Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

viernes, 31 de diciembre de 2010

La otra vida de Taz

Todo aprendiz de mago necesita tres cosas importantes: una fórmula mágica, un ayudante y una paciencia. La fórmula mágica es muy muy fácil: "Uno, dos, tres y el miedo se fue". Después necesitas al ayudante. Es muy importante. Tu libro favorito, tu música preferida, tu perro... Naturalmente también puede ser tu hijo o tu pareja. Abrázalo con fuerza y di la fórmula.

Ahora viene algo muy muy importante: después de decir la fórmula, piensa en algo bonito o divertido. Puedes pensar, por ejemplo, en un encuentro feliz, en un lugar especial, en lo suave que es la piel de aquel al que amas... También puedes imaginar planes, buenos planes, cosas que hacer o encuentros que deseas. Lo importante es que, cuando abrazas a tu libro o a tu hijo, pienses en cosas hermosas imaginándolas muy bien.

Si los pensamientos tontos no te dejan en paz, si siguen dándote miedo, vuelve a intentarlo. Verás cómo entonces te sientes mejor y más seguro.

Feliz año nuevo. Mis mejores deseos para todos.

4 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Hola, Tasmania, monstruo, has hecho magia tú con las palabras. Muy bonito finde año el que pusiste. Un abrazo, suerte y fiesta, de parte de un seguidor fiel tuyo (también para todos tus lectores)

Artanis dijo...

En nuestros demasiado breves y demasiado escasos encuentros, siempre me ha parecido vd. una mujer que sabe dominar y vencer los miedos. De evidente y fuerte carácter, no por eso el perro ladrador es más mordedor, ni la lógica ha de ser siempre inapelable. A veces, las mentes más lógicas tienes escondites de superstición... Si la magia, los hechizos, el... "mojo"... le sirve para aceptar la felicidad y estar dispuesta a pelear por no perderse nada que quiera, le guste o desee... bienvenida al club.

No es fácil... pero cuánto mejores son las personas que intentan esa lucha, más acompañados nos sentimos todos.

Juante dijo...

Hay palabras que son como suaves caricias. El fundado escepticismo que tiene uno en la palabra, por lo que supone y representa, se ve así afortunadamente aliviado.

Las verdaderas palabras son como la Música que se abstrae en sí misma, como esos valses de Viena de cada inicio de Año.

Feliz Año Nuevo.

Louella Parsons dijo...

Buff, señores, no sé qué decir.

A veces la vida se vuelve del revés y tenemos miedo pero sabemos que luego vuelve a su sitio. Abracemos esa esperanza.

¿Que nos encontramos con un tourmalet de frente? Pues empecemos a subirlo. Luego llegará la bajada.

No es fácil, no. Más bien, no.

Pero como dice Artanis.... "cuánto mejores son las personas que intentan esa lucha, más acompañados nos sentimos todos."

Queridos todos, ¡Feliz Año!