Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 14 de abril de 2011

Del ateísmo a la incertidumbre

El hombre es un animal cuya comida central es, en el presente, el horizonte de futuro. En ese horizonte, a día de hoy, o se convive con un Dios siempre incierto, o se convive directamente con la incertidumbre.

Verán, en mi opinión, durante miles de años la necesidad de rebasamiento del hombre, la satisfacción a sus incorregibles ansias de trascendencia, siempre se buscó en vertical. El futuro se vaciaba en los dioses sin implicar a la historia.

Sin embargo, cuando Darwin certificó con su teoría de la evolución la visión de la historia en marcha, sobre la que la filosofía venía elucubrando desde Hegel -al menos-, las narraciones bíblicas de las religiones de Abraham, que ya estaban malheridas, desde Copérnico y Galileo, quedaron destrozadas.

El hombre ilustrado se sintió seguro de su razón y declaró llegado el momento del ateísmo. Y así estamos...

6 comentarios:

The Toxic Avenger dijo...

Creo que en el fondo, incluso (al menos una parte) de los ateos busca (¿?) en vertical.

No seré yo el que caiga en la arrogancia de pensar que, en este enorme universo en el que nos matamos, amamos, competimos…etc, somos los únicos.

El gran Moebius puso todo su arte a nuestra disposición para que mirásemos al cielo, ¿Quién sabe?, para algunos, quizá se convirtió en auto de fe.

Buen día a todos; y aunque con retraso, mis felicitaciones a Ms Tasmania, Ms Louella y Mr NRQ, por ese primer diente.

Juante dijo...

El "principio de la incertidumbre" (grande, muy grande Manoel de Oliveira) es el que hoy ha hecho imperar, como funesto despropósito consumado, este puñado de arrabaleros sociatas excrementicios que nos desgobierna. Y no sólo hasta para matricular en un colegio a nuestra prole, sino para elegir pareja que no se comprometa más allá de lo que imponga la Pajina o el fakebú de belcebú. Incertidumbre para la energía, para los alimentos y para el Arte con mayúsculas. La progresía "ya" ha ganado esa batalla.

Lo comenté en la bitácora del amigo Del Pozo. El pasado domingo me quedé atónito cuando vi algo (no mucho, como una vez que experimenté con GH24h, para saber de qué va lo malo) intitulado "El sexo de los dinosaurios" en la 2 de TVE. Pues bien, pónganlo en google y alucinen en colores y en blanco y negro con este producto pretencioso del 2008 (pleno triunfalismo zapateril). No he visto mayor engendro infamante envueltito en celofán rosa en los últimos 20 años. Lo negaban los angelitos "todo", cualquier principio ético no indiscriminadamente carnal, a excepción de la prioridad orgánica de la rajita pelada de una gachí y del pito de un macarrilla, ambos expuestos cual cadáveres en una especie de incitación necrofílica icónica de las 10 de la noche absolutamente delirante, para mayores de 13 años. Y todo ello, presentado por una especie de speaker circense, que se hacía pasar por psicólogo progre del Psychologies, que ríanse vds. del Punset y sus chamanes imitadores. Abominable y estulto hasta el paroxismo.

Pero lo peor es que lo dieron como si se tratara de un sermón laico, ahora que están tan de moda sus pulsos con los rituales católicos.

Eso, amigos, es mucho peor que cualquier campaña política mitinera, discursera o basada en las costumbres. Le tele es la que manda y embrida las conciencias, más aún si están vacías.

Vivimos tiempos muy oscuros y nadie hace nada por remediarlo. La única actividad parece ser la "inercia" marcada por los degenerados iluminados.

Tasmania dijo...

Uno, la religión como catalizador de las necesidades identitarias del hombre moderno.

Dos, la religión como negación y rechazo de la mercantilización de la existencia.

Tres, la religión como impulsora de la solidaridad social que, hasta hace poco, se promovía en nombre de la política.

Cuatro, el insaciable deseo humano de supervivencia.

Juante dijo...

La religión sociata, ici même:

"Teoría de la mona sexy", subvencionada y producida por "gobiernodapaña"

Louella Parsons dijo...

Otros hombres ilustrados llegaron a la fe a través de la razón.

Pero esas ansias de trascendencia o ese mirar hacia arriba, no creo que haya cambiado.
Quizás ha cambiado la materialización de esa búsqueda en una religión concreta.

Louella Parsons dijo...

Querido The Toxic, el mérito de este estupendo blog es principalmente de Mr NRQ y de Ms Tasmania.

Los demás (incluido usted, por supuesto) somos fieles y gustosos colaboradores.