Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 2 de diciembre de 2010

privatizar

¿No es "paquete de medidas" un término muy cursi? Como todo lo cursi se trata de recubrir de una capa de elemento deslumbrante, algo que no deja de ser un objeto pobremente construido. Ussía lo resumía muy bien al decir que "cursi es un hortera con pretensiones". Cada vez que veo al señor Rajoy o al señor Rodríguez Zapatero hablar de "paquete de medidas" veo a una persona que no tiene nada y a otro que descubre a bofetadas dónde está la realidad del mercado y la inversión.

Hay una absurda conciencia enraizada en nuestra sociedad (y no descarto que heredada del franquismo, por acción aunque también por reacción) de que el control público es bueno, que el intervencionismo es bueno y que lo privado es, no ya malo, sino perverso. Pero a base de bofetadas el gobierno sigue imponiendo criterios neoLiberales de no retorno, porque privatizar aeropuertos o loterías no crean ustedes que tiene mucha vuelta atrás a no ser que nos llegue a gobernar un Chávez que decida incorporar las gestiones privatizadas al estado en base a un decreto. ¿o alguien cree que el gobierno va a incurrir en un gasto descomunal para comprarle de vuelta a Florentino, por ejemplo, Barajas y el Prat?

Pero no; como decía el franquismo trajo, entre otras cosas, el proteccionismo y el tutelaje y el antiFranquismo, en plena Guerra Fría, trajo el concepto socialista de que el estado debe proteger intereses y servicios al ciudadano que no pueden caer en manos privadas porque la codicia del capital harían que los precios subieran tanto que alejarían al ciudadano de su disfrute. ¿Acaso no es lo mismo? Un escenario que, educacionalmente, genera una conciencia sin muchas más alternativas. ¿No?

Bueno, avanzamos en una dirección mercantilista a base de bofetadas.

6 comentarios:

Juante dijo...

No os quiero ni contar cómo baboseaba ayer tarde, en "Progrejuli show" el catedrático en sociología Jesús de Miguel, y gran corrupto intelectual troskysta, donde los haya, nada más enterarse de que a los funcionarios les van a quitar por decreto la posibilidad de seguir con su seguro médico privado, en Adeslas o Asisa (que tampoco es mucho, dado que los sociatas lo han ido restringiendo estos últimos años, hasta la saciedad.)

El desaprensivo estólido y comisario político del Psoe, a las órdenes perrunas de Progrejuli, espetó rápidamente: "¡Hombre, eso está muy bien. Cuando a mí me ofrecieron la posibilidad de Seguridad Social-Compañías privadas, lo tuve muy claro desde el principio: medicina pública. Que todo el mundo se apunte a lo público!"

El tipo -ya digo- jadeaba de gusto, ante la noticia del penúltimo desatino de Zopenco. Está bien, para estos nazis de izquierda, que todo quisque pase por la misma piedra. Lo que está mal es dar libertad de elección.

Sí, estoy de acuerdo: vivimos en un país altamente peligroso, por lo inestable, desestructurado, desvertebrado, demagogo y, sobre todo, indigente intelectual.

Louella Parsons dijo...

Claro que es lo mismo. El problema, al final, es el desconocimiento absoluto de lo que es el liberalismo. La mayoría de la izquierda no hace otro análisis que el rumiar constantemente los tópicos con los que defiende el intervencionismo (como dice un amigo mío: todo vísceras y sentimientos) pero no profundiza más allá ni hace estudios comparativos porque no sabe con qué comparar, porque no sabe definir qué es el liberalismo y, por tanto, tampoco sabe argumentar por qué es tan perverso.

Seguramente, muchos de ellos son liberales y no lo saben y, si alguno lo sabe, no querría serlo porque tienen miedo a la libertad. Es muy cómodo casi no pensar y que otros te solucionen tu vida. Una conciencia sin muchas alternativas, como dice NRQ. ¿Será eso lo que buscan?
Porque el liberalismo es una actitud, una forma de ser, es dejar que cada uno encuentre su camino sin entorpecer el de enfrente, es un respeto escrupuloso al otro, es una actitud antigregaria, ¿será que hay miedo a no pertenecer al grupo?

Pero al final, el sistema intervenido no da más de sí, el Estado se ha empobrecido ahogando la iniciativa privada que es la que de verdad crea riqueza y ahora no le queda otro remedio que volver a incentivarla.
Y esto es progreso.

Juante dijo...

Nuestro insufrible y peripatético Ministro de Deportes se ha ido al país de las cuentas opacas para ver si nos dan el mundial de fúrbo del 2.018.

Puede que sí, que se lo den al iluminado haragán con suerte, sólo por darle remoquete a su amigacho Gallardón.

Personalmente estoy a favor de la anexión de Portugal y Apaña. Me encanta el agua helada y transparente del Atlántico Este, en el Oeste peninsular; no soporto el agua calentorra del Mediterráneo. Y también hay otros motivos confesables.

Nrq dijo...

Pero, ¿saben?, la responsabilidad primera es nuestra. Por débiles, flojos y poco aventurados. Nos hemos dejado llevar por esa conciencia paternalista y, si no, hagan la prueba; díganle a alguien que quieren montar una empresa de... lo-que-sea.

- comentario 1.- "buf!" ("buf" es un número que no sé ponderar)

- comentario 2.- "hay mucha competencia en ese campo" (ya, ¿y en cuál no? al menos ¿en cuál no que no se necesite una pasta indecente para entrar?)

- comentario 3.- "está la cosa muy mal ahora para montar nada" (ahora-ahora, vale ¿pero siempre?)

- comentario 4.- "eso es una tontería de los (x.ej.) alemanes que aquí no va a funcionar" (estos que juegan a ser el Mago Merlín son mis favoritos)

Luego no se extrañen que Francis Drake sea inglés; es lo que tienen las culturas que premian el logro (me encanta Drake, por si no captan el comentario)

Louella Parsons dijo...

Totalmente de acuerdo, don NRQ con sus 4 comentarios.
Y hay otro más que se no si se puede incluir en el ¡¡Buf!! que es ¿para qué complicarse la vida?

Por eso no avanzamos. La ley del mínimo esfuerzo.
Esta tarde me he reunido con un proveedor.
Nos hemos quedado un buen rato hablando de la situación actual, de la situación de nuestras empresas (la de él, inmensa. La mía, pequeñita)....y al final, a pesar de todas las dificultades, preocupaciones, estres.....los dos coincidíamos en que merecía la pena.
El esfuerzo, los pequeños logros que vas consiguiendo, los fracasos, las nuevas ideas a llevar a cabo.....son sensaciones completamente satisfactorias y que sólo las conoces cuando te lanzas a la aventura.

Me he reído con lo de Merlín. Ah! y también están los que después de desanimarte, te dicen cómo debes llevar tu empresa.

Patricia dijo...

Basado en una historia real.

Estudié CC. Económicas y Empresariales (por entonces, iban juntas) y Derecho en una de las Universidades de élite de este país. En uno de los últimos cursos de carrera, nos pidieron que levantaran la mano aquellos que tenían pensado montar su propia empresa al acabar los estudios. Levantaron la mano dos. 2.

Pero esto no es todo. Un 10% de la clase tenía como intención inmediata estudiar una oposición (sí, bueno, de alto nivel: Inspectores de Hacienda, Abogados del Estado, Jueces, ...). Pero, en definitiva, funcionarios.

Con este panorama, Uds. me dirán.