Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

martes, 11 de enero de 2011

$342

$342. Este es el valor en dólares de una acción de Apple en la bolsa al cierre del NASDAQ.
Es decir, me puedo dejar el mismo dinero en una acción de Apple, si alguien quisiera vendérmela, que en la cena de mi vida. Bueno, puede que la cena de mi vida no, pero una que estaría bien posicionada. Si alguien quisiera venderme una acción de Apple a $342 (improbable hoy. Ya sería por más dinero) yo podría venderla en tres meses y pagar la cena de mi vida. En un año ha pasado de costar, y valer, $190 a la cifra de hoy. ¿es imposible que crezca más? Ni idea, pero si pudiera compraría.


Nos sentimos escépticos y terriblemente críticos con el éxito ajeno. Apple ha trabajado tanto en producto como en marketing para hacer que la acción valga hoy $342. Ha tenido ideas que han evolucionado a base de trabajarlas una y otra vez, hasta tal punto que si ponemos un iPod de hace cuatro años al lado de uno comprado ayer, o si ponemos el iPhone 3G al lado del 4, los primeros parecen de hace tres siglos comparados con los nuevos modelos y, probablemente, en tres años nos veamos en la misma situación con los dos segundos.
Y no sólo eso; todo el mundo quiere ser Apple. Hasta Nokia ha perdido su identidad y lo que en otro momento era el menú de móvil más amigable, ahora es una brújula desmagnetizada que quiere optimizar pasos pero no encuentra cómo. Lo que antes era un paseo, ahora es una cárcel de pasos intermedios hasta llegar a la funcionalidad requerida.


Eso es lo que hace que una acción cueste $342

6 comentarios:

Tasmania dijo...

Pues deberías encontrar a alguien que te vendiera, al menos, una acción. Con 342 dólares no te llegará para la cena en Jockey...

Juante dijo...

Oiga, D. NRQ: después de adquirir mi flamante MacBook Pro, he caído en la trampa y me compré un iPad.

Le confieso algo: muy bien la empresa (sobre todo por la tosquedad insufrible de la "falsa" competencia de Bill), magnífica la imagen corporativa de la manzana (últimamente todas las pelis modernas yanquis que veo, tienen un product placement de Apple), pero, de verdad, en serio, se lo digo al oído: el iPad no vale para nada. Sí, ya sé que me van a estigmatizar y hasta crucificar por mi aserto, pero me reitero en lo dicho. Es un juguete molón, que mola mazo como portafotos o como portajueguitos o mp3. Es decir: redundancia de la tontería.

Esta mañana pensaba yo: ¿para cuándo una opción en feisbú que permita olfatear? Lo digo a colación de lo de hoy y de lo del otro día. Miren lo que he encontrado, ya que servidor hablaba de "motos voladoras":

Primer coche volador, circulando

Aprendamos de los libros: no necesitan más que el papel inventado por los egipcios.

Nrq dijo...

Mr Juante;

totalmente de acuerdo con usted en lo del iPad. Lo he probado y no me aporta mucho más que el iPhone salvo para;
a) los juegos de coches y aviones usando el tablet como mando
b) lectura en general; se ve muy bien.

Total, es un iPod a lo enorme con posibilidad de datos.

Ahora, no me niegue que como producto ha tenido un ñexito demoledor. A lo mejor no tanto como el iPhone o el iPod, pero ha colaborado a los 342

Juante dijo...

Sí, para qué negarlo, D. NRQ. Yo mismo he picado para aumentar el valor de esa acción, mientras me reducían el sueldo a niveles de hace 20 años. ¿Economía del mercado del Estado?

Gulliver dijo...

Nunca he poseído un Apple (ni siquiera a título de mero detentador), pero siempre he sentido una especial atracción por sus productos.

El discurso de Steve Jobs en Stanford, tan difundido gracias a youtube, me impresionó. Es indudable que tiene algo especial.

Creo que esa combinación de innovación tecnológica y excepcional creatividad de todo el entorno de cada producto supone una simbiosis entre lo mejor del Nuevo Mundo (la tecnología) y del Viejo (el diseño)

Espero seguir muchos años más admirando los diversos aparatos fabricados por Apple sin comprarlos. Así nunca me defraudarán

Nrq dijo...

Mr Gulliver;

no defraudan. En ocasiones asustan de lo poco frustrante que puede llegar a ser la experiencia.

Le paso un ponencia de David Pogue en TED. Este señor es el redactor de tecnología del NY Times y está muy alineado con la tesis de simplicidad de John Maeda y, por supuesto, con los productos Apple

(No se quejen por el idioma, que pueden poner subtitulos)