Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 13 de enero de 2011

libelos

He estado viendo el video de Sarah Palin tras el atentado de Tucson y les prometo que podría escribir sobre él y lo que supone, un millón de líneas. Podría comentarles el momento, hacia los 30 segundos de iniciarse, en el que nombra al país, pausa, hace un gesto de breve ternura acompañado de un breve sonido de abuela orgullosa que remata con un "our exceptional country". Primer mensaje; "yo siempre he estado del lado de nuestro país"
Puedo hablarles del gesto tan Sarah Palin de juntar los labios en señal de severidad en las palabras. O cómo en el primer minuto y medio ha metido la religión, al menos de forma directa, tres veces. O cómo insiste en que la base de la discrepancia es el debate y que puede no estar de acuerdo en muchas cosas con el Presidente Obama, pero que ambos concuerdan en que el intercambio de ideas… Toda una introducción, sí señor.


Podríamos hablar de "libelo de sangre" y cómo la prensa española trata la expresión usada por Palin o cómo el Times observa la posibilidad de que tan sólo le gustara la expresión y no conociera la connotación. Giffords es judía reformista y Palin… bueno, ella es Sarah.


Sí es cierto que la preocupación por su país y el explotar la imagen de madre, abuela y apasionada ciudadana le ha llevado a conectar con un público que no entiende de rescates financieros ni de precio de la deuda y sólo entiende de fábricas paradas, taquillas de al lado ayer ocupadas y hoy vacías y comida en la nevera. De hecho ayer se hizo público que en USA hay un 3% más de indigentes. Y esa conexión y la forma de llegar a ellos ha hecho que lo que entonces podía parecer los gritos desde la grada de un aficionado, se haya convertido en un baño de sangre. Pero no por Sarah Palin, sino porque siempre hay gente dispuesta a dar el paso de la demencia si encuentra como justificarlo.


Se lo voy a poner en forma de analogía; en la psicología laboral hay un término que se llama "triángulo del fraude". Esto aplica a los frentes internos de una empresa que pueden ir desde la declaración de las operaciones y ventas a los lápices de un armario de la oficina. Un índice cercano al 70% de los empleados de una compañía están dispuestos a cometer fraude a su empresa si se presenta la oportunidad y en la confluencia de tres factores (los tres lados del triángulo); Motivación, oportunidad y la posibilidad de racionalizar el comportamiento. Si estas tres condiciones se dan, el empleado puede robar post-its o quedarse con un porcentaje de una venta sin declararlo. Pues bien; la actitud de todos estos locos es la misma. Tienen una motivación, vieron la oportunidad y encima argumentan que es necesario para mantener América.


Desde mi punto de vista Palin explota de forma inadecuada valores honrosos para cualquier nación. Pero la libertad de expresión debe primar. Además, si Palin no hubiera abierto la boca, el loco hubiera buscado el alimento en cualquier otro sitio.

3 comentarios:

Juante dijo...

Los del ente impúdico de TVE han conseguido lo que querían, que es capitalizar el suceso en beneficio de la internacional socialista. Todo lo demás es agua de borrajas.

Nrq dijo...

En la prensa americana, ya le comento, han pasado por ello como el fruto de querer hacer una frase bonita sin saber que el lenguaje no es políticamente correcto. Es lo que tiene conocer el verbo contemporizar

Louella Parsons dijo...

Aunque el discurso de Palin no ha gustado mucho, entre otras cosas porque lo ha centrado en defenderse y hablar de ella misma en vez de hacerlo más sobre las víctimas, sí creo que esta tragedia servirá para que el tono de este sector republicano afloje pero creo no creo que esto cambie mucho las dificultades de Obama para gestionar sus proyectos durante los próximos dos años