Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

miércoles, 16 de junio de 2010

Políticas impopulares, premios y castigos

Las estrategias que adopta un gobierno, como agente, frente a los ciudadanos, que representan el principal, dependen sobre todo de la evaluación retrospectiva de los segundos en el momento de las elecciones. El apoyo prospectivo con que cuenta el gobierno a la hora de embarcarse en una política arriesgada es menos frecuente.

Mientras los referendos son iniciativas excepcionales, las estrategias de supervivencia frente a políticas impopulares, incumplimientos de promesas y giros radicales son parte del funcionamiento normal de la política.

Me encontré este texto ayer mientras buscaba otro entre miles de millones de papeles. Es del pleistoceno, como diría Patricia, y su autor es José María Maravall, catedrático de sociología de la UCM, socialista de carné y Ministro de Educación y Ciencia de Felipe González entre el 82 y el 88.

En efecto, muchos gobiernos han llevado a cabo políticas enconómicas que combinaban de diversas maneras traiciones a promesas electorales, impopularidad y malos resultados. Sin embargo, las consecuencais políticas de esta combinación no han sido inevitablemente desastrosas. El principal, que diría Maravall, parece haber considerado en muchas ocasiones que no cabía atribuir los resultados al agente, es decir, al gobierno, que éste estaba actuando de la mejor manera posible y que otras medidas o agentes (PP) producirían resultados aún peores.

Pero claro,yo me pregunto. ¿Cómo puede el gobierno influir para que esas consideraciones del electorado sean tan benévolas?

Recuerden la supervivencia del gobierno socialista en condiciones objetivas de una alta tasa de paro (22%) pero también en condiciones subjetivas de una profunda impopularidad de las políticas económicas (decretazo) El PSOE fue capaz de superar en poco tiempo los más de 10 puntos porcentuales que le separaban del PP en las elecciones de 1993.

¿Por qué tengo una extraña sensación de déjà vu?

Permítanme algunas consideraciones sobre la estrategia:

1.- El carácter inevitable de tales políticas

2.- La promesa de luz al final del túnel

3.- La oferta de compensaciones del presente (de fuerte carga ideológica como el proyecto de ley de laicidad hoy o la aprobación de la ley del aborto entonces)

4.- Una oposición de la que se desconfíe

Aunque se trabajen los cuatro mensajes, si el gobierno que se encuentra en dicha situación ha liderado el país durante una única legislatura, lo normal es que "tire" de las consideraciones 1 y 2. Así, incita al voto prospectivo.

Si por el contrario el gobierno sufre el desagaste de dos o más legislaturas... lo inteligente será "tirar" de los mensajes 2 y 3 motivando así el voto retrospectivo.

Est avis in dextra melior quam quattuor extra... Sin latinajos, que el refranero español es tan sabio o más: Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Esa es y será la historia que se nos viene encima.

2 comentarios:

Juante dijo...

La explicación es bien fácil, mi querida Tasmania: el PSOE es una SECTA (algo así como la sexta, pero a lo bestia.) (Por cierto, el número "6" es el número de la bestia.)

Y hay una palabra para cambiar de rumbo político, aunque eso cada vez sea más evanescente: "convulsión". Si hay convulsión, con gran aparato mediático, los abstencionistas deciden. De lo contrario, los del pensamiento Alicia, es decir, los del mayo francés redivivo, es decir, la progresía, siempre tendrán la sartén por el mango. Hablamos de Apaña, claro, donde el informe Pisa no da para más.

El problema de la derecha es que la experiencia siempre llega, pero tarde.

Nrq dijo...

Perdón por la poca antención de hoy, pero he tenido un día de infierno con una casi permanente sensación de productividad. Lo recomiendo; cuando el cansancio reconforta.

Yo no sé si es deja-vu o no, pero sé que los tiempos juegan a favor del PSOE. En dos años, bajo los designios de la UE y el abogar de Merkel (que algo de fusta sacará) cualquier buen número, indice y ratio serán vistos como inequívoca recuperación tras un esfuerzo liderado por un estadista en el que agradecerá la paciencia de toda España.
Veamos, que es una cuestión de marketing y técnicas hay cientos. Si gana el PSOE, posiblemente, sea responsabilidad de los estrategas del PP por dejarse ganar.

Pero es mi opinión y puedo estar equivocado