Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

miércoles, 5 de enero de 2011

112th

Bueno, bueno, bueno…


Pues hoy es el día en el que el nuevo Congreso, el 112, toma asiento. La Cámara de Representantes se configura con 242 congresistas republicanos (+63) y 193 demócratas, y el Senado con 47 y 53 respectivamente. Aquí quiero introducir una curiosidad, por si un día quieren jugar al Trivial y les sale una pregunta relacionada: Si el Congreso aprueba una ley y el Presidente se opone a firmarla, es decir, la veta, el veto vuelve al Congreso y entonces se vota el veto override, es decir, confirmar la ley pese al veto presidencial. Esto se consigue con el voto favorable de los 2/3 de ambas Cámaras. Si la de Representantes tiene 435 asientos y el Senado 100, se necesitan 358 votos para que el veto del Presidente no tenga validez. El mapa actual dista mucho de conseguir fácilmente victorias de estas magnitudes y tampoco la actitud del Presidente parece que quiera oponerse en alguna ocasión.


Pero los números que les doy no son más que una ilusión óptica, porque la situación para los republicanos es aún más gris y sin necesidad de que el Presidente Obama se oponga a nada. En Julio del 2010 se forma el caucus del Tea Party, con algo más de 50 miembros. En el Congreso que comienza hoy casi 90 representantes son novatos y muchos de ellos cercanos al movimiento conservador. El caucus del nuevo periodo no se ha formado aún, pero todo parece indicar que no sólo Mr Obama va a tener problemas para llegar a acuerdos esta legislatura. Boehner, Cantor y Kevin McCarthy en sus papeles de Speaker, Líder y Whip de la mayoría van a tener que negociar cada una de las leyes que huelan mínimamente a bipartidistas por su derecha y mover votos en un Senado demócrata por su izquierda.
Al mismo tiempo la Casa Blanca buscará votos para sus leyes en las alas moderadas republicanas que, y es mi opinión, van a acabar pelo cansadas de los ultraconservadores.


Así que los tres legisladores a cargo del liderazgo republicano van a tener que mirar durante los próximos dos años tanto a su izquierda como hacia su derecha cada vez que quieran lograr algo. Y lo primero que vienen anunciando desde la mayoría republicana es dejar sin validez el Health Care, o bien revocándolo, lo que sería un error ya que reforzaría la imagen de Obama como luchador contra la desigualdad, o dejándolo sin financiación, lo que implicaría una victoria a medias para el Tea Party, que viene gritando con megáfono contra dicha ley desde su fundación.


Van a ser dos años muy interesantes, independientemente, aunque en virtud, de la habilidad con la que se manejen las Cámaras y las votaciones. Al cabo de estos dos años aprenderemos de sus aciertos y de sus errores. Sacaremos conclusiones de qué fue mejor hacer, pero la mejor parte se la van a llevar ellos tres porque van a vivir el reto de sus vidas. Sufrirán, perderán el sueño y se enfadarán tanto como se alegrarán por cualquier victoria o acuerdo, por pequeños que sean. Yo quiero oportunidades así.

4 comentarios:

Tasmania dijo...

Yo sólo confío en que en esta nueva situación los congresistas resuelvan a través de la negociación, con sincera voluntad de llegar al consenso, ese espacio único en el que yo cedo y tu cedes, un lugar en el que el acuerdo es posible.

Enfrente tenemos el mercadeo de votos que tanto hemos sufrido en España durante los últimos años.

Nrq dijo...

No sé, Ms Tasmania; una de las cosas más apasionantes de The Hill es la lucha por el voto y cómo los Representantes y Senadores se ganan el sueldo

Louella Parsons dijo...

Muy buena introducción para entender lo que va a ocurrir en los próximos dos años, don NRQ.

Tras el resultado de las elecciones, Obama reconoció que haría correcciones y ajustes en sus propuestas y que haría todo lo posible para sentar las bases para el diálogo y los acuerdos.

Bueno, todos dicen lo mismo. Veremos a la hora de la verdad...pero no creo que lleguen nunca al mercadeo, como dice doña Tasmania, en que se ha convertido la política aquí.

Seguro que los políticos americanos respetan sus Cámaras y, sobre todo, a los ciudadanos.

Nrq dijo...

Como comento, Ms Parsons, el frente del partido Republicano no va a estar sólo en la Casa Blanca.
Obama, al menos, ya ha dicho que está dispuesto a llegar a una convivencia bipartidista