Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

domingo, 31 de octubre de 2010

Día 4

Ayer anduve por la zona de Grammercy Park. Es un áreA residencial alrededor de las 19, 20 y 21 en la zona este y que tiene en pleno centro un parque de una manzana con el mismo nombre. El parque está conformado de setos muy cuidados y esculturas, alguna de ellas en plan fantástico. Las casas son de finales del XIX y principios del XX, de ladrillo visto y molduras blancas, algunas con capiteles esculpidos con pequeños personajes que van desde las gárgolas clásicas a paseantes con sombrero y bastón producto de las mejores historias de Carroll. En fin, un sitio encantador dónde, si pudiera pemitírmelo, viviría. Tanto es así que me cruce un par de veces con una chica que se paraba delante de ciertos edificios a sacarles fotos. La primera vez vi cómo se paraba y pasé por detrás. Se dio cuenta de que no quería incordiar y me sonrío en forma de agradecimiento. Una manzana más allá, cuando ya había decidido ir a Union Sq, me la vuelvo a cruzar y entonces es ella quién espera a hacer la foto y me deja pasar, con una sonrisa, claro. Si les dicen que esta ciudad es inhóspita, ni maldito caso. Si esto fuera una película de Nora Ephron habríamos ido a tomar café, pero... Tampoco es esto Venecia. 

Paré en Barnes & Noble a comprar unos libros y bajé a la zona de la universidad a tomar, ahora sí, un café con un toque de calabaza y a leer un rato. Esto no es París, pero también invita a parar y coger referencias. El caso es que leyendo llegué a los cisnes negros y Popper. Como soy un poco obsesivo me puse a buscar a Popper (que no a buscar poppers) y el hombre promete, con su no categorización y la negación de la inferencia. Me declaro totalmente lego, hoy, en la materia, pero intuyo que muy pocos saben de Karl en la escena mundial, especialmente la política, por el poco espacio a la certidumbre que muestra... En apariencia. Lo que viene a decir en su principal proposición es que por ver tres casos idénticos dentro de una muestra de tres, no podemos inferir que el total de la población sea igual a la muestra. Esto asesina la generalización y, por lo tanto, mata muchos discursos, pero no creo que restrinja la certeza. Al contrario. 

Les seguiré contando a medida que vaya indagando

No hay comentarios: