Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

martes, 26 de octubre de 2010

Trucos, artimañas y triquiñuelas

La omnipresencia del flamante nuevo primer Vicepresidente del Gobierno en su comparecencia de ayer no me sorprendió. En absoluto. Fredo es así y le conocemos bien desde hace muuuuchos años. Pero recordé, entonces, los rumores que durante algunas semanas deambularon respecto a su posible dimisión como Ministro del Interior allá por los últimos días del año 2004. Se decía que Fredo estaba cansado, que en su entorno familiar alguien estaba gravemente enfermo y que no quería continuar.

También eran semanas en las que Blanco subía como la espuma y las rencillas entre ellos eran sobradamente conocidas en los mentideros.

Y en esto estaba cuando anoche, revisando libros y papeles en un despacho compartido de la facultad, me encontré con la obra de un viejo político europeo, Michels, que en 1962 escribió:

"Siempre que tropiezan con un obstáculo, los líderes son propensos a ofrecer su renuncia, manifestando que están cansados del cargo, aunque, en realidad, lo que pretenden es mostrarles a los disidentes lo indispensable que es su liderazgo [...] Los líderes siempre ponen un cuidado extremo en no admitir que el auténtico objetivo de su amenaza de dimisión es reforzar su poder sobre las bases. Más bien declaran que su conducta está determinada por el más puro espíritu democrático y que demuestra claramente la calidad de sus sentimientos así como su dignidad personal"

No creo que el comando Rubalcaba sea como la red Gladio (constituida secretamente por la OTAN, la CIA y otras agencias de inteligencia europeas) que desde los cincuentao operó clandestinamente en toda Europa hasta que en agosto del 1990 Guilio Andreotti desveló el secreto de esta organización al Senado italiano. No.

Sin embargo, este hombre me resulta inquietante, muy inquietante...

4 comentarios:

Louella Parsons dijo...

Interesante teoría, doña Tasmania.
Y fíjese, no sé si tendrá que ver con esto pero recuerdo que cuando Solbes era ministro de Economía y las cosas se empezaban a poner feas, corrió el rumor de que su dimisión sería inminente porque tenia unos dolores horribles de espalda.
Pasaron meses y meses y nunca dimitió.

Ahora el rumor es las presiones familiares de Zapatero pondrían en peligro su candidatura en 2012.

Y, en cuanto a Rubalcaba, no entiendo cómo periodistas acreditados y bienpensantes siguen hablando bien de él.

Es un hombre intrigante que no transmite ninguna tranquilidad. Un hombre que ha demostrado en muchas ocasiones muy pocos escrúpulos democráticos.
Y no le veo yo presentándose de candidato a presidente, no, no es ésa su vocación. La suya está en la sombra donde puede conspirar y trapichear. Como lo está haciendo ahora, al mando de todo pero haciendo que manda Zapatero.

Un panorama nada tranquilizador.

Juante dijo...

Mi querida Tasmania. Es Rasputín. Como la Pajín, pero en rastrero "putín".

Fue el muñidor de la LOGSE. Sólo eso, lo acredita como un Maquiavelo estulto, infamante y asaz oportunista. Vamos, como quiso serlo la Vogue, aunque su esperpéntica pose de falangista agit-pro retroreencarnada bien le valiera esa rauda (y no prevista) evacuación por la fosa séptica de la sentina sociata.

Pero tranquila. El orejudo no es sombra para el cejudo. Sólo es un tonto útil.

Mesala Gongo dijo...

En España existe la "Red-Rub",desde la década de los 90.

Como la camorra,´se mantenía financieramente a través de empresa Tapader(filesa,malesa,etc.)financiando además los crimenes(GAL),con fondos públicos y privados.

A diferencia de Andreoti,ni Felipe ni Zapatero ni su creador Rub-Al-Kabá, lo han hecho público.

Como en la guerra fría la KGB,la RED-RUB,mantuvo a sus comandos "durmientes",hasta el 11-M.

Desde entonces hasta nuestros días sólo se sabe que existe y también que está reforzada su estructura por el muy avanzado SITEL.

Solo es posible que algún faisán descubra la cabeza visible del cuerpo presente,que mantiene acyiva la RED-RUB.

Tasmania dijo...

Mi estimadísimo Mesala, usted siempre tan conspirativo...
Bienvenido