Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

viernes, 20 de mayo de 2011

Sin acritud (que no sin ironía)


Miedo a ser libres, que eso supone una carga excesiva sobre la espalda.
Miedo a labrarse un futuro, que lo del mérito y la capacidad es un curro.
Miedo a soñar, que al abrir los ojos encuentras que eres tú, y no otro, el que ha de hacer el camino.
Miedo a ser, a elegir, a decidir sobre tu propia vida.
Miedo a poder, que poder es hacer y obliga a descruzar los brazos.


4 comentarios:

The Toxic Avenger dijo...

Le confieso Ms Tasmania que con este tema unas me van y otras me vienen.

Que el dominio del que partió la convocatoria provenga de PSOE inquieta bastante. Aunque creo que en este momento ya todos van por libre.

Escucho informaciones que comparto y a renglón seguido otras me llevan a pensar que la inmadurez de este ¿colectivo? es considerable.

Voy perdido.

Olivia dijo...

Doña Tasmania, recuerdo que en el último curso de bachiller tuve que leer y hacer un trabajo sobre "El miedo a la libertad" de Erich Fromm. Aún me acuerdo de la frase con la que terminaba el trabajo: somos más libres de lo que nos gusta creer.

No sé, si lo leyera hoy, qué me parecería su lectura, pero entonces me vino estupendamente, y me quedé con esa idea, que suelo tener muy en cuenta.

Louella Parsons dijo...

¿Inmadurez? Totalmente, The Toxic...

Sólo contestan los portavoces de la concentración a los MMCC. ¿Por qué?
Pues porque la mayoría de los que están ahí son analfabetos políticos.
No tienen ni idea de lo que es la Ley de Partidos que quieren derogar, no saben qué son listas abiertas, circunscripción única o la Ley D´Hont, no saben quién era Montesquieu, no saben cómo funciona el sistema bancario que quieren nacionalizar...y así todo.

Hay mucho también de lo que dice Tasmania. Después de vivir confortablemente con papá y mamá, ¿cómo no van a tener miedo de salir al mundo cuando nadie les ha exigido nada ni les han educado con un mínimo de espíritu de sacrificio?

Se enfrentan ahora a la posibilidad de ser responsables y maduros y cumplir la ley o hacer caso omiso a la legalidad.

Veremos si son conscientes de la gravedad que supone el incumplimiento de las leyes o, por el contrario, se tomarán a pitorreo nuestras normas de convivencia.

No me gusta nada lo que está ocurriendo.

Tasmania dijo...

Tampoco a mí, querida Louella.
Ahora resulta que la asamblea no permite grabar en ciertas zonas de la Puerta del Sol.

¿Libertad de expresión? ¿Libertad de crítica? ¿Libertad de cátedra?

Eso huele a podrido (y eso que acaban de llegar)