Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

jueves, 15 de julio de 2010

La demolición de un Presidente

¿Deberíamos construir un candidato?

Desde luego lo que tenemos no vale. El maldito debate que se inició ayer deja al país en una agonía que durará, al menos, veinte meses más. La sensación de hastío, de que esto no da para más es generalizada. El rojerío está alterado y juraría que parecen abandonar las trincheras. Ya ven, hasta Bardem y Cruz se casan en Barbados... en Barbados, ella con trajecito ideal de la muerte de John Galliano.

Zapatero está solo frente a sí mismo. Después de haber sacado mil conejos de la chistera en debates anteriores -disculpen el lugar común- ayer percibimos tan sólo el polvo de la galopada del gobierno huyendo de sí mismo.

A mi juicio, el problema del Presidente no es el PP sino esta España cabezota que se niega a ser la que ZP tiene en la cabeza. Sí, deberíamos construir un candidato. La idea ha llegado tan lejos que en los chascarrillos que los hombres hacen en los bares se oye cómo el pulpo Paul sería mejor Presidente que ZP.

Los españoles creen poco en la política, la mayor parte se mueve por lo que le dicen sus estrógenos o su testosterona. Hoy somos homo videns, como bautizó Giovanni Sartori al hombre de la era audiovisual y de la cultura del zapping. Somos más visuales y menos textuales, solo conectamos con lo entretenido.

He preguntado esta mañana a todo el que me he encontrado si vió el debate ayer. Negativo, negativo, nunca positivo... Soy una rarita porque yo me lo tragué y estoy pendiente de poner la radio y retomarlo. Por eso yo no puedo construir un candidato.

Creo, sinceramente, que T5 o la Sexta o cualquier otra podría hacerlo mucho mejor. No en vano han creado líderes de opinión tan solventes como Belén Esteban o J.J. Vázquez.

4 comentarios:

Artanis dijo...

Lo malo es que "construir un candidato" -al menos a mí- me suena mal...

Suena a diseñar algo a medida... recuerdda a conspiranoias eternas, nadie perfecto cae del cielo... en todo caso, de algún despacho o trastienda.

Por otro lado construir "un ideal", alguien que nos ilusione ilusionista) en esta democracia nuestra, está asociado -es mi modesta y provinciana opinión- al tufillo de la socialdemocracia. Felipe era un soñador, traía una estela de clandestinidad, de peligro -más falsa que un billete de tres dólares, ya que PSOE y prisión franquista son términos antitéticos, e Isidoro era la gran esperanza... del Occidente socialdemócrata, modelo vacuna anticomunista diseñada entre otros por Willy Brandt (que mejor hubiera hecho en chequear la biografía de su secretaria)-.

RodrígueZ cumple un sueño, al principio... el Don Nadie, el culiparlante que de repente, arranca Excalibur de la piedra (erigida oportunamente sobre 193 muertos, pero esa es una variante gore del relato).

Díez, por ejemplo, tiene ese halo de ilusión y atrevimiento; la pátina socialdemócrata -rama herejía "¿cómo-puedes-habernos-traicionado-así"- aún le dura.

La derecha española en democracia sólo ha podido ofrecer tecnócratas como Fraga, fríos oficinistas como Aznar y registradores de la propiedad.

¿Eficientes? Puede ser... pero esto es como lo del caballo del malo. Puede ser negro negrísimo y bello bellísimo pero, o corre más que el del bueno o...
********

(-Pon la mano.

-No.

_Que la pogas. Son 10 golpes de vara.

-Que no.

-Mira que te doy 15.

-Pero, ¿por qué?

-Quedamos en que nada de cine, nada de cine, ni de lejos, a menos que sea im-pres-cin-di-ble... Tenías que meter lo del caballo del malo ¿eh?

-Bueno, va... y eso que no he nombrado a Capra, que venía a huevo.

-Plas...

-¡Ay!, una...

-Plas...)

Louella Parsons dijo...

Querida Tasmania:

Desde luego que no vale lo que tenemos pero a mi me pasa como a Artanis. Lo de construir un candidato me suena fatal.

La primera vez que ganó ZP fue como una carambola macabra (11-M, manipulación, jornada de reflexión, mentiras….) pero que ganara la segunda era algo que aunque esperado, nadie hizo nada por evitarlo. Se instaló en España esa apatía e inercia que tienen las sociedades satisfechas consigo mismas alimentadas a base de un buenismo progre tan superficial como falso.

Y ahora, con cuatro millones de parados, ya no sirve el pacifismo a miles de kilómetros ni los feminismos de couta. Y fíjese, doña TASMANIA, ni siquiera creo que Belén Esteban o JJ Vázquez ya sean capaces de crear algo de opinión.

El problema es que ahora que la sociedad podría despertar de esa abulia, no tenemos candidato.

Algunos votarán el mal menor, otros, como decía Artanis el otro día, votarán al PP en defensa propia, otros (que votamos por ej, en el País Vasco), para quitar votos a los nacionalistas…..¿y esto es lo de la voluntad popular y esas cosas?

Hay una frase que creo que leí en alguna novela sobre la democracia y el voto, que me encantó y que era algo así:

”Le envidio, no por señalar una casilla, sino por la pura dicha de ser parcial.”

Pues eso. Que señalaremos la casilla pero sin más sentimiento que el del mero hecho de ejercer un derecho.

Neo... dijo...

¿Construir un candidato?

¡No!

Hay que candidatar a un construido. Porque haberlos haylos.

Lo único que hace falta es buscarlo. Ese es el problema. Que el que tiene que buscarlo no pone mucho empeño. Nadie busca lo que cree que no necesita.

Un saludo.

Juante dijo...

Queridos todos.

Estoy estos días de capa caída. Se junta la languidez forzosa del verano con un trabajo oficial que he tenido que hacer sí o sí, en el ojo del huracán de la cocina sociata, que funciona -soterradamente- a pleno rendimiento, por mucho que creamos. Tendría tanto que decir, que no sé ni por dónde empezar y, ante tanta ignominia, prefiero incluso permanecer "pasota", como decían aquellos hijos de burgueses que se paseaban rambla arriba, rambla abajo, en los ochenta, antes de pedir dinero a papá desde la primera cabina.

Veréis. Verás, mi querida Tasmania: veo el título de este post, mas bien, al revés: "El Presidente y la demolición de su multinación política".

Creo que aquí todo quisque ha errado el tiro. La victoria de la selección ha sido como la victoria del club de mi pueblo, solo que a niveles macroscópicos. Nada más. Me viene a la retina la imagen de una niña, bailando sin parar en la plaza del Pilar, en Zaragoza, mientras enarbolaba la bandera española. Esa niña lo hacía por unas tremendas ganas de desfogar ese contenido sentimiento colectivo de que "estolodeberíamosarreglarentretodos paranoparecernosalosgriegos.es" Y así fue: ganaron los de "estoloarreglamosentratodos.com", que son los zapateristas y depositarios del Santander. Con Alonso, la selección, Contador, Nadal, los moteros catalanes y el terediario de TVE (primera empresa socialista apañola).

Efectivamente, esa niña bailando, le bailaba el agua al mismo Presidente Zp, que está imparable. Imparable porque lo que se está llevando a cabo, con éxito, mis queridos amigos de zódiac, es un CAMBIO RADICAL POR INGENIERÍA SOCIAL, de ¡MENTALIDAD! COLECTIVA.

La derecha tiene una labor difícil (pero fácil al mismo tiempo, porque la izquierda juega siempre a usurparle espacios). Hay un reformateo a bajo nivel (altamente eficaz, como en informática) de toda una sociedad. En tanto en cuanto no sea capaz de dar a la adocenada sociedad apañola esa imagen de modernidad que Sarkozy consiguiera para Francia, seguiremos estando abocados a soportar a este mediocre que tenemos como Presidente, imposible de demoler porque es su propia mediocridad la que se extiende en el territorio patrio como una epidemia útil a la socialdemocracia.