Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

martes, 9 de noviembre de 2010

mesa


Si recuerdan hace unos días les dije que los demócratas no habían dejado nada sobre la mesa para la segunda mitad del mandato ya que esto facilitaría más el escenario para la reelección si se dejaba a los republicanos el mero papel de decir no, oponerse y llevarles al nivel de acosar tanto a Obama como para convertirle en víctima. Si también recuerdan les dije que la opción de Boehner y Cantor era, desde un principio, dejar de ser el partido del no e, inteligentemente, evitar el acorralamiento del Presidente y estrechar el espectro de excusas. Aclarar que cuando dije que no había nada sobre la mesa me refería a los grandes logros o si quieren los hitos que marcarían la presidencia de Obama, al menos en su primer mandato; HealthCare, Recovery Act… ya saben.
Pero por ahondar en esta materia les diré que hay 400 proyectos que han pasado la aprobación de la Cámara de Representantes (cuando era mayoritariamente demócrata) que no han pasado la aprobación del Senado (que seguirá siendo demócrata después de enero) con lo que el uso del lameduck congress no pasaría por ser poco elegante si algunos proyectos se aprueban en estos dos meses. Aunque la palabra definitiva la tendrían los salientes y ver cómo actúan en función de ya saber que van a ser sustituidos. Lo lógico y elegante sería abstenerse si tu sitio lo va a ocupar el contrario, ¿no? Pero veremos.

Ahora, hay temas sobre la mesa, claro. Gays en el ejército, por ejemplo, pero la más interesante es el acta de recorte impositivo, "Tax Cuts", de George Bush que data del 2001 en su primera versión y del 2003 la segunda y que caduca… el 31 de diciembre. Poco más de una semana antes que entre el nuevo Capitolio. Interesante, ¿verdad? El acta propone reducciones graduales por ingresos (están tabulados y no les costará encontrarlos en internet) y Obama propone mantener los recortes en casos de individuos con ingresos superiores a 200.000 dólares y matrimonios con ingresos conjuntos superiores a 250.00 dólares. Pero es que muchos demócratas ya han admitido en privado que se debería extender la reducción existente otros dos años mientras que los republicanos hablan de mantenerla tanto tiempo como dure la recuperación. Obama, durante la campaña, habló de retirar la ley y subir los impuestos a las rentas más ricas, pero algo o alguien le ha debido decir que el dinero debe mantenerse en las empresas y en las familias y ya ven, no sólo no retirará la ley, lo que garantiza votos, sino que reducirá más los impuestos a las rentas altas, lo que incluso le garantiza fondos para la campaña. En serio ¿ustedes se jugarían la reelección llevando a cabo la medida más impopular desde la época de los fenicios? Y es que el giro en las elecciones no lo ha provocado la aprobación del Health Care. Lo ha provocado que se ha incurrido en un gasto que no ha llevado a ningún sitio y el índice de paro se mantiene desde la elección de Obama en un límite muy peligrosamente cercano al 10% de paro, con lo que la gente no ha visto que su vida haya mejorado.

Por supuesto en España el que prometa reducción de impuestos y un paro del 10% gana las elecciones sin bajarse del autobús, avión o helicóptero. Pero aquí la situación es distinta. No porque el gobierno aquí tenga un problema de gasto y no de ingreso, que lo tiene también, sino porque aquí consideramos que el hecho de que el dinero no lo reparta la administración y quede en manos privadas es malo. Cuando digo "consideramos" hablo de la mayoría de intención de voto. Aquí pensamos que la propiedad privada es más de codiciosos e insensibles y que el gobierno es el proveedor de bienestar. Hay un océano de por medio, no sólo geográfico, sino también conceptual. Porque en España pensamos que lo mío es mío, aunque sea poco y que lo que pone el estado también es mío y no de todos.
Pero es que si no hay inversión empresarial y las familias no hacen gasto, la economía no se alimenta y no crece y si la economía no crece no hay empleo. Insisto, el ministerio de trabajo no proporciona empleos. Es más, los parados minoritariamente encuentran empleo a través del INEM y aún así los cambios más sonados son los del ministerio de trabajo, del que ya hemos conocido tres ministros y varios opinadores dentro del gobierno Zapatero. Zapatero busca imagen de empeño en el trabajo y que hay que sacrificar lo que sea por mostrar que se hacen cosas desde la Administración para potenciar el empleo, pero nadie dice que da igual quién esté al frente del ministerio, porque el ministerio de trabajo no tiene la respuesta.
En fin, 10% de paro, menudo sueño por lograr.

3 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

De acuerdo, contigo, amigo mío: el paro, el paro; o parafraseando a Clinton, "es la economía, estúpidos", pero es muy cierto que mientras en USa instintivamente se desconfía del Estado, aquí todo se espera de él. Saludos míos, que soy también seguidor tuyo, de tu sagaz escritura, quiero decir

Nrq dijo...

Mil gracias por el halago. No sé si es sagacidad, más bien es un tema de echar tiempo.

El paro? Bueno, hasta que culturalmente no se acepte en España a las empresas y los empresarios, no bajaremos de un vergonzoso 18%, y esa cufra será un éxito para muchos. No es broma, Zapatero se escudó en la codicia de empresas y bancos y esos mensajes corren como la pólvora entre segmentos ajenos por completo a la realidad empresarial

Louella Parsons dijo...

Muy buen post, don NRQ.

De las cosas más perjudiciales para nuestra maltrecha situación económica que se han llevado a cabo en esta legislatura ha sido aquella manifestación de los sindicatos en la que se reconocía que no se iba contra el gobierno sino contra los empresarios. Y gente que formaba parte de ese gobierno, estaba en la manifestación.

Una irresponsabilidad que estamos pagando caro.

Mientras el gobierno pide que no creemos alarma, que es peor porque no se recupera la confianza, machaca a los empresarios que son los únicos que crean riqueza y puestos de trabajo.

Prejuicios contra los ricos y los empresarios, desconocimiento absoluto de un mínimo de Economía, miedo a la desprotección del Estado, incapacidad de la oposición para llevar un discuro claro y simple que entienda todo el mundo....factores que sumados nos impiden salir de esta situación.

Todavía no estamos preparados para entender el liberalismo más simple.