Se ha producido un error en este gadget.

Buscar en este blog

martes, 20 de julio de 2010

Truman

Desde pequeño me ha interesado la Segunda Guerra Mundial. Eisenhower, Montgomery, Rommel, Churchill, FDR, Von Paulus, MacArthur... y siempre que veía las fotos de las conferencias que tuvieron lugar en este conflicto por parte de los aliados, siempre, la conferencia de Postdam resultaba un evento con sensible menos atractivo que el resto. Yalta y Teherán agruparon a los verdaderos protagonistas, a los que siempre han sido el referente en los libros, pero Postdam me daba la sensación de estar delante de una foto en la que salían dos advenedizos (a ver, de pequeño "advenedizo" no fue una palabra que manejara con soltura. Es más, no la manejaba en absoluto) desubicados y un clásico Stalin que extraña que no hubiera mandado a un secretario a ocupar su lugar. Pero Stalin era un tío práctico, e iba porque sabía dos cosas; la primera que ellos ocupaban entonces los sillones y segundo que la situación no iba a durar mucho más.
Y si bien sobre Atlee nunca he desarrollado especial interés, Truman ha sido un personaje que, a medida que me iba haciendo mayor y viendo por la de experiencias que uno pasa, más interés me ha despertado.
Durante dos mandatos casi completos Truman tuvo una de las administraciones más movidas y trascendentales para los siguientes 80 años que se recuerdan.


Harry S. Truman. De Missouri, hijo de granjero, y con una inicial que no significaba nada por no elegir entre dos nombres, es un ejemplo de tesón, foco y carácter como pocos ha dado la historia. Y la historia ha sido un poco injusta con él, porque vive a la sombra de la muerte de FDR y muchos dejan de tener conciencia de Harry S. tras el lanzamiento de la bomba atómica. Fue el único presidente que combatió en la Primera Guerra Mundial, oficial de Artillería, dueño de un pequeño negocio, el único mandatario americano sin título universitario desde que comenzó el siglo XX y, por si le gustan las historias románticas pero que vuelven a revelar qué tipo de persona era, una chica que le rechazó en matrimonio porque no le veía un hombre de futuro, Bess Wallace, hizo que partiera a labrarse un porvenir fuera de la granja y volvió con un negocio sólido en funcionamiento, a solicitarla de nuevo en matrimonio para, finalmente, hacer de esa mujer Primera Dama.
Por si fuera poco decirles que, efectivamente, llegó a la Casa Blanca, a través de su posición de VicePresidente tras la muerte de Roosevelt, pero fue elegido cuatro años más tarde y durante su mandato, se aprobó la 22 enmienda a la Constitución de los Estados Unidos por la cual un presidente no puede ser elegido tres veces o dos si el primer mandato, fruto de sustituir al anterior presidente, le tuvo en el cargo más de dos años. Truman fue quién ordenó formar la llamada comisión Hoover que redactó el pliego.


Truman fue, sin duda, el Presidente con la agenda más apretada y la lista de hechos trascendentales durante un mandato más impactante de cuántos hayamos visto. Como hecho significativo decir que en 1946 se enfrentó a una huelga de ferrocarriles que paralizó el país durante un mes entero. Truman tomó las riendas personalmente de la negociación y amenazó con hacer intervenir al ejército. Mientras daba un discurso en la Casa Blanca le hicieron llegar una nota en la cual le informaban que la huelga se había resuelto en los términos que él había concretado. Esto tuvo para él un coste político, pérdida de votos de un sector que le tachó de prepotente y manipulador, pero volvió a salir elegido.
Fue el impulsor del Plan Marshall, de la ONU y con quién arrancó la Guerra Fría, el reconocimiento de Israel como estado, la oposición al acta Taft-Hartley que pasó a ley superando un veto presidencial, luchó de forma agresiva por los derechos civiles, el puente aéreo con Berlín... y todo esto sólo antes de su (re)elección de 1948. Tras eso minucias como formar la OTAN, La revolución china, el senador McCarthy, la secesión de Pakistán, la Guerra de Corea mediando un recorte presupuestario al ejército y si nada de esto bastara, reformas en la Casa Blanca que dieron origen al famoso balcón Truman.


Como ustedes saben que soy un poco terco y sigo creyendo que no hizo todo esto solo, no puedo olvidar nombrar que fue el primer Presidente que tuvo Jefe de Gabinete, John Steelman (desde luego, el nombre le va que ni pintado), y, para reforzar mi tesis, tiene el record de ser el Jefe de Gabinete más longevo en el cargo con seis años.

11 comentarios:

Artanis dijo...

Una parte de España aspira a un presidente que ejemplifique el mito del hombre gris, pero eficiente. Que no veda humo, ni promesas. Pero ya que estos días se ha hablado en aqueste foro de la construcción de candidatos, de alguna manera se ha mencionado que no se puede vender una imagen al gran público votante sin que sea un poco, un mercader de ilusiones. Parte del país mira al registrador de la propiedad Rajoy. No nos queda más que preguntarnos, aún aceptando su buena voluntad y supuesta eficiencia (tampoco dejó especial impronta en ningún ministerio) ¿podrá quién sustituya a RodrígueZ despojarse de toda tentación de vender discursos endulzados, regalarnos frases hueras, prometernos un sinfín de sinsorgadas? O en sentido contrario, ¿se presta esta coyuntura y el lodazal de seis años a que venga un presidente que quiera, como máxima aspiración, ponerse de perfil y mandarse mensajes de Blackberry con su asesor electoral?

Nrq dijo...

Justo; ¿sacrificaremos en España grandilocuencia por efectividad? ¿Cómo percibimos un candidato eficaz con gran capacidad de trabajo?

Yo no creo que Rajoy lo sea. Un cambio de imagen o de aproximación es un cambio más y como opositor no es efectivo, sino reactivo.

¿a quién tenemos por ahí?
¿fabricamos uno?

Artanis dijo...

"¿a quién tenemos por ahí?
¿fabricamos uno?"


Y ya hemos cerrado, en forma de bucle, la originaria propuesta de Dña Tasmania.

Nrq dijo...

¿podríamos forzar la aparición de uno?

Artanis dijo...

Lo de forzar suena feo... ni candidatos ni mesías.

Nrq dijo...

Mr Artanis; me refiero (hehehe, que ya había hablado de ello) a montar lobbies.

Por cierto; ¿se han dado cuenta de que Blanco, también, ha amenazado con encargar al ejercito hacerse cargo de la huelga?

Mira, como Truman!!

Louella Parsons dijo...

Llevamos seis años en los que la realidad no son los hechos sino su interpretación. No importa la mala gestión, los datos negativos, la incapacidad del gobernante….tenemos un presidente que ha logrado desde el principio trasmitir al ciudadano una realidad que se ha construido a su medida.

Para nuestra desgracia, no hay una oposición que sea capaz de desenmascarar esta realidad ficticia y no parece que vaya a serlo en los próximos dos años.

¿Qué falla? ¿El candidato Rajoy? ¿sus asesores? ¿el equipo de comunicación? ¿la falta de una idea-fuerza o un mensaje portador? ¿la imagen estereotipada llena de topicazos que no se pueden quitar de encima de franquistas, ultramontanos,……?

¿Cómo percibimos un candidato eficaz con gran capacidad de trabajo? dice NRQ.

Yo creo que eso es muy difícil de percibir.
Un candidato gana por que logra que su mensaje ilusione, por su imagen, por el voto del que busca la alternativa……y, por ahora, no tenemos ese candidato.

Tasmania dijo...

No forzar candidatos ni mesías Mr Artanis... entonces, fabriquemos, fabriquemos con o sin blackberry... iPhone, qué invento más útil.

Artanis dijo...

¿Ya tiene vd. IPhone, Dña. Tasmania?

La hacía más del tam-tam...

Un clásico.

Tasmania dijo...

No querido Artanis, me van más las señales de humo o la clásica caracola, tengo buenos pulmones, no crea...

Usted, siempre tan "estupendo"

Tasmania dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.