo (y a la del ejecutivo también, claro).


Si el módelo existe de forma tácita, ya que no se reconoce como tal y el término "lobby" está demonizado en nuestro país, legislemos de forma estricta al respecto y hagámoslo público para que tanto la economía, como la sociedad impacte de forma transparente en la política.

9 comentarios:

Tasmania dijo...

Admirado NRQ

Confío en que tome con deportividad el papel de abogado del diablo con el que me he vestido esta mañana (no, no voy vestida de Prada aunque el diablo lo haga)

Ciertamente los intereses están muy bien representados por sus respectivos lobbys.

En la actualidad esta palabra ha abierto sus puertas a diferentes grupos y se ha normalizado como tantas otras en nuestro tiempo, pero la verdadera esencia de la palabra trata del poder que ejercen grupos de particulares, con objetivos particulares puestos en común, con poder económico, que en ocasiones y debido al hábil manejo de situaciones y de personas, pueden llegar a cambiar el rumbo de un país.

Pero, a continuación me pregunto ¿y si esos intereses son oscuros intereses? ¿Y si el lobby también hace corporativismo y defiende ante la justicia, por ejemplo, a los suyos y condena a los contrarios utilizando sus mecanismos de poder?

Me apunto a la transparencia. Si la financiación es clara como el agua a todos se les verá el plumero. Cierto.

También me apunto a que todos sepamos quién y por qué intereses se mueve, tanto lobbys como políticos...

Se me escapa aquí mi desconfianza en el ser humano (sí, así es Patricia) Creo que hay muchos más malos que buenos.

Y buenos días.

Nrq dijo...

Taz;

la figura del lobby incluye, por supuesto, intereses oscuros e intereses inmaculados, pero sobre todo intereses intermedios. En la argos escribí una vez por qué demonios debía votar al PSOE si no había hecho nada por mi segmento social y, de igual forma, este segmento, por "normal" es el más olvidado por cualquier entidad política que quiera conseguir votos. Pero yo querría poder montar una compañía con poca presión fiscal de inicio y con menos trabas administrativas y no hay nadie que se haya fijado estos aspectos como parte de su programa. O si quisiera ser autónomo pasaría exactamente lo mismo, que para los únicos que cuentan es para las telecomm y los fabricantes de ordenadores.
¿Favorecer mi segmento es una motivación inconfesable? Hombre, puede ser reprobada por los sindicatos al grito de no favorecer a los empresarios pero es saludable para un país la creación de empresas que activen la economía.

¿Temas más oscuros? Podemos hablar de la pena de muerte, la cadena perpetua o la liberalización del aborto y la eutanasia. Y creo que poner lobbies por medio para que se vea qué impacto tienen sería algo positivo. Ojo, esos lobbies pueden dedicarse a buscar contribuyentes igual que ahora se recogen firmas, entre la gente que potencialmente quiera apoyar esas causas.

Patricia dijo...

Estimados todos,

Estimado NRQ,

Ahora sí que ha rematado el post del otro día! Debatiendo el tema ayer con unos amigos en la comida, nos surgieron muchas de esas dudas que Ud. aclara hoy en su exposición.

Pide Ud. transparencia en las aportaciones, rigor en el procedimiento, claridad en los intereses perseguidos. Todo ello clave para un buen funcionamiento de estas estructuras de poder (que lo son). Pero me surgen dos preguntas que quiero trasladarle/les:

1 - Sobre los intereses +/- oscuros,… miedo me da la palabra ‘negociación’. Cuando el lobby es poderoso y tiene capacidad de influir en el Gobierno de una nación, pongamos la nuestra, ¿Cómo se llega a un acuerdo? ¿A qué precio?

2 - Conoce Ud. (o algún remero de esta humilde zódiac) la fiscalidad actual de estas aportaciones, tal y como están reguladas en la ley 2007? Considero fundamental regularlo claramente para evitar el posible mercado persa subsiguiente.



Pd. Doña Tasmania, no se crea. Yo también pienso que el mundo es un lugar j***** , y perdonen el exabrupto. Lo expresa con su contundencia habitual Pérez Reverte aquí, y no puedo estar más de acuerdo. No obstante, como en educación, es un deber intentar ser mejores, mientras se tienen ganas o los demás importan.

Nrq dijo...

Respecto a su primera pregunta, y en honor a Taz, ¿confía en sus políticos? Curiosa pregunta cuando elegimos a un cabeza de lista, ¿no? No quería yo hablar ya de la reforma electoral, pero me está provocando.

Respecto a la segunda, y si entiende el lenguaje de los juristas (yo ando esperando que Google saque el correspondiente traductor) le dejo un link

Patricia dijo...

Querido NRQ:

1 - NO. "Y del Rey abajo, ninguno." Esto lo digo por el cabeza de lista y los que le continúan, no se me malinterprete.

2 - Sabía que las aportaciones ‘personales’ (personas físicas) eran deducibles hasta cierto punto (600 €, según la legislación vigente). Pero un lobby no es una persona física, y me surge ahora la pregunta 3, leyendo las dos leyes que tan amablemente me adjunta, y que es la primera cuestión que hay que resolver al redactar la ley correspondiente: Quién es el sujeto de Derecho a quien aplica.

3 – QUÉ es un lobby? Una persona física no, desde luego. ¿Una entidad sin fines lucrativos? Pues no sé qué decirle,…pero me temo que tampoco cabría en el concepto. ¿Se puede regular en el marco de la Ley de Mecenazgo, como quien dona para la restauración de un palacio medieval? No parece. El artículo 17.2 de la misma establece, en lo tocante a fiscalidad, que son deducibles las “Cuotas de afiliación a asociaciones que no se correspondan con el derecho a percibir una prestación presente o futura” pero eso, en sentido estricto, no puede decirse de un lobby, porque su razón de ser es precisamente la contraria: defender unos intereses para lograr una contraprestación.

Definir qué es un lobby. Acotarlo legalmente. Establecer su procedimiento de financiación y su fiscalidad. Regular su forma de proceder.

Con lo que le gustan a Doña Tasmania las palabras…

Patricia dijo...

Ah! Y tenga cuidado con los traductores, D. NRQ. Desde que los 'homologa' el Ministerio de Igualdad ya nada es como antes...

Mesala Gongo dijo...

Sinceramente, que a los caciques que mismamente se ve que son caciques, ahora le llamen lobbis.

Cuando el concepto se desvirtúa,el objetivo se corrompe.

No es un problema de conceptos o denominaciones, es un problema de personas.

Las personas no evolucionan, se adaptan.

Los lobbis, los cacique o los consejos de sabios, tenían un objetivo.

Hoy las personas que los conforman se han adaptado pero no evolucionaron.

Nada de ideas y mucho de bolsillo.

Nrq dijo...

Mr Mesala,
precisamente por eso debemos potenciar nuevas formas de lobby, porque los confundimos con caciques y en países como los USA hacen avanzar la economía y la legislación

Tasmania dijo...

Vaya, pues a pesar de las diferencias yo diría que todos estamos de acuerdo.

Una legislación clarita como el agua. Difícil ¿no? Pero necesario