Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 31 de enero de 2011

foco

"la buena noticia es que, ahora que tenemos la decisión del Tribunal Supremo de Chicago, esto queda detrás de nosotros"
Quién así habla es Rahm Emanuel tras conocer la sentencia de la corte de Illinois ante las alegaciones elevadas por su no-residencia en Chicago mientras fue Jefe de Gabinete de Barack Obama (enero de 2009 a octubre de 2010). 


Acudio a la rueda de prensa con esa forma de andar tan peculiar, la misma vaya rápido o despacio; recto, estirado, siempre desafiante y dejó claro que particularidades sobre lo adecuado de su candidatura por motivos de residencia, no hacen que desaparezca su gran fuerza como candidato, mientras que sus rivales se han preocupado todo este tiempo de impugnar dicha "legitimidad". Puede que, como comenta la prensa, haber tenido la candidatura en vilo tanto tiempo haya hecho que los ciudadanos miren a otros candidatos que no tenían este problema, pero esos candidatos han estado todo este tiempo hablando de Emanuel, con lo que el saldo es cero y deja a Rahm en el mismo lugar preponderante.


No se ataca la potencial virtud de un rival y esto es algo que los asesores deberían ponerse en la pared principal de las oficinas de campaña con letras enormes. Tampoco se atacan las debilidades, como aprendí hace poco. Se atacan las fortalezas del contrario para volverlas potenciales debilidades. Si se ataca una potencial virtud, volvemos a lo de siempre; el ataque genera damnificados y los damnificados generan simpatía y, si encima, el atacado está luchando por seguir y te va ganando… bueno, el agresor se convierte en el repelente de clase que no le cae bien a nadie.


Y sobre todo la actitud de Emanuel; "… esto queda detrás de nosotros". Nada de lo que estos han hecho ya importa porque la campaña sigue y él sigue en ella.

No hay comentarios: