Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

sábado, 25 de diciembre de 2010

Nevera para la Navidad

¿Recuerdan al Dr. Thomas Szasz, de quién reprodujimos aquí una extensa entrevista extractada?

También hablamos de Freud... más bien de Anna.

Les dejo con este párrafo redactado por el D. Szasz, asaeteando a un icono de nuestra cultura del S.XX...

"En 1.922, Ludwig Von Mises – el genio de nuestro siglo menos reconocido- publicó un libro titulado “Socialismo”, que estableció su reputación [...]. Sus últimas máximas en ese trabajo dicen así: “Que la sociedad sea buena o mala puede ser un asunto de juicio individual; pero quien prefiera la vida a la muerte, la felicidad al sufrimiento, el bienestar a la miseria, debe aceptar... sin limitación ni reserva, la propiedad privada de los medios de producción.”

Siete años más tarde, Sigmund Freud –el charlatán con más éxito de nuestro siglo- publicó “El malestar en la Cultura”, añadiendo más lustre a su ya considerable fama , especialmente entre los inclinados científicamente a ser enemigos del Capitalismo y la Libertad. “No me interesa”, declaró Freud, “ninguna crítica económica del sistema comunista; no puedo investigar si la abolición de la propiedad privada es posible o provechosa.” Las observaciones anticapitalistas de Freud no fueron comentarios aislados, realizados rápida e impulsivamente. Años antes dio la bienvenida a la declaración de guerra contra la propiedad privada y la libertad religiosa de los bolcheviques con una mezcla de ingenuidad y optimismo: ”Cuando las grandes naciones anuncian que solamente esperan la salvación del mantenimiento de la piedad cristiana”, escribió en 1.917, “la revolución en Rusia- a pesar de todos sus desagradables detalles- parece el mensaje de un futuro mejor.” En público, Freud reprendía a los Estados Unidos porque no compartían su desprecio por la religión; en privado solo manejaba sus negocios en dólares americanos.

Po desgracia los liberales modernos* continúan centrándose sobre derechos humanos y no sobre derechos de propiedad. ¿Por qué? Porque eso les hace parecer socialmente despreocupados, “protectores” y “compasivos”. Escindiendo derechos de propiedad y derechos humanos, los liberales lograron cargar de mala fama a los primeros, minando la legitimidad moral de todos los otros derechos. Pero los derechos de propiedad no son sólo exactamente tan válidos como los derechos humanos; son anteriores a, y necesarios para, los derechos humanos."


* Esta es la noción sajona de liberal, o sea, contrariamente a la que usamos en España en estos momentos, se efiere el Dr. Szasz al izquierdismo -más o menos light- norteamericano.

1 comentario:

Artanis dijo...

Me parece interesante este combate, Dña. Tasmania. Quiero decir que hay popes, como Freud que, si bien dieron un primer paso coherente e inapelable, hasta un ígnaro como yo puede estar al tanto de que determinadas corrientes del Psicoanálisis le dan por más que superado, cuando no equivocado.

Mises o el propio Szasz son más minoritarios, pero tienen el valor de hacer una crítica fundada y aunque busquen el proselitismo, pensarán que la posteridad les juzgará, aunque sea en función de cómo esa sociedad se modifique... tal sería el caso de los dos citados, que creen en estructuras y organización social muy lejana a la de nuestros niveles de estatalización (creo que los chicos de "Púbico" diferirían de esta apreciación).

Recuerdo que cuando se iba a votar esa filfa llamada Constitución Europea, Rodríguez Braun dijo que le parecía incomprensible que la citada no mencionase -ni una vez- el derecho inalienable a la propiedad privada.

Eso bastaría para votar, "no"...