Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 30 de mayo de 2011

simplificando

Dan Mason, el Consejero Delegado de CBS, ha escrito un comunicado a sus empleados solicitando que identifiquen las canciones que se pinchan en las estaciones de radio. A mediados de los 80, al menos según las conclusiones de Mason, los DJ's empezaron a no identificar las canciones porque consideraban líoso el pisar la canción al principio y/o al final para decir de quién era. El caso es que tanto minimalismo en la ejecución, tanto purismo en el estilo, no era práctico para la audiencia ya que uno estaba a expensas de saber / no saber y por tanto de cazar la canción de nuevo para probar suerte en caso que el DJ se dignara a decir título y autor. 


Pues bien, en la época de "Shazam", esto se ha terminado y, al menos los locutores de las estaciones adscritas a CBS, deben buscar la forma de ser más creativos en vez de dejarse llevar por el nihilismo, el minimalismo y cualquier otro argumento fácil defensor de la pureza. Si eres un locutor de radio al que le regalan 10.000 discos al año, entiendo que puedas tomarte el lujo de obviar títulos; total, pones las canciones que te gustan y, si lo haces desde el punto de vista comercial, pones las canciones que las discográficas pagan por poner, con lo que las has escuchado un puñado de veces.


Pero la comunicación con el cliente, que es quién escucha, quién da audiencia y, por tanto, por quién te contratan espacios publicitarios y, sobre todo, es tu cliente, con lo que si quieres mantener mercado, será mejor que hagas porque esté contento y, si la solución no va a ser la que más contento le puede poner, al menos gestiona sus expectativas.


Desde los 80 a aquí, toda esa actitud de "soy el rey de aquello a lo que accedes" ha ido cambiando porque tenemos más acceso a la información. Sensiblemente mucho más. Yo, particularmente (hablar de "la gente" me empieza a parecer infantiloide) busco siempre lo que me dé más operando menos y leyendo menos instrucciones. Quiero el uso, no la posesión. El servilismo al fabricante o al creador se ha reducido en virtud de la inmediatez. He conocido a muchos individuos que se compraban tres cosas de distintas marcas que hacían exactamente lo mismo y que tenían un libro de instrucciones infinito y ahí se quedaba, encima de una mesa hasta encontrar el momento adecuado para usarlos y compararlos y ese momento, lógicamente, no llega nunca. Pero "nunca" es que se quedan obsoletos, ¡¡¡los tres!!!.


Si eso volvemos a hablar de Apple y cómo lo que más cuesta de configurar un MacBook o un iMac es sacarlo de la caja

1 comentario:

Tasmania dijo...

Pues aquí difícilmente escuchas en la radio comercial buena-buena música. Hasta radio clásica se está convirtiendo en un peñazo.

Yo, para estar al día, les pido a mis hijas que me carguen el IPod -mientras mantengan intocables mis "clásicos"-
Esa música raramente la encuentro en la FM de turno.