Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

viernes, 22 de octubre de 2010

Palabras, puro misterio

Bueno N, tú has sacado el tema. Y yo no he podido ahogarlo en mi cabeza en todo el día.

Resulta difícil imaginar a alguien inventando palabras ¿eh? El lenguaje es un puro misterio. Cuanto más me meto en la etimología menos sé . Me sorprende que no te hayas leído todavía el diccionario completo ¿O ya lo has hecho? Sé que intentase leer la biblia completa. Yo creo que el diccionario es más divertido. Es más demencial que la Biblia... Mira, sólo con mirar ciertas palabras, sólo con darles vueltas en la lengua, te sientes bien. Aquí tienes algunas sacadas al azar, antiguas de mis favoritas:

Anacoluthon, Sesquipedalian, Apotheosis, que, dicho sea de paso, tú siempre pronuncias mal. Es A p o th e o s i s . Algunas significan exactamente lo que parece o tal como suenan: Gimcrack, Thingamajig, Soclolager, Gazabo, Yammer.

Supongo que los anglos y los jutes fueron los respnsables de las peores ¿Has echado alguna vez un vistazo a un libro sueco? Esa sí que es una lengua de locos. Y pensar que en tiempos hablábamos así,... Mira, no quiero tenerte toda la noche despierto. !Olvídalo¡ Tengo que hacer esto todas las noches porque me prometí a mí misma hacerlo. No me va a servir para nada, lo sé. Peor hay una cosa en esta tarea N: cuando he acabado, he acabado. !Sí señor¡ Cuando acabo una página me limpio las manos cuidadosamente ¿Qué te parece? Es como poner Finis a un libro.

5 comentarios:

Juante dijo...

Las palabras se las lleva el viento, querida amiga. "El viento", sí: ese mantra tan nefasto e indeseable de nuestros días.

Y el colmo de los colmos no es ya la poliglotía, sino la polisemia. Y aún peor, la polivalencia de las palabras, cuando te vienen con aquello tan socorrido de "el juez ha de interpretar el contenido esencial de"... ¿?

Incluso considerada como ejercicio acrobático, la palabra siempre es un arma de muchos filos. Incompatible con nobleza y lealtad, que son dos palabras también de dudosa eficacia.

Además, la palabra nunca resulta estética per se.

jano dijo...

¡Ah, Dña Tasmania, qué críptica resulta usted!
¿Bebe? ¿se droga, o simplemente se envenena con sus ideas de socióloga alienada por la sociedad?
Las palabras pueden ser muy peligrosas, difíciles de pronunciar, cálidas, duras, tiernas y muchas cosas más.
Palabras, sustrato del pensamiento, juego de palabras que nos permite el neologismo del loco, cuando uno se siente loco, cuando queremos expresar nuestros pensamientos y las palabras existentes no nos sirven; música que resuena en nuestras mentes como mantra de liberación con sonidos musicales que no son más que palabras.
Le voy a regalar una palabra: Beltromaguratía, para que usted le de el significado que le apetezca.
Un saludo.

Tasmania dijo...

Pues sí querido. Bebo, me drogo, me enveneno y mucho más...

Las palabras son mi alcohol, mi caballo y mi arsénico... entre otras cosas.

Gracias por esa palabra... tiene musicalidad... mmhh beltromaguratía... mmhh

jano dijo...

Vale, Dña Tasmania, es usted de los/las miosMias.
Un saludote.

Tasmania dijo...

Vaya estimado Jano, es ahora usted el críptico. Si pudiera entenderlo, me complacería responder.