Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

lunes, 4 de julio de 2011

Destripando la personalidad


El inconsciente colectivo alberga imágenes y símbolos primitivos que han dado origen a los cuentos de hadas, a los mitos y a otras historias que se transmiten de generación en generación. He estado releyendo a Jung y sus arquetipos: sombras, ánimas y ánimus.

El lado más oscuro de la humanidad que desafía la concepción moral que tenemos de nosotros mismos, nuestro Hyde, nuestro demonio interior... La energía y los aspectos femeninos del individuo, la conexión con nuestras emociones. El ánimus o nuestra parte masculina, la guía racional de nuestra vida.

Francamente, me parece un destripe demasiado simple. En esto estoy con Nietzsche cuando escribió sobre los psicólogos: “hay casos en que los psicólogos somos como los caballos. Nos asustamos de nuestra propia sombra, que se mueve delante de nosotros. El psicólogo tiene que apartarse de sí para ver”

7 comentarios:

Mr. Chan dijo...

“El psicólogo tiene que apartarse de sí para ver”

De sí mismo y de sus enfermos para poder tener una perspectiva clara. En estos casos dudo que ponerse en la piel del otro pueda resultar beneficioso.

No veo a un terapeuta cargado de empatía y escuchando los males de su paciente, ¿se lo imaginan?

Artanis dijo...

Una de las grandes dudas de nuestra era moderna es si los psicólogos tienen una base firme y real o si son los "nuevos" vendedores de crecepelo, que en los antiguos villorrios terminarían embreados. Seguro que todos conocemos a gentes que han salido escaldadas de algunos profesionales, con sus heridas aún más abiertas y los bolsillos más vacíos.
Hay escuelas tan distintas e incompatibles entre sí (tengo entendido, tampoco voy a presumir de experto) que, a veces, parece que viven a base de prueba y error, pero jugando con materiales delicados, volátiles.
A mí, además -lo reconozco- siempre me ha gustado ese tema cuasi-tabú de que Jung "creyera" (¡cuánta comilla hoy!) en el I Ching como un sistema de lectura ¿instintivo? de la personalidad.

Mr. Chan dijo...

¡Coño! "El libro de las mutaciones" (creo que era algo así), hay por casa un ejemplar. La última vez que lo tuve en mis manos todavía se pagaba en "pelas" lo recuerdo porque eran las monedas que utilicé para invocar el oráculo. 

Artanis dijo...

Cierto... (la imagen de Mr. Chan con el I Ching, resulta impagable...)

Por cierto, Dña. Tasmania... magnífica su referencia a "Mr. Hyde". La obra de Stevenson, visionaria, aunque beba de fuentes y mitos tan antiguos como el dios Jano... las dos caras, Géminis, etc... Stevenson sentó las bases del hombre moderno que reconoce sus contradicciones e íntimos deseos. La pugna eterna... aunque a veces, la balanza se incline...

Louella Parsons dijo...

Unas amigas mías hacen constelaciones familiares.
Me ha explicado mil veces de qué va el asunto y no he conseguido entenderlo muy bien pero según ellas, han resuelto conflictos internos que venían desde sus abuelos y bisabuelos y que llegaron a derivar en problemas físicos y al desaparecer los conflictos, se han curado de sus dolencias.

En fin.

Artanis dijo...

Emmmmm... Dña. Louella, ¿sabe si en esas reuniones devoran carne humana o escuchan discos de Karina al revés?
Es por acumular información, nada más...

Louella Parsons dijo...

Qué bueno lo del disco de Karina al revés, querido Artanis, no sé, no sé qué hacen, pero seguro que nada que nos parezca medianamente normal.
Me informaré de cómo llegan a los bisabuelos.