Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La estética de la simplificación de la comunicación electoral

Ni son "ocho días de oro" ni "el invierno te pertenece" pero las campañas electorales han llegado y con ellas más de lo mismo.

El refranero, sabio como el solo, dice que "una imagen vale más que mil palabras" En el caso de las campañas electorales, no faltan quienes creen que la foto de un candidato que visita un hospital dice más a los votantes que un informe que detalla su política sanitaria. O que sobreponer la impagen de un candidato a la de un perro feroz envía un mensaje más memorable que la descripción racional de los inconvenientes que acarrearía elegirlo ¿Realmente tienen imágenes y metáforas tanto poder persuasivo? Y si así fuera, ¿en qué consiste?

Les contaré una anécdota que ya es un clásico al respecto. Ocurrió durante la campaña de 1984 y está protagonizada por los asesores de Ronald Reagan. La periodista de la CBS, Lesley Stahl, decidió hacer un reportaje informativo que pusiese de manifiesto hasta qué punto los asesores del entonces Presidente envolvían sus discursos con imágenes dirigidas a persuadir al electorado. En el reportaje, la voz en off de la periodista iba narrando un mensaje crítico que trataba de evidenciar las estrategias manipuladoras de la Casa Blanca para ocultar el lado negativo de Reagan y las contradicciones existentes entre las imágenes y las políticas del Presidente.

Pues bien, el mensaje crítico de Lesley se acompañaba de imágenes que ilustraban, precisamente, lo que se criticaba, a saber, Reagan con todos los colores de la bandera, con la antorcha olímpica, rodeado de masas que le aplaudían entusiastas...

Tras la emisión del reportaje, los asesores de Reagan llamaron a la periodista y cuál no sería la sorpresa de ésta cuando, en lugar de las quejas que esperaba, recibió el más caluroso agradecimiento. El equipo de Reagan le dio las gracias porque la periodista les había proporcionado un tiempo televisivo gratuito en hora de máxima audiencia. "Estamos en plena campaña y usted nos ha regalado cuatro minutos y medio de fabulosas imágenes de Ronald reagan" le dijo el asesor presidencial "y en televisión eso es todo"

El reportaje fue emitido por CBS News el 9 de abril de 1984

12 comentarios:

Nrq dijo...

Reagan; la izquierda quería vender que era bobo (y, vale, tuvo algún comentario desafortunado), pero a ver quién le iguala el curriculum

Louella Parsons dijo...

Zapatero gobierna a base de gestos, impactos en la opinión pública, decisiones polémicas pero sin apenas contenido de fondo y el PP, desconcertado con esta forma tan atípica de gobernar hasta el 2004, no acierta a hacer oposición.

Pero ya han pasado seis años, y el PP no encuentra cómo romper en las encuestas, salvo de rebote (en este caso, por la crisis).

Me pregunto por qué el PP no encuentra la manera de crear fisuras en este gobierno o mejor dicho, de crear esperanza e ilusión entre los votantes.

¿Tan difícil es hacer frente a un gobierno-propaganda?
¿Ha monopolizado Zapatero las palabras paz, diálogo, solidaridad, pobres,....que ya no le deja a la oposición ideas nuevas para sus slogans?
¿Es Rajoy?
¿Es el equipo asesor, el de comunicación, la empresa de marketing....?

También me he preguntado si los españoles todavía estamos algo afectados con el 11-M, si aquellos cuatro días tan devastadores nos han dejado cicatrices y nos hemos vuelto demasiado escépticos y desilusionados con la política como para que votemos por inercia.

Juante dijo...

En Publicidad y Comunicación en general exite lo que se llama "efecto boomerang".

Ahora bien, yo soy mucho más partidario de la duda razonable que expresa Doña LOUELLA. Los progres en general andaban erráticos, mustios y sin argumentos, tras los múltiples pufos de Míster X. Había una gran bolsa de abstención tentada a seguir confiando en el PP, incluso admitiendo a regañadientes haber participado en la intendencia de salida, junto a otros cincuenta países, de la segunda guerra de Irak. Incluso pasando por alto los fastos escorialenses de la boda de Ana Aznar.

Pero ocurrió lo que Iñaki Gabilondo agradeció que ocurriera, el día 15 de marzo, con una histeria digna de mejor causa: que volvió un neo-Psoe, de la mano de un tonto por probar pero que, como buen tonto útil, es mucho más peligroso que un malvado en estado puro. Y lo estamos viendo y padeciendo al cabo de seis penosos años de desintegración moral y estructural.

Y lo peor es que el tema sentó cátedra. Hoy existe toda una generación de Alicias y Peterpanes que le bailan el agua a Zp, por disperso e inane que se muestre siempre. Si una periodista simpática al PP hiciera un reportaje sobre Zp y Gabilondo cuando aquél decía que había que revolver el patio o algo así, o de todas sus gansadas y memeces, estoy seguro que el efecto boomerang sería contra el PP. Por simple cuestión de sectarismo ciego que ha creado ya la estrafalaria -pero muy eficaz por lo que tiene de entronque con su moral laxa- trayectoria zapatétrica.

El PP sigue teniendo una imagen de ogro, gracias a la habilidad comunicativa del PSOE, que no perdona ni una, pero también gracias a cosas como la mala respuesta pepera a lo del alcalde de Valladolid, el juego retirado de la Camacho y a niñas y niños "simples" como Progrejuli y Sardá, que mantienen en alerta a los que aquel aciago día de marzo renegaron de la abstención.

Triste panorama político tenemos en Apaña.

Louella Parsons dijo...

El PP sigue teniendo una imagen de ogro, gracias a la habilidad comunicativa del PSOE.

Humm, no se crea, don JUANTE, la cosa está cambiando.
Ahora ya no cuela tanto esa percepción de ogros como la de corruptos.

El caso Gürtel y las filtraciones y publicaciones dosificadas de El País (y lo que todavía tendrán en la recámara) le han hecho muchísimo daño.
Y la inacción de Rajoy le está situando en una posición de incapaz entre la opinión pública.

J.I. dijo...

Por lo visto también Zp copia a Reagan. Para ^^ La foto es lo más importante"

Carmen Quirós dijo...

Como ve soy obediente, Lou. Vengo por aquí algunas veces; pero suelo tomarme mucho tiempo antes de saltar a la arena en un blog.

Comentan el tema de la pérdida de percepción por parte de los ciudadanos del PP como «el ogro» y ese es, en mi opinión, el gran acierto de Rajoy.

La estrategia de crispación de Zapatero, cuando ganó las elecciones, buscaba resucitar el enfrentamiento entre la derecha y la izquierda, la gresca constante. Se pretendía demostrar al electorado que el PP no sabía perder unas elecciones.

El «perfil bajo» de Rajoy les aguó la estrategia y desmontó la imagen montuna que el PSOE intenta colgarle. El cordón sanitario se volvió contra el PSOE a la larga.

Ahora la consigna no es la crispación, no pueden permitírsela tal como están las cosas, sino el último cartucho acusando al PP de que no colabora, que es otra versión de «no saben perder unas elecciones»; pero ya no cuela.

Combatir la estrategia socialista requiere hilar muy fino; pero han hecho un trabajo que me parece muy brillante estos seis años.

Gulliver dijo...

Como ve, Dª Louella, yo también soy obediente, como Dª Carmen Quirós

La batalla de la imagen es muy importante, pero también es clave la de las ideas.

Es esencial jugar la partida de ajedrez con piezas blancas y que el rival la juegue con negras. Y si tengo alguna pieza más bien oscura la pinto de blanco. Lo blanco es lo positivo, lo que ilusiona, el progreso, la modernidad. Lo negro es lo negativo, la reacción, la incuria moral,...

El PSOE es un auténtico maestro. Siempre juega con blancas, aunque tenga piezas tan negras como el aborto (transformado en un bello alfil llamado derecho a la salud sexual y reproductiva). Y si el PP amenaza con alguna bella dama blanca (regeneración democrática, lucha contra la corrupción...), le tira toda la basura que puede.

En esta batalla por jugar con las piezas buenas es esencial contar con los árbitros de la partida (medios de comunicación, mundo de la cultura) que son los que, a la postre, deciden quién juega con blancas. Y en esto es también maestro el PSOE (fideliza muy bien a su "clientela")

Louella Parsons dijo...

Doña CARMEN, no sé qué decirle respecto a su post.

Si no hubiera un 20% de paro, ¿diríamos lo mismo? ¿estarían las encuestas como están? ¿seguiría Rajoy esta estrategia de "perfil bajo"?

De todas formas, aun aceptando que tenga razón (que no digo que no la tenga, simplemente soy escéptica), creo que debería haber alguien en el PP más cañero, más que don Pío y que doña Soraya.

Louella Parsons dijo...

Doña Carmen y don Gulliver, les agradezco que se hayan animado a participar pero quería puntualizar que para obedecer tiene que haber alguien que mande y para eso, ya tenemos demasiados cretinos con mando y coche oficial.

Yo sólo hacía una leve recomendación...

Carmen Quirós dijo...

Louella, rectifico. Gracias por su invitación. Es que no es tan fácil romper el hielo.

En cuanto a lo que plantea: «¿Si no hubiera un 20% de parados...)».

La política que estaba siguiendo este gobierno llevaba ahí sin remedio. Un país necesita seguridad jurídica para que las cosas funcionen.

Si el propio gobierno se salta las leyes a la torera, si protagoniza un escándalo como el de ENDESA, en el que quedó ante el mundo como un cochero para terminar con una empresa que nos costó mucho dinero a todos los españoles desmembrada.

Si el gobierno no tiene un objetivo en la administración del país, sino en la Alianza de Civilizaciones, la lucha contra la Iglesia, se reparte dinero sin control...

Esa línea no podía terminar en otra cosa que en esta crisis.

Y sí, tiene razón, si no estuviéramos tan mal, las posibilidades del PP puede que fueran menores. Rajoy no tiene el carisma de masas que hace falta para arrasar; pero si hubo un gobernante en España con una imagen no sólo pésima, sino aborrecible, que estomagaba a la mayoría de los españoles, ese era Aznar.

Yo no podía soportarle; pero ahora le echo mucho de menos y creo que son muchos más los españoles que piensan que el carisma ya nos ha costado demasiado. Algo hemos aprendido, creo yo.

jano dijo...

Caer en la trampa de la propaganda política es pura visceralidad, como es visceralidad la sumisión a un partido político porque has heredado el carnet de tus padres o de tus ancestros; esta dinámica es muy española y es lo que nos ha conducido a este bipartidismo nefasto en el que vivimos.
Desgraciadamente, en España, la visceralidad (incluído el cerebro reptiliano)se utiliza mucho y las urnas son cada vez más aburridas y previsibles, por el olvido del cerebelo, que nos proporcionaría un mayor equilibrio para juzgar hacia qué lado deberíamos inclinar la barra del funámbulo que somos. Pero no todo está perdido porque los españoles tenemos una barra de funambulismo infalible: el bolsillo vacío, que nos escora hacia el lado que no nos gusta y nos hace pensar en cómo volver a nivelar la linea de flotación. Ahí se acaban todas las filias y las fobias y los eslóganes nos importan un pimiento. Mientras tanto podremos jugar con los videos que nos proporcionan los partidos en compañía de nuestros hijos, que en su inocencia, nos aportarán ideas frescas: Papá, ¿por qué esa chica y la gaviota hacen desaparecer a los malos sin disparar ni un solo tiro? ¿Cómo lo hace? PPSSSS, cosas de la política, hijo.
Ha sido un placer, como siempre, participar con ustedes en este blog.
Saludos a todos.

Louella Parsons dijo...

Fíjese si tenía poco carisma Aznar, doña CARMEN, que hasta el momento en que puso los pies encima de la mesa con Bush (y el atentado), creo que había pasado bastante desapercibido entre los ciudadanos.
Apenas había política en el ambiente.

Pues sí, nos ha costado caro el carisma.